viernes, 23 de julio de 2010

DIOS INSONDABLE


HOY mi alma está de luto y no por acontecimiento nacional alguno, es meramente personal. Tengo necesidad de contarlo porque es de esas cosas que te cuesta asimilar y que si una no tuviera la fe que Dios le dio, un cúmulo de preguntas saldrían de mi interior hacia Él que es insondable, incuestionable.


Hace dos días falleció, de manera inesperada, la hija de unos grandes amigos, sin haber cumplido los cuarenta años. Es verdad que llevaba algun tiempo enferma, pero últimamente no parecía estar grave de manera especial, tanto es así que el día anterior acabábamos de invitarla con sus padres a un festejo familiar que celebraremos dentro de unos días. Cuando recibí la angustiosa llamada de mi amiga, no podía creerlo, no sabía de qué me estaba hablando... Cuando la creía dormida y fue a despertarla se la encontro muerta en su cama. ¿Qué puedes decir? ¿Cómo consolar? ¿Cómo medir el sufrimiento de una madre, en un caso como éste?

Nuestros amigos sólo tenían dos hijos, chica y chico. El hijo, algo más joven, estaba ausente y sin poder acudir a abrazarlos ni a enterrar a su hermana. ¿Por qué? porque Dios también le apartó del lado de sus padres, pero de esa manera divina de llamarlo a una entrega superior desde muy crío. Años lleva destinado en Japón donde, en la actualidad, es prior de un convento de dominicos, dedicándose a la enseñanza. Completamente integrado en aquel país.


La vocación de Juan Manuel fue sorprendente. Un sacerdote le puso en manos de Julio, a estas alturas creo que todos sabéis quien es Julio, para que le oriéntase, pues el bachiller quería ser marino. Tan bien quiso orientarle que, en los ratos libres, le condujo a un club de los que dirigen personas del Opus Dei. He de añadir que no se trataba de un buen estudiante y, sin embargo, al mejorar su vida espiritual subieron como la espuma sus notas escolares. Cuando a todos nos parecía verle ya de uniforme de militar, nos sorprendió con que su vocación verdadera era de otra clase de milicia, la de dominico. Hago un inciso para señalar como los caminos de Dios son insondables y siempre acaban abriéndose según su voluntad. Dios fue a buscarle al Opus Dei para que se consagrase a Él en la Orden de Predicadores.

Este hijo, al que sólo pueden ver unos días de agosto que viene a España de vacaciones, ha sido y es la felicidad de unos padres generosos que facilitaron y apoyaron esta vocación desde el primer momento. Ahora el Señor , aparéntemente los deja solos, con el consuelo y la seguridad grande de que sus dos hijos están en sus manos, manos de misericordia y amor infinitos.


¿Por qué entonces mi alma está triste? ¿Por qué esa necesidad de contarlo, de que alguien me entienda?

Mis amigos se llaman Juanita y Manuel. su hija era Pilar.

Si a estas alturas del verano, que nunca olvidaré, alguien se acerca a leerme, por favor que rece sobre todo por los padres, lo van a necesitar mucho

9 comentarios:

eligelavida dijo...

Militos: te acompaño y encomiendo a esta familia. Un abrazo muy fuerte!

JM dijo...

Militos...sólo decir que Dios sabe más... Un abrazo!.

ARCENDO dijo...

Querida Mili, ahora entiendo todo...
Siento en el alma tu pesar, pero veo que encauzas bien tu dolor. Recordando las grandezas de Dios y que aun en la adversidad, en cosas que no alcanzamos, el siempre tiene reservados tesoros increibles.
Por supuesto, claro que sí, que encomendaremos hoy a esta santa familia que tan bien nos has presentado. A los padres, magnificos y generosos. Al hermano, que es todo un ejemplo viviente de entrega amorosa y por supuesto a la Hija, para que esté ya, gozando en las manos de Dios. A la Virgen del Carmen, le pido, que si es necesario, la rescate y la lleve a la luz eterna.
Y también te encomiendo a tí y a los tuyos por tu grandísima humanidad, te quiero en el alma.
BESIÑOS DE COMPARTIR.

Angelo dijo...

Vivimos esto hace cinco años cuando murió inesperadamente el hermano de Rosi con 41 años. Sé el sentimiento que te embarga en estos momentos, así que síéntenos cercanos a los siete, ofreciendo oraciones por esta intención.
Un beso

Terly dijo...

Hago un paréntesis en mis vacaciones y me encuentro con esta entrada tuya tan triste.
Rezo por estos padres para que Dios les dé la fuerza necesaria para poder soportar tanto dolor.
Sé muy bien lo mal que lo estarás pasando ya que esa misma situación la hemos sufrido nosotros con unos amigos hace un mes. La hija tenía 32 años, estaba de vacaciones en EE.UU. se acostó por la noche en la cama de la habitación de su hotel y no despertó.
Un post muy triste este tuyo, querida Militos, no dudes de que mis oraciones acompañarán a tus amigos.
Un beso.

Anónimo dijo...

Hola otra vez, Militos: hoy he conocido a alguien que por su aspecto nadie diría lo que atesoraba en su interior..¡¡qué fe!!. Sin venir a cuento me ha dicho que Dios poda a sus "árboles" más queridos, porque los quiere frondosos, para que otr@s más desvalidos o cansados puedan anidar en sus ramas...Tal vez esto les sirva a tus amigos. Un beso grande.

JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI dijo...

¡Me uno a tu oración, y gracias por estar, siempre, cerca de los que sufren! (A mí ya me dieron de alta con la vista, gracias a Dios y a vos). ¡Te quiero mucho!!!

JM dijo...

No sé cómo no ha salido quién soy en el anónimo de arriba..:JM.Otro beso.

MIC dijo...

Te duele porque nuestro corazón es humano, porque está hecho así, porque Cristo lloró la muerte de Lázaro.
Ahora voy a Misa y me acordaré de estos amigos tuyos y su hija, por supuesto. Ojalá el Señor les consuele, nosotros, los hombres, qué poquito podemos consolar.
Un besazo hermanita

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...