viernes, 4 de febrero de 2011

¡¡GAUDEAMUS!! MERKEL




¡Qué alivio! mira tú por donde ya me puedo ir tranquila a la cama. Mi campo de batalla siempre fueron los deberes y cuando decidía acostarme sin haber terminado la tarea del colegio o la de la facultad, me pasaba la noche dando más vueltas que un tío vivo. Eso hasta que fui mayor, senté la cabeza, me casé  y empecé a tener hijos. Si alguno o alguna no los tiene aún, se lo recomiendo de manera encarecida, es infalible lo que se aprende con ellos.  Ya no hay excusa posible para dejar sin hacer los deberes y además se trata de algo directamente proporcional, a más hijos, más cumplimiento. Ni siquiera te cuesta, sale espontáneamente, a veces hasta lo realizas con gusto, con sumo placer, con tal de que la paz y la alegría reinen en tu hogar, pero si la fórmula es tan sencilla como dejarse la piel en contentar a todos, en que no falte un bocado o un chupito de leche a cada uno, que todos tengan su ropita a punto, eso sí, es imprescindible que sepas de antemano lo que te van a pedir, donde han escondido sus juguetes preferidos,  sus lápices de colores,  sus libros del cole o su último juego de la play. ¿Qué supone esto al lado de la satisfacción de tus deberes cumplidos?

Ya sé que me estoy desviando del tema que no es ni más ni menos que compartir con todos los españoles la inmensa alegría que siento, después de haber comprobado, a lo largo del día en todas las pantallas habidas y por haber,   que todos hemos  aprobado ante la inspectora europea. Después de todo no entiendo a qué venía tanta tensión, total que  una fracasada, con su séquito, venga a examinarnos no debería causar el alboroto patrio que ha causado, sobre todo cuando de entrada dijo que hoy venían como amigos, claro que tal vez quería decir que hoy sí, pero ya veremos la próxima... Para mi que el director de la Escuela que a todos nos vigila por nuestro bien, se entiende, no las tenía todas consigo y eso que de primer plato sirvió a la invitada un aromático gazpacho con pequeños trocitos de pensiones, al estilo sindical, es decir a lo gran gourmet.

Lo demás fueron promesas, duras promesas de niños buenos que una y otra vez se comprometen a hacer las cosas bien y que sabe Dios si será posible cumplirlas.
Bueno el caso es que se nos dió un aprobado rascado que de momento nos libra del castigo  y la inspectora fracasada,  (esto no lo he inventado yo, lo dijo en su día nuestro director), se fue al parecer tan contenta, claro que no llegó a contemplar directamente la inmensa cola de alumnos castigados sin comer.

Bueno, bueno... el caso es que me voy a dormir con el aliciente del deber cumplido, aunque, si soy sincera, todo lo que acabo de escribir hoy en mi cuaderno, no me acaba de gustar, no me convence.

 ¿POR  QUÉ  SERÁ?

POR DE PRONTO CANTEMOS


4 comentarios:

Terly dijo...

Militos, has cumplido maravillosamente con tu deber antes de irte a la cama, te felicito.
Tu entrada me ha gustado muchísimo, por tu mezcla de realismo e ironía casi sarcástica.
Esa cola de alumnos castigados sin comer es ya muy preocupante, espero que alguien dé un giro al asunto porque sino, a "la inspectora fracasada" se le pueden hinchar las narices y al respirar quedarnos sin aire.
Un beso.

lourdes dijo...

Gracias un saludo

Kara dijo...

Que maravilloso debe de ser tener hijos y hacer con ellos los deberes o cualquier otra cosa. Un beso MIli ¡¡¡

ARCENDO dijo...

Tu siempre haces los deberes..., no así otros, tramposos. Lo malo es que luego aprueban.
besiños.
Off topic. Me extraña tu silencio en mi blog, espero que estés bien. T. Quiero.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...