martes, 7 de marzo de 2017

MARTES CON ARCENDO, PRIMACIA DEL EVANGELIO

jueves, 1 de septiembre de2011

LA (gran) IMPORTANCIA DEL EVANGELIO (en estas crisis)

.
Todo lo que acontece en este mundo, en este inicio del siglo XXI, es impactante y sin embargo...., lo que más sorprende de todo es que, a fuerza de oír y vivir auténticas barbaridades, los humanos hemos llegado a acostumbrarnos a casi a todo y la pasividad es casi absoluta.
Sí, podemos ver, con cierto rechazo, la locura ocurrida en Oslo, hace unas pocas semanas; Sí, podemos observar los vandálicos sucesos de Londres, y sentirlo como algo detestable y lo mismo con los más recientes altercados en la ciudad de México;  Claro que podemos aún, apreciar que todo eso no puede ser bueno y nos llevamos las manos a la cabeza cuando ocurren estas cosas y nos preguntamos el -por qué-. Sin embargo, parece como si no quisiéramos llegar al fondo de la cuestión.
.
Esta es una sociedad que ya, casi no se inmuta, ante los doce millones de hambrientos en el África; ante los miles de niños, -literal y realmente- comiendo cartón, en Colombia; esta es una sociedad que además, promueve y alienta el asesinato indiscriminado de millones de seres inocentes indefensos a través del crimen del aborto, en todo el mundo.
Por tanto, siendo todo esto así, ¿A quien entonces, le pueden extrañar los sucesos de Oslo, Londres o México?... ¡De aquellas aguas, estos lodos!
.
Pienso y creo que con mucho fundamento, que principalmente el origen de todos esos malos acontecimientos, es... la maldad del hombre. La podredumbre moral actual es patente, por eso, en cierta manera, son "lógicos" y consecuentes todos esos acontecimientos, antes nombrados.
A lo mejor, lo que nos hace falta ciertamente, para empezar a transformar este mundo, en son de DIOS, en clave de AMOR, como nuestra fe nos exige, seria empezar a vivir, DE VERDAD, de acuerdo al Evangelio.
.
Antes de morir, el pobre (por descreído) José Saramago, decía que la Biblia era un tocho tal, que ni los católicos "tenían el valor" de leérselo al completo. Y lo gracioso es, que, en ese irreemplazable LIBRO DE INSTRUCCIONES que es la Biblia, es donde se encuentra el gran secreto, el único remedio para solucionar todo este enorme desarreglo mundial.
Lo que ocurre es que, a veces, aún ni los Católicos lo aprecian, algunos solo conocen el Evangelio por las lecturas dominicales. A lo peor, no solo, no han profundizado en las Escrituras, sino que, ni si quiera las han leído.
Creo que fue San Josemaría el que establecía un curioso y feliz símil: "Católico sin Evangelio es como soldado sin fusil", ¡No se puede practicar, lo que no se conoce!
.
Alguno me llamará loco, pero pienso firmemente que, la solución a TODOS los problemas de este mundo, puede empezar en el simple detalle, de que tú y yo, empecemos hoy, a descubrir el Evangelio, a leerlo, a meditarlo, a ponerlo en práctica.
.
Llegando al final de esta entrada, apelo a la ayuda inestimable de Nuestra Madre, a la Virgen. A Ella que llevó en sus entrañas al Evangelio vivo, le rogamos que nos infunda responsabilidad, en la obligación ineludible que todos los cristianos tenemos, de profundizar en el conocimiento de su Hijo, único Salvador del mundo, a través de los Santos Evangelios; porque como decía San Jerónimo, "Desconocer Las Escrituras es desconocer a Cristo".
.

3 comentarios:

Rosa dijo...

Hoy, en catequesis, leimos esta frase de san Jerónimo.
Y, justamente, terminamos con ella.
Me ha hecho mucha ilusión encontrarla.

Montones de besiños de martes, mi querida Capitana.

Maite Lorenzo dijo...

Ya he podido leer tu entrada...
Muchas gracias, Militos.
Y ya besos de jueves, que los días van pasando deprisa
Rosita, besos también para ti.

Rosa dijo...

Vengo a dejarte besiños.
Que pases buena semana.

Y besos para Maite.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...