jueves, 8 de diciembre de 2011

EL ADVIENTO, EN LA HISTORIA




INTRODUCCIÓN

Así como el post anterior, sobre la Inmaculada, lo publiqué por adelantado, éste, sobre el Adviento, va por atrasado, casi ni llego, estamos a las puertas del tercer domingo de Adviento. Y como ya todos o casi todos, habéis tocado el tema en el sentido de preparación, oración y recogimiento ante la Navidad, yo lo voy a hacer de otra manera más ilustrativa, que no quiere decir que tenga más luces, sino que he buscado información sobre el qué, cómo y  cuando del Adviento. Seguramente va a resultar algo denso, aunque he procurado sintetizar en aquellos aspectos más esenciales. Debemos ser conscientes de que toda la vida del hombre sobre la tierra es un Adviento, desde que nacemos estamos en camino al encuentro del Señor, preparándonos de manera consciente o inconsciente para ese encuentro que tiene dos aspectos el individual, nada más morir, con ese juicio personal que Jesucristo ejercerá con su misericordia, pero también con justicia y el de toda la Humanidad en el fin de los tiempos, con esa segunda venida de Cristo o Parusía,  anunciada y prometida, cuya hora desconocemos.


ANTECEDENTES

La palabra adviento ya se utilizaba en tiempos de los romanos para expresar la primera visita al pueblo de algun mandatario o acontecimientos especiales. Aunque nos extrañe,  también para el mundo pagano tenía una gran relevancia,  solían emplearla  para designar  el rito de la entrada triunfal en el templo de alguna estatua de sus dioses que protegían al pueblo.
Los primeros cristianos incorporaron la expresión del Adviento con un caracter religioso.
¿Qué entendían los primeros cristianos por Adviento?:  Para ellos era la referencia de la manifestación de Jesucristo, desde su Encarnación a su última venida al Fin de los Tiempos. Cuando se lleva a cabo la traducción de la Biblia, siglo IV, a la versión latina, la Vulgata, queda definitivamente incorporado el Adviento a la vida cristiana.
¿Cómo se emplea el término Adviento en esa traducción?: Como una referencia exclusiva al día en que el Redentor coronará definitívamente su obra redentora.
En la Redención de Cristo se distinguen tres etapas:
NATALE_NAVIDAD

EPIPHANÍA_EPIFANÍA.

PARUSÍA_SEGUNDA VENIDA DEL SEÑOR.

A traves de ellas nos llega  la manifestación del Señor en la Historia de la Salvación.

¿Cuando se consagra el término Adviento en la Liturgia?
Es difícil conocer concrétamente el tiempo en que tiene lugar esta incorporación, ya que no existen muchos documentos fiables al respecto. Lo que sí se conoce es que fue el último ciclo incorporado al Año litúrgico.
Al parecer, hacia finales del sigloIV, las fiestas de Navidad y Epifanía fueron tomando un gran relieve entre los cristianos; con anterioridad no es de extrañar que se vieran conmovidos por la Muerte y Resurrección de Jesucristo. Fue en España y la Galia donde comenzó a sentirse la necesidad de dedicar un tiempo a la preparación de estas fiestas navideñas.
Aparece por primera vez en el Concilio de Zaragoza (canon 4) del año 380:
"Durante 21 días, a partir de las calendas de enero (17 de diciembre), no está permitido a nadie ausentarse de la Iglesia..., sino que tienen que acudir a ella cotidiánamente."
En los Concilios de Tours y Macon se hablaba ya de unas normas exigentes para la preparación de la Navidad.
Canon 17 del Concilio de Tours: "Los monjes deben ayunar durante el mes de diciembre."
En el Canon de Macon: Se ordena a los clérigos que ayunen tres días en semana: lunes, miercolesy viernes, desde el 11 de noviembre hasta diciembre. Y que celebren el Oficio Divino, como en cuaresma."

De los textos existentes se deduce que el Adviento tenía sobre  todo un sentido penitencial. En España y la Galia se consideraba como una segunda Cuaresma.




DURACIÓN O LÍMITES DEL ADVIENTO

Los días fijados en la Liturgia han sufrido algunas variaciones, segun los lugares y ritos.
En la Liturgia Hispana, Gálica y Ambrosiana el Adviento abarcaba cinco o seis semanas.
En la Liturgia Bizantina, sólo dos semanas.
En el rito Sirio oriental, cuatro domingos.
La Liturgia Romana, fijó en un principio seis semanas, pero más adelante el Adviento fue reducido a cuatro semanas, en tiempos de San Gregorio el Magno se establece ya para siempre esta duración del Adviento, como tenemos en la actualidad.
Hubo así mismo indecisión en la época concreta para vivir el Adviento. Algo que resulta comprensible por dos motivos:
1_ Porque fue el último elemento incorporado al año Litúrgico.
2_ Por el doble sentido que se le daba al Adviento:
Por un lado, se consideraba como la preparación a la primera manifestación histórica del Señor o Encarnación. 
Por otro, como un período de expectación ante la última venida  del Señor o Parusía.
Según esto, en algunos documentos aparece encuadrado el Adviento a primeros de año, mientras que en otros figura a finales.

SENTIDO DEL ADVIENTO

La Liturgia hace resaltar en este tiempo  la venida del Redentor y las distintas manifestaciones de Dios. En  los distintos leccionarios existentes, Hispánico, Galicano, Oriental..., se le da un caracter diferente, pero el Concilio Vaticano II aprobó los que debía seguir la Liturgia Romana. A partir de 1966, en España, se ha adoptado el leccionario que presenta un rico contenido litúrgico. Debemos ampliar nuestras lecturas con otros textos, no conformarnos con lo que se nos lee en las misas, para llegar a conocer a fondo el verdadero sentido del Adviento.  
La Iglesia considera el tiempo de Adviento como un paso fundamental a un nuevo encuentro con el Señor, de manera individual para cada cristiano y como miembro de una comunidad que se encuentra en constante peregrinaje, hasta lograr la comunión perfecta con Dios y con los hombres. Conseguir esa comunión perfecta es la respuesta que espera Dios de nosotros, por ese Misterio de la Encarnación de Jesucristo que nos ha unido al Padre.
¿Cómo ha de ser nuestra disposición estos días?: De alegría, de gozo espiritual, pero también, sin llegar a ser como la cuaresma de los primeros, de ofrecimiento, de sacrificio, para vivir en todo su esplendor el aniversario del Nacimiento de Cristo que no es un mero recuerdo de algo grande que pasó, sino un acontecimiento que se manifiesta a lo largo de la historia de la Humanidad, hasta que tenga lugar la segunda venida del Señor y quede completa la Redención del mundo. Punto éste que no debemos olvidar y tenerlo presente con amplitud de miras porque este hecho de su segunda venida nos concierne a todos y más a cada generación que vaya pasando.
San Pablo a los Romanos: "Ahora la salvación está más cercana que cuando creímos" (Rom, 13, 11) Si esto dice el llamado Apóstol de los Gentiles ¿cual será nuestra cercanía después de tantos siglos?

Visitación, Rafael

La Virgen y el Adviento
Para terminar este post que temo os haya resultado algo cansino, sólo quiero añadir la relevancia que tiene  la figura de la Virgen en esta época de Adviento. No en vano se celebran tantas fiestas de María en estos últimos días. La celebración de la Inmaculada Concepción, que mientras escribo estas líneas aún no ha terminado, debe ser para nosotros esa llamada divina a la esperanza de que la Redención del género humano llegará a su plenitud. Todos, como Ella, debemos colaborar, con esa actitud de fidelidad y aceptación al plan de Dios para la salvación humana.

6 comentarios:

ARCENDO dijo...

Casi sin tiempo, pero sin querer dejar de hacerlo, entro aquí para decirte que me gusta mucho que escribas otra vez. AQUÍ ESPECIALMENTE. Y además me gusta mucho lo que dices de LA Virgen, del Adviento y que además me viene y me HACE muy bien.
Besiños agradecidos por este post.

Militos dijo...

Gracias, Arcendo, aprecio tu esfuerzo a pesar de tu falta de tiempo. ya sabes lo que me gusta verte.
BESIÑOS, "LLANERO SOLITARIO"

Maria del Rayo dijo...

Mili, haces unas bellas explicaciones muy entendibles.
Gracias!!
Feliz Finde!!
Saludos en Jesús y María.
DTB!!

ARCENDO dijo...

Cuando llegues me lo dices -si puedes-, quedo pendiente, rezando a la Mami para que la vuelta sea buena.
BESIÑOS.

ARCENDO dijo...

Pues yo me alegro mucho de saber que has llegado bien, después del chaparrón que nos ha metido el Barça, la preocupación de no saber de tí, era lo que me faltaba. Pero la Virgen es grande y nunca falla.
BESIÑOS DE REGRESO.

icue dijo...

Nos das hoy toda una teorica sobre El Adviento, es muy de agradecer en estos tiempos de falta de conocimientos religiosos, que falta hacen lecciones de este tipo.
Gracias Militos por tu entrega y espiritu de lucha.
Con gran cariño y afecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...