sábado, 16 de junio de 2018

5º ANIVERSARIO DE ARCENDO




Imagen de Miguel Iborra


CINCO años ya y no eres un simple recuerdo, cinco y sigues siendo nuestro bloguero más admirado y querido. Un sentimiento de ausencia que duele, una presencia viva que dirige, que motiva nuestros actos y pensamientos porque tú formabas parte de ese alma blogger que capitaneabas entre nosotros...; un alma no uniforme, individual, así lo decías:"Cada blog es personal e intransferible, se dedica a temas diferentes, con formato e ideas distintas" . Entre los que te seguíamos, algunos aún lo hacemos, si había una conexión de espíritu, de ideales de ganas de lucha por defender lo nuestro, contracorriente como decíamos y podemos leer en la cabecera de tu Hoja.




Cuánto aprendimos de ti los que iniciamos esta aventura algo más tarde, para muchos fuiste estímulo, aún lo eres, que nos mantenía al pie del cañón, a veces costando, a veces con ganas de abandonar, pero ahí estaba nuestro Capitán, siempre alerta para encender, para animar y dar ejemplo de perseverancia.

No todos tienen que pensar como yo, pero siempre te tuve y te tengo por el mejor. Muchos blogs espléndidos fueron abandonando, pero tú en pie hasta el último aliento de tu vida, teclado en mano.
Ay aquella época en que formamos parte de la llamada "Resistencia Antizp."  Y ya ves el tiempo ha pasado, sin embargo, hoy tenías que estar aquí, te necesitamos tanto o más que entonces.
 España ha entrado en una etapa  de agitación, engaños, traiciones de la que sólo Dios sabe cuando y cómo podremos salir  de ella.

Por eso y por todo,  en este quinto aniversario de tu marcha, Capitán de los Tercios Blogueros, cuando tu presencia es incorpórea seguimos necesitándote. 

Hoy, como hace cinco años, me encuentro en San Juan, entonces rezaba a diario para que recuperaras la salud, a pesar de que tu último post nos alertaba de tu gravedad y sin embargo, pedíamos el milagro, lo creíamos posible.
Cinco años y hoy, 16 de Junio, volvemos a revivir aquellos momentos de inquietud e incertidumbre... Dios lo quiso así y cuando escribo estas líneas siento cerca tu sonrisa, esa que imaginé tantas veces, nunca te conocí en persona, pero eras tan real para mí porque, de blog a blog, fuimos muchos los que dejábamos el alma al desnudo, reíamos, cantábamos y hasta en alguna ocasión llegamos a bailar con aquella música sublime que tu Hoja nos transmitía. Entre todos, alrededor de tu blog se fue creando unión, respeto y cariño.
Unión que venía de Dios y a El volvía.

Te necesitamos, Capitán y al Cielo, por esa Comunión de los Santos que contigo nos une, te enviamos una petición de ayuda para nuestra Patria. Muchas fuerzas del mal se han unido contra esa España Católica y grande que   tanto amamos.

Desde los Luceros, querido Antonio Arce, intercede ante Dios por todos los que te quisimos en la tierra y por España a la que tanto amabas.

Y en este nuevo Aniversario, nuestro recuerdo, cariño y oración por tu querida familia

viernes, 8 de junio de 2018

SAGRADO CORAZON


Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío, hoy más  que nunca, mucho más que en aquellos tiempos de colegiala cuando las monjas nos infundieron la devoción a tu Sagrado Corazón.

Hoy que la Iglesia celebra tu fiesta mi corazón se arrodilla ante el TUYO para darte gracias y adorarte con toda la pasión de mis muchos años. Amor y pasión que no han envejecido con el tiempo, hoy con el cuerpo cansado y achacado siento vibrar todo mi ser por tanto amor que un día pusiste en mi hacia tu corazón que arde de continuo por los hombres.

Te entiendo Señor:
"Fuego he venido a traer a la Tierra y qué he de querer sino que arda"

miércoles, 30 de mayo de 2018

HOY CON ARCENDO, SIEMPRE ALEGRES

7 DE SEPTIEMBRE DE 2011

ALEGRIA EN TIEMPO DE ADVERSIDAD
....
A pesar de la enorme explosión de fé experimentada este verano en Madrid, no nos podemos dejar engañar. En Europa, en todo occidente el ambiente no es el más propicio. Los medios, casi nunca son afines. Sea cual sea la propaganda, casi siempre lleva una carga adicional de negatividad contra la religión, especialmente contra el catolicismo.
.
Y además, creo que precisamente por eso... el Papa ha querido celebrar en Madrid, estas alentadoras Jornadas. Para mostrar la cercanía de toda la Iglesia con los que más lo necesitan. Para nosotros, aquí y ahora, que tan necesitados de DIOS estamos.
El Papa ha venido para que podamos sentir profundamente la comunión de los santos, de la que nos habla el Credo; para mostrarnos el consuelo de la luz, incluso en medio de toda esta oscuridad tan aplastante.
.
Sería de tontos no reconocer, lo que tenemos delante de los ojos. Lo que nos quieren meter, hasta con calzador.
"Tengo una hernia discal, dos operaciones de próstata y ¡tres divorcios!, debería estar jugando al dominó y contando batallitas a los nietos y aquí estoy esperando una de las grandes..."
Así dice un anuncio de una conocida marca de congelados, que ultimamente están emitiendo, hasta la saciedad, por todas las televisiones.
Seguramente... dicha empresa tratará de animar, con esta publicidad, a los más talluditos de sus clientes a comprar, potenciando el efecto, supuestamente, sanísimo de sus productos.
Que duda cabe que, estamos en una economía de mercado y como cualquier empresa están en su derecho de intentar convencer, pero.....
.
Lo primero que se me ocurre tras visionar dicho spot y al margen del aspecto moral, es que a veces sería bueno pedir al marketing y a la publicidad algo más de "realismo". La ficción efectivamente es libre y legítima, pero no debería ser tan engañosa...
¿Quien se puede creer que, el viejecito en cuestión, es capaz de saltarse el "olón" padre con su tablita de surf, con esa pila de años y con dos operaciones y una hernía...???
No me lo creo, ni aunque el anciano se engulla un suculento y nutritivo medallón de merluza de la marca de marras
.
No obstante... lo que me parece más llamativo, por llamarlo de algún modo, es la tremenda "rendición" de los publicistas, al -pensamiento único-.
¿Por qué tiene que ser el abuelito "guay" el más casquivano de toda la comarca?
¿Por qué fomentar la imagen de ese viejo "mariposa", que ... ya ha picado en tres flores, que se sepa?
Yo no pido, -aunque sería deseable- que un anuncio de productos congelados sea un canto a la fidelidad conyugal, pero si pido que tampoco, sea lo contrario.
.
Sin embargo, este es solo un ejemplo de como, poco a poco, el "stablishment" va minando todos los sectores. Hasta los más cotidianos, y eso es para que nos vayamos acostumbrando, para que vayamos borrando de nuestra mente las diferencias entre bueno y malo, entre mal y bien. Y la televisión..., es su arma más eficaz:
,
Rara es la serie española actual, que no critique a la familia tradicional.
Extraña es cualquier película española subvencionada, en la que no aparezca alguna escena de cama, a ser posible adulterina y lo más explícita posible.
Difícil es ver ya alguna tertulia en la que no se critique a la Iglesia.
Todos se han imbuido de esa tendencia "politicamente correcta".
Cada vez es más frecuente, que incluso en un aparentemente inocente concurso, el presentador o cualquiera de sus concursantes... sean homosexuales "orgullosamente" declarados.
.
Vuelvo pues, al inicio del post, porque necesito luz. No puedo quedarme en esta oscuridad, que ya me aterra. Por eso me es indispensable recordar que siempre, en medio de la noche brilla solo, el que es justo y compasivo: Cristo el Señor.
Así, como conclusión, he de decir que me quedo con la paradójica idea de que tenemos que ser también, un poquito, como ellos:
.
Si ellos pretenden -minar- nuestro modo de vivir, introduciéndose en todos los sitios. Nuestra labor será entonces DRAGAR todos los corazones, INUNDAR todas las estructuras con el inefable AMOR  de DIOS.
Lo diré pues, según el mandato evangélico:
"Vosotros sois la sal de la tierra", Es decir... tenemos que ser para todos, y estar en todos "los cocidos".
"Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad"
.
De tal manera que, consecuentemente no podemos permanecer en una inoperante tristeza que no nos lleva a ninguna parte. Estamos aquí, para dar luz..., para alumbrar con la alegría de la fe, a esta sociedad ciega de DIOS.
Por eso precisamente esa alegría vibrante y comprometida que estalló en nuestras calles durante los días de la JMJ, tiene que ser, el motor, hasta el mismo final de nuestros días terrenos.
“Festejad a Jerusalén, gozad con ella todos los que la amáis, alegraos de su alegría, los que por ella llevasteis luto...”
.
Nuestra fe es toda una invitación a levantar el ánimo. En la JMJ hemos experimentado que somos el Pueblo de la alegría, el Pueblo de la luz, por eso en medio de todas las oscuridades y aspectos tenebrosos que acosan la actualidad, todavía oímos con nitidez esas palabras que dirigen y calman.  Esas mismas palabras que, aun dichas por dos bocas distintas, tienen exactamente, la misma voz:
.
"No tengaís miedo" (Juan Pablo II, Vicario de Cristo en la tierra)
"Que nada ni nadie os quite la paz" (Benedicto XVI, Vicario de Cristo en la tierra)
.
*    *    *    *    *
   

domingo, 27 de mayo de 2018

UN DÍA COMO HOY


Mi recordatorio
 
Hace mucho tiempo que no hago acto de presencia por este blog y lo lamento; pido disculpas, pero creedme, la vida y la edad  va relentizándo todo , yo no voy a ser una excepción. Sin embargo, hoy es un día muy especial para mi ya que hace más de 70 años que recibí mi Primera Comunión, dándose la circunstancia de coincidir con la festividad, día de la Santísima Trinidad , 27 de Mayo, variando únicamente el año, ya que fue en 1945.
 
Recuerdo aquel día con todo detalle, fui muy consciente de recibír a Jesús por primera vez, pero también supe que en días y años sucesivos lo iría haciendo cada vez con más frecuencia. Y digo esto porque cualquiera puede observar que, desde hace algunos años, la mayoría de los niños que realizan su Primera Comunión viene a ser la última... En varias ceremonias que he participado este mes de mayo he podido observar como los sacerdotes insisten en todo lo contrario, en la obligación de los padres de preocuparse por sus hijos para que asistan los ´domingos y días de precepto a la Santa Misa, sólo así su Primera Comunión no será simplemente una actividad social que esos niños realizan por no ser menos que los demás y por toda la parafernalia de celebración y regalos.
 
No me cabe duda que las catequistas que los preparan para este acto sagrado lo harán bien a fondo, pero son los padres quienes deben comprometerse, mientras los críos no puedan ir solos, en conducirlos al Altar cada domingo y fiesta de guardar. Es una responsabilidad enorme, de la que muchos van declinando y produce tristeza comprobarlo.
 
En nuestros tiempos teníamos que aprendernos, antes de comulgar por primera vez, el Catecismo Ripalda, pregunta por pregunta y el Obispo en persona acudía al colegio a examinarte del mismo para considerarte apto a la Comunión. Supongo que en estos tiempos parece exagerado, pero a mi generación nos vino muy bien.
 
Desde este blog, mi enhorabuena a todos los niños que ha recibido su Primera Comunión. Rezo por ellos y por sus padres para que sean conscientes de la responsabilidad que contraen con Dios y con sus hijos.
 
Antes decía que recuerdo perfectamente  los detalles de aquel día,  los buenos y los malos.    por eso voy a contar uno de ellos del que aún hoy estoy arrepentida.
Primero os pido que os situéis en aquella época, 1945, con las estrecheces propias de la posguerra..., en especial para unos padres con seis hijos, la mayoría de ellos en edad escolar, cuando no existía eso de los colegios concertados.
 
En el patio del colegio
 
El caso es que aparte de las fotografías que nos hacían en el colegio, había la costumbre de llevarte a un fotógrafo titulado que te sacaba un retrato en condiciones. Yo no quería ir y menos subirme a un tranvía vestida de Comunión, cuando algunas de mis compañeras lo hacían en taxi, el coche particular sólo estaba al alcance de unos pocos privilegiados. Como mis padres insistían en el tranvía, monté una rabieta tremenda que no me sirvió de nada y tuve que pasar por él fotógrafo y ese medio de locomoción tan habitual.
 
La foto salió fatal por mi culpa y mis lloros.
Poco más tarde me arrepentí de todo y me avergoncé de mi actitud pasando por el confesor.
 
 Queridos amigos, hasta otro día, si Dios quiere
 y que conste que os recuerdo a todos con el mismo cariño o más
de los primeros tiempos de este blog

miércoles, 25 de abril de 2018

HOY CON ARCENDOS, LOS SIGNOS

jueves, 28 de julio de 2011


No soy de aquí, ¡SOY DE MÁS ALLÁ!

.
Son muchos los vaticinios que preconizan que estamos llegando al final de algo, ¡algunos hasta se atreven a poner fecha al Apocalipsis!...
Yo no me atrevo a tanto; ahora bien, no hace falta ser un experto en el calendario maya para reconocer lo evidente. Los signos empiezan a ser… significativos, valga la redundancia; todo apunta a que, de algún modo, estamos rozando ya, ese tiempo bíblico conocido como “la gran apostasía” que será la antesala del final de los tiempos.
Sin embargo, a pesar de eso, habrá que aclarar dos o tres cuestiones importantes.
.
La principal es constatar, que observar la realidad e interpretarla con visión cristiana, no implica pesimismo alguno.
La Escritura, en muchas ocasiones, nos anuncia -el fin-, como algo cercano incluso a los contemporáneos de los evangelistas; me imagino que simbólicamente; sin embargo pienso que otras veces, lo hace deliberadamente pero, de un modo mucho más... profético:
.
"Los hombres serán egoístas, amigos del dinero, altivos, orgullosos, blasfemos, rebeldes, ingratos, injustos, inhumanos, enemigos de todo lo bueno, traidores, más amigos de los placeres que de Dios" (2 Timoteo 3.2.4).
.
Es posible, muy posible que ese tiempo que le anunciaba San Pablo a su amigo Timoteo, esté llegando ya. Basta, como dije antes, observar lo que hay alrededor.
Bien es cierto que, en otras épocas de la humanidad ha habido momentos de grandes abjuraciones, pero no a esta escala, no con esta vehemencia.
Hoy, más que nunca, hemos escondido a DIOS. Hemos apartado sus imágenes y sus símbolos. La humanidad ha vuelto a forjar nuevos becerros de oro, duda y se ríe de su Creador como pocas veces lo ha hecho; y lo peor es comprobar que si la fé está fría, la caridad está congelada.
.
Sin querer ser catastrofista, sin perder una pizca de Esperanza, habrá que reconocer que, incluso este verano, se están viendo cosas…, hace unos años absolutamente impensables. La pérdida de valores, ha sido brutalmente exponencial,
En la tele, alguno de esos programas nocturnos son una ventana al mundo que certifica lo que decimos:
Aparecen hombres y mujeres, que a pesar del paro y de todos los males del mundo, ¡viven para la juerga!, una juerga interminable, continua, hasta que el cuerpo aguante la última copa o la penúltima “pasti”.
¡Cuánto me recuerda eso a aquella vieja frase, acuñada seguramente en las antiguas orgías del imperio romano: “comamos y bebamos, que mañana moriremos”!; en realidad las similitudes son tantas… Juerga total, juerga ¡hasta la muerte! (¿Verdad, Ami?),
.
Nos lamentamos, con razón –y mucho- de la matanza de Oslo; sin embargo estamos tan ciegos, tan confundidos que no sabemos ver esta impresionante muerte lenta que es la deshumanización del hombre.
¿Por qué no mencionar la increíble moda suicida del balconing?, ¿Por qué no hablar, de que muchos ya se han entregado irremisiblemente, y por entero, a todos placeres la carne y a la vanidad?
Se les ve por las playas, por los chiringuitos, por las discotecas, son la vanguardia de lo que hay, y el “ejemplo”, el modelo a seguir, la envidia de muchos. Muchos de ellos, sin pudor alguno, muestran sus cuerpos absolutamente desnudos, sin darse cuenta que el gran vacío lo tienen dentro.
.
¿Es el fín de todo?...,Pero, en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre” Mateo 24:36
Por lo tanto…, ante la evidencia de los hechos, pero también, ante la incertidumbre exacta del momento, ¿Cuál debe ser la actitud de un cristiano en esta hora del mundo?
.
¡Siempre confianza en DIOS!; así en la certeza de que DIOS es padre, no puede caber miedo alguno, ni tampoco pre-ocupación ante lo que no ha llegado.
Solo hemos de seguir trabajando para hacer posible su Reino, intentando rescatar para el AMOR, a todas las almas que pasen por nuestra vida, para mayor gloria de DIOS.
Aparentemente, el hombre de este siglo, parece que está abocado al fracaso, sin embargo, como aviso, el Evangelio nos dice:

“El que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra...” (Jn 3,31-36)

Y de este texto evangélico podemos sacar la conclusión clara, que hoy, el mundo tiene su propio lenguaje, y el nuestro debe ser…radicalmente distinto.
La Palabra pues, nos invita a dejar de ser “terrenales”, porque el Reino que nos está reservado, no es de este mundo.
.
La gente “de la tierra”, aborta para gozar, se divorcia para gozar, defrauda para gozar, roba para gozar, miente…. para seguir gozando; ¡Y se equivoca!, eso es una huida hacía la nada, en la que en realidad el goce, es tan efímero, que a veces, nunca se disfruta.
El hombre "del mundo" se equivoca porque la felicidad, el verdadero gozo, no está en el disfrute egoísta sino en el bien del otro, como hizo nuestro modelo, “Aquel que viene de arriba”.
¡Cortemos las cadenas del mundo, nuestro destino está donde no las hay, nuestro destino está mucho más alto!
.
*     *     *
.
Para terminar he de decir que todo este post, me ha venido inspirado por el recuerdo de Facundo Cabral, que ha puesto en mi cabeza, mi querida amiga María del Rayo, con un post precioso, que hizo hace unos días, en homenaje al reciente fallecimiento del artista. (Ver enlace)

.

miércoles, 11 de abril de 2018

HOY CON ARCENDO



martes, 13 de marzo de 2012


ORACIÓN Y VIDA (fundamentos a recordar)

...
"Pedid y se os dará", dice Jesús en la Escritura; sin embargo, eso que parece tan sencillo, en realidad, no lo es. Hay dos versiones parecidas de un mismo chiste. que escenifican  bien, esa dificultad.

La primera tiene como protagonistas a dos futbolistas de equipos distintos y a sus sufridas madres.
La mamá del delantero del Ciruelillos fútbol club, está rezando con mucho fervor a San Cucufate, que es el patrón de su pueblo, para que su hijo meta un muchos goles y su equipo gane el partido.
Al mismo tiempo, la progenitora de Juanito Cascalejo, que es el portero titular del Atlético del Robledal, está poniendo unas velas a la Virgen del Recuerdo, para que su niño, lo pare todo y su equipo salga triunfante de la contienda, y con la meta a cero...

La otra versión es parecida pero con un torero y un tripulante de un barco velero. Mientras que el primero pide que no haya viento, para hacer una buena faena taurina, exenta de peligros; el otro le pide a DIOS que corra más el aire, para que el viento en sus velas le lleve rápido a puerto.

En cualquier caso...,  la pregunta es la misma..., ¿De que lado está DIOS?
Suponiendo que todos sean muy buenos y devotos... ¿a quien prestará auxilio, si todos están pidiendo cosas contrarias?. Lo que beneficia a uno, perjudica al otro y viceversa... ¡VAYA DILEMA!

Claro que se pueden pedir bienes temporales, pero no como lo principal, poniendo en ellos nuestro fin, sino como medio de avanzar hacia la bienaventuranza.
Naturalmente que es recomendable pedir por los demás, y también es absolutamente lícito pedir por cosas temporales..., pero teniendo en cuenta ciertas prioridades.
- La primera de todas, es no perder de vista el mandamiento supremo, -amar a DIOS sobre todas las cosas y al prójimo como uno mismo-.
- Y la segunda es, no olvidar que si rezamos es para poner nuestra voluntad en sus manos; como decimos en el Padrenuestro, "Hágase tu voluntad, en la tierra y en el cielo".

Dos, y por ese orden, son las definiciones de oración de santo Tomás:
Elevación de la mente a Dios” y “petición”...
Si lo hacemos así, no perderemos el norte y conseguiremos de Nuestro Padre, todo lo que nos conviene:
Por eso les digo que todo lo que ustedes pidan en oración, crean que ya lo han conseguido, y lo recibirán” (Marcos 11,24).

Sin embargo, a veces... parece que perdemos el sentido de oración, es como si tendiéramos a torcer la voluntad de DIOS en vez de aceptarla.
En relación a la oración hay un montón de ideas erróneas; la primera, olvidarnos quien es DIOS y quienes somos nosotros, es cuando dejamos de lado la voluntad de DIOS y buscamos solo nuestro capricho.
En ese punto..., sobrevienen todas las dudas y caemos estrepitosamente en -lo que no es oración-:
P.e., Mientras, unos piensan que si te pasa algo bueno es porque lo estás haciendo bien o viceversa (la tontería esa del karma); otros, si sus peticiones no se han cumplido en un plazo determinado, tenderán al reproche "Dios se ha olvidado de mí, no le importa mi sufrimiento, me abandonó, ha ignorado lo buen chico que he sido"... ¿Es eso oración?

¡Ni esto es magia, ni DIOS acepta chantajes!
Hemos de asumir que, no oramos para alterar la disposición divina, sino para merecer lo que Dios ha determinado darnos desde el principio de los tiempos. Y por supuesto tampoco rezamos para informarle de nuestras necesidades y deseos -que ÉL ya sabe bien-, sino para que nosotros mismos nos convenzamos de que necesitamos su ayuda.
Decía San Agustín que "El hombre no ora para dar a Dios una orientación, sino para orientarse debidamente a sí mismo."

Por eso hemos de rezar en todo momento y circunstancia que nos toque vivir, ya sea adversa o propicia.
El que se arrodilla ante Dios sabrá estar en pie ante cualquier situación.
La confianza en su Palabra debe permanecer firme teniendo en cuenta que la respuesta a una oración puede venir incluso en la otra vida. Lo que es seguro es que, si conviene llegará y siempre la misericordia de DIOS hará que sea a nuestro favor.

Empujado por los sucesos vividos estos últimos días en las manifestaciones de Barcelona, Valencia y Madrid, y por todos los acontecimientos que nos toquen vivir en los próximos días, me gustaría hacer una breve reflexión adicional sobre la oración..., y la violencia.
He podido observar -con pena- como se está difundiendo en distintos círculos, una pseudo oración dirigida a san Jorge que pide maldición y venganza para los enemigos.
¡La oración no puede usarse para cualquier cosa, y mucho menos para faltar al precepto de la caridad! Estamos llamados a pedir el bien y el amor, no para naufragar en la petición del mal, sea el que sea.
Pedir a Dios que nos ayude eliminando a nuestros enemigos no es rezar, no es conocer a Dios, no es querer “permanecer” en Él, ni cumplir el mandamiento del amor.

En este punto me acuerdo de dos cosas.
La primera, son las palabras pronunciadas ayer mismo por el Santo Padre, en su alocución del Angelus;
"La violencia es contraria al Reino de Dios, es un instrumento del anticristo. La violencia no sirve nunca a la humanidad, sino que la deshumaniza”. (Ver enlace)

La segunda, es el ejemplo de tantos mártires que hicieron precisamente lo contrario de lo que dice esa supuesta petición a san Jorge. Recuerdo muy especialmente un testimonio que leí hace unos días, que realmente me conmovió.
Como ya se sabe, desde 1987 la Iglesia ha ido reconociendo la santidad de muchas almas que murieron en la persecución religiosa de la España de los años treinta..., lo curioso es que el denominador común es que todos.., hicieron del final de su vida una oración -la mejor oración- y... ¡murieron perdonando!

Quiero tomar ahora un precioso botón de muestra: el final del trayecto vital de Bartolomé Blanco, porque fue ejemplar.
Bartolomé, era joven, tenía 21 años, tenía novia, pertenecía a Acción Católica y trabajaba con distintas organizaciones obreras.
Bartolomé fue encarcelado por su fe, en agosto del 36 y fue fusilado el dos de octubre. ¡Viva Cristo Rey!, fueron las últimas palabras que salieron de su boca. Ese es, a grandes rasgos, el relato de sus últimos días, que quedaría incompleto sin conocer, al menos un pequeño fragmento de una de las últimas cartas que Bartolomé escribió a su familia.
Sus palabras dan la justa medida de la nobleza, la bondad, la santidad de esta persona:

"Sea mi última voluntad: perdón, perdón y perdón: pero indulgencia que quiero que vaya acompañada del deseo de hacerles todo el bien posible. Así pues, os pido que me venguéis con la venganza del cristiano: devolviéndoles mucho bien a quienes han intentado hacerme mal"

Efectivamente... la única -venganza- permisible y recomendable es ORAR por los enemigos. Bartolomé entendió y vivió perfectamente y hasta el final, el Evangelio:
"Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, y orad por quienes os persiguen para ser hijos del Padre celestial que hace salir el sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos" (Mat 5, 43-48).

El ejemplo de Bartolomé es uno más, entre los de muchos que aún hoy, siguen haciendo de su vida una oración constante, sin importar las circunstancias.
Su historia es de fidelidad, porque es de amor, de perdón y de reconciliación.
En la vida de los mártires, como en la de ningún otro, se observa, se exalta y se celebra LA UNIDAD DE VIDA, incluso hasta en la propia muerte.
.
 
Finalizando este post, quisiera dejaros una preciosa oración alusiva a todo lo que hemos comentado aquí. Está atribuida a San Anselmo y creo que es ciertamente un modelo de oración que brota del Espíritu Santo:
.
*    *    *
.
ORACIÓN DE UN HOMBRE PERSEGUIDO
San Anselmo de Canterbury

Todopoderoso y tierno Señor Jesucristo,
deseo que seas bondadoso con mis amigos,
ya sabes lo que deseo para mis enemigos.
...
Oh Dios que escudriñas los corazones,
Tú conoces los secretos de mi pensamiento.
Señor, único poderoso y misericordioso,
concédele a mis enemigos
lo que Tú me haces desear para ellos,
y recompénsame a mí.
...
En el caso de que deseara para ellos
algo contrario al precepto del amor,
por mi ignorancia o debilidad,
o por mi malicia, oh Señor de bondad,
ni me lo concedas, ni me lo reproches.
...
Oh verdadera luz, ilumina su ceguera.
Oh verdad soberana, corrige su error.
Oh verdadera vida, vivifica sus almas.
Oh tierno Señor, para mis hermanos
que no sea yo ocasión de muerte,
ni piedra de escándalo,
ni roca para estrellarse.
...
Es bastante ya y más que suficiente,
que sea un escándalo para mí mismo:
confieso mi propio pecado.
Te pido por mis pares:
que por mi causa no ofendan tu bondad,
oh Señor grande y bueno.
Al contrario, que se reconcilien contigo
y se amiguen conmigo, según tu Voluntad,
no por mí, sino por Tí.

Ese es el castigo que pido
para mis pares y enemigos:
amarte a Ti
y amarnos nosotros unos a otros,
como Tú quieres y nos conviene.
Guiados por la Caridad,
que tengamos un solo corazón
aceptando los deseos del Señor de todos
para bien de todos.
Este tu pobre pecador pide esta venganza
para quienes le han deseado y hecho el mal. 

Amen.

sábado, 31 de marzo de 2018

SÁBADO SANTO




 
Imagen Dolorosa de los "Caballeros de la Virgen"
 
En esta soledad de Sábado Santo, no siento nada, estoy vacía, vengo a tu lado Madre para consolarte y busco mi consuelo.
¿Qué me pasa Madre del Dolor inmenso.
¿A qué esta sequedad, esta indiferencia?
¿Qué consuelo puedo darte si me falta el sentimiento?
¿Si quisiera ser fuego encendido y soy lamento?
 
Rasga mi corazón con uno de esos puñales que atravesaron tu pecho de Madre y Virgen por los siglos de los siglos...
 
Madre,  sin verso, sin poema, estoy aquí, al lado de tu pena, encogida, en silencio, sin saber que decir... Me duele no dolerme, sólo penar por lo mío.
 
No quiero pensar, esforzarme en salir de esta quietud egoísta para sufrir por ti, no por mí, Madre de todas las Angustias, de todo Dolor, de todo Sufrimiento.
 
Ni siquiera me atrevo a pedirte perdón por ser la causa de tu sufrir porque ese perdón no merezco.
 
En esta noche que ya anuncia la LUZ de la Pascua...
 
 Abre, Madre Dolorosa, la llave de mi corazón que cierra mi llanto.

miércoles, 28 de marzo de 2018

CON ARCENDO, CRISTO MUERTO


lunes, 18 de abril de 2011

Un Cuadro para perder la fé (¡O GANARLA!)

.
Pinchad en la Imagen para ampliar (realmente merece la pena)
.
Como cada Semana Santa, la blogosfera se queda algo vacía. Las obligaciones familiares y las devociones espirituales son las principales causas de ese mini éxodo.
En el caso de la HOJA, esporádicamente y con algo menos de asiduidad, procuraremos seguir por aquí, eso sí, sin descuidar esos compromisos propios de las fechas.
Por eso, porque en realidad, no sé cuando voy a tener la oportunidad de postear de nuevo, para iniciar este principio de la Sacra Semana, quisiera dejaros con un post, algo largo, pero muy reflexivo y desde luego muy propio para estos días.

De hecho, sin ser un refrito, ¡nunca un escrito como este lo es!, quisiera dejaros con, lo que ya es un clásico de semana santa, al menos..., en este blog.
Cada Semana Santa,  traigo a mi bitácora un artículo impactante e imperdible de José Luis Martín Descalzo. Es una unión cuasi perfecta de arte y literatura, mística, meditación y oración. Su título es “Ante el Cristo muerto” y aseguro, a quien no lo conozca, que en nada, a nadie deja indiferente.
Antes del artículo en cuestión, siempre me gusta hacer una breve referencia del maestro Martín Descalzo.
.
.
José Luis Martín Descalzo fué Periodista, poeta, novelista, dramaturgo y además sacerdote, un buen sacerdote. Pluma afilada, alma grande y siempre defensor de la verdad.
El artículo al que hago mención, y que ahora tendréis la oportunidad de leer, siempre me acaba tocando el corazón. Sería solo una simple anécdota de un anciano enfermo ante un cuadro, pero se trata del gran Dostoievski y de la cruda y profunda reflexión que hacer ante el terrible cuadro del “Cristo yacente” de Holbein. Se trata de una lectura obligada que –siempre- mueve a reflexionar y que para mí es un placer traerla de nuevo aquí. Como casi siempre digo…, el relato es un poco largo, pero os aseguro que merece mucho la pena. Espero que sirva de buena antesala a los días que estamos a punto de vivir. Así que os dejo...
.
ANTE EL CRISTO MUERTO
..
"Un día de abril de 1867 un matrimonio de recién casados pasea por las salas del museo de Basilea. El hombre es flaco y rubio, de rostro rojizo y enfermo, pálidos labios que se contraen nerviosamente, pequeños ojos grises que saltan inquietos de un objeto a otro, de un cuadro a otro. Es el rostro de un hombre a la vez vertiginosamente profundo e impresionable como un chiquillo. Ahora se ha detenido ante el Cristo en el sepulcro, de Holbein.

Los ojos del hombre parecen ahora magnetizados por ese terrible muerto metido en un cajón que aparece en el cuadro. Es -dirá él muchos años más tarde- "el cadáver de un hombre lacerado por los golpes, demacrado, hinchado, con unos verdugones tremendos, sanguinolentos y entumecidos; las pupilas, sesgadas; los ojos, grandes, abiertos, dilatados, brillan con destellos vidriosos". Es un cuerpo sin belleza alguna, sometido al más dramático dominio de la muerte.
.
 .
Y el hombre, al verlo, tiembla. Su mujer se ha vuelto hacia él y percibe su rostro dominado por el pánico. Teme que le dará un ataque. Y el hombre musita en voz baja. "Un cuadro así puede hacer perder la fe." Luego se calla y continúa la visita al museo, como un sonámbulo, sin ver ya lo que contempla. Y, al llegar a la puerta, como atraído magnéticamente, regresa de nuevo al cuadro de Holbein. Se queda largos minutos ante él, como si quisiera taladrarlo en su alma. Luego, cuando se va, tiene en el hotel uno de los más dramáticos ataques epilépticos de su vida. Es un escritor de cuarenta años, se llama Fedor Mikailovich Dostoievski.
.
.
Un año antes ha publicado una novela titulada "Crimen y castigo". Pero sabe que lo que dividirá su vida en dos es la contemplación de ese Cristo muerto de Holbein, que ya jamás podrá olvidar.
Meses más tarde, cuando está escribiendo "El idiota", la visión de ese Cristo sigue aún persiguiendo al escritor; y una reproducción del "cajón" de Holbein aparece en la casa de Rogochin, uno de sus personajes. Y el protagonista, príncipe Mischkin, repetirá las palabras que el propio Dostoievski dijera en Basilea a su mujer. "Ese cuadro puede hacer perder la fe a más de una persona." Y páginas más tarde explicará el propio novelista el por qué de esta frase. En otras visiones de Cristo muerto los autores le pintan "todavía con destellos de extraordinaria belleza en su cuerpo", pero en el cuadro de Holbein "no había rastro de tal belleza; era enteramente el cadáver de un hombre que ha padecido torturas infinitas antes de ser crucificado, heridas, azotes; que ha sido martirizado por la guardia, martirizado por las turbas, cuando iba cargado con la cruz". "La cara está tratada sin piedad, allí sólo hay naturalezas Ante un muerto así, se descubre, qué terrible es la muerte, que se aparece al mirar este cuadro, como una fiera enorme, inexorable y muda, como una fuerza oscura e insolente y eternamente absurda, a la que todo está sujeto y a la que nos rendimos sin querer".
.
Estos descubrimientos han conducido a Dostoievski -acostumbrado, como ortodoxo, a ver Cristos siempre celestes, jamás pintados en la crueldad naturalista de un cadáver- a formularse dos preguntas vertiginosas:
"Si los que iban a ser sus apóstoles futuros, si las mujeres que lo seguían y estuvieron al pie de la cruz vieron su cadáver así, ¿cómo pudieron creer, a la vista de tal cadáver, que aquel despojo iba a resucitar?"
Y una segunda aún más agria. "Si aquel mismo Maestro hubiera podido ver la víspera de su suplicio ésta su imagen de muerto, ¿se habría atrevido a subir a la cruz?".
.
He usado ya dos veces en este artículo la palabra "vértigo, vertiginoso". Nunca sé escribir en la Semana Santa sin emplearla. Siendo, efectivamente, cuando a ella me acerco, que el alma me da vueltas, que algo tiembla dentro de mí, como se vio convulsionada el alma de Dostoievski ante la realidad de la muerte de Cristo. ¿Cómo podría hacer literatura sobre ella? ¿Cómo esquivar la sensación de que estamos asomándonos a un abismo?.
.
Desde hace muchos siglos venimos defendiéndonos de la pasión de Cristo con toneladas de crema y sentimentalismo. Ahora nos defendemos con playas y excursiones. Porque si realmente creyéramos, si tomáramos mínimamente en serio la realidad de que un Dios ha muerto:
- ¿No sufriríamos todos, al pensarlo, ataques de terror como el de Dostoievski?
- ¿No vacilaría nuestra fe o, cuando menos, el delicado equilibrio sobre el que todos hemos construido nuestras vidas, aunando una supuesta fe con nuestra comodidad?
-¿Cómo lograríamos vivir en carne viva, ya que la simple idea de la muerte de Dios, asumida como algo real, bastaría para despellejarnos?
Ahora está muy de moda mirar con desconfianza preocupada la "teología de la liberación," ver en ella terribles peligros de herejía. Yo tengo que confesar que la que a mí me preocupa es la "teología de la mediocridad" que viene imperando hace siglos entre los creyentes:
La teología que reduce la cruz a cartón piedra, la muerte de Cristo a una estampa piadosa, el radicalismo evangélico a una dulce teoría de los términos medios.
La teología que ha sabido compaginar la cruz y la butaca; la que encuentra "normal" ir por la mañana a la playa y por la tarde a la procesión, o la que baraja el rezo y la injusticia.
Una teología de semicristianismos, de evangelios rebajados, de bienaventuranzas afeitadas, de fe cómodamente comprada a plazos.
La que junta sin dificultades la idea de la Semana Santa con la de vacaciones.
La que sostiene que los cristianos debemos ser "moderados", que hemos de tomar las cosas "con calma"; que conviene combatir el mal, "pero sin caer por nuestra parte en excesos"; la que echa toneladas de vaselina sobre el Evangelio, pone agua al vino de la muerte de Cristo, no vaya a subírsenos a la cabeza.
La dulce teología de la mecedora o de la resignación. La que nunca caerá en la violencia, porque ni siquiera andará. La que piensa que Cristo murió, sí, pero un poco como de mentirijillas, total sólo tres días...
.
Vuelvo ahora los ojos a este Cristo de Holbein y sé que este muerto es un muerto de veras. Sé también que resucitará, aunque ese triunfo final no le quita un solo átomo de espanto a esta hora. Veo su boca abierta que grita de sed y de angustia, su nariz afilada, sus pómulos caídos, sus ojos aterrados. Este es un muerto-muerto, un despojo vencido, algo que se toma o se deja, se cree o no se cree, pero nunca se endulza. Veo este pobre cuerpo destrozado y sé que el Maestro "lo vio" antes de subir a la cruz, sé que él es el único hombre que ha podido recorrer entera su muerte antes de padecerla, el ser que más libremente la asumió y aceptó, que se tragó entero este espantoso hundimiento, esta "fuerza oscura, insolente y eternamente absurda que nos vencerá a todos y que sólo gracias a él nosotros venceremos. Sé que después de verla v conocerla "se atrevió" a subir a la cruz, inclinando su cabeza de Dios, haciéndola pasar por el asqueante y vertiginoso túnel de la muerte más muerta.
.
.
Por eso creo en Él.
Esta espantosa visión me aterra, como aterró a Dostoievski; pero no me hace vacilar en mi fe; más bien me la robustece. Porque una locura de tal calibre sólo puede hacerse desde un amor infinito, siendo Dios. Un amor tan loco que ahora le sigue llevando a algo mucho peor que la muerte: a la tortura diaria de ser mediocrizado, suavizado, recortado, amortiguado, reblandecido, vuelto empalagoso, empequeñecido, falsificado, reducido, hecho digerible todas las Semanas Santas -para que no nos asuste demasiado- por nuestra inteligente y calculadora comodidad."
.
*   *   *
.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...