viernes, 23 de noviembre de 2012

PEQUEÑO APUNTE, TRILOGÍA: JESÚS DE NAZARET

 
 
 
Con este último libro Benedicto XVI, termina su trilogia sobre la vida de  Jesús, cuyo único objetivo para el Papa al escribir estos tres tomos  es:
 Ayudarnos a no separar el Jesús histórico del Cristo de la Fe.
 
El primero escrito en el año 2007, versa sobre el periodo de tiempo que va desde el Bautismo en el Jordan hasta la Transfiguración.
 
El segundo, en el año 2011, comprende el periodo desde la entrada triunfante en Jerusalen hasta la Resurrección.
 Estos dos libros se convirtieron en bestsellers a nivel mundial.
 
El tercero, recién publicado, trata de la Infancia de Jesús.
 
 
Curiosamente este es el que más revuelo ha ocasionado ¿Por qué? Por unos animalitos de Dios.
 
Para los que andan divulgando tonterías he copiado lo que Benedicto XVI dice en su libro, pag. 76, sobre la infancia de Jesús, el buey y la mula, jaja... , todo lo contrario de lo que se ha corrido como la pólvora para detrimento de algunas  cabezas pensantes que parecen menos racionales que los propios animales.
Aunque no me gusta dar cancha a nimiedades, como el bulo no para de correr y para que no siga engrosándose, aqui dejo el párrafo en cuestión:

 

 “el pesebre hace pensar en los animales, pues es allí donde comen. En el Evangelio no se habla en este caso de animales. Pero la meditación guiada por la fe, leyendo el Antiguo y el Nuevo Testamento relacionados entre sí, ha colmado muy pronto esta laguna, remitiéndose a Isaías 1,3: ‘el buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño; Israel no me conoce, mi pueblo no comprende’.”
 
La sabiduría, inteligencia e introspeción de nuestro Papa no tiene parangón en el mundo de hoy.

4 comentarios:

Boss dijo...

Hay que ser imbécil.

Cada día estoy más contento de haber elegido por Jesucristo, por la fe, por la Iglesia, por el Papa.

Debe ser horrible ser ateo-anticlerical-comecuras.

Saludos Mili !

Militos dijo...

DE LO MÁS HORRIBLE, BOSS y peor dar palos de ciego sin saber de la Misa la media.
Un beso

Agustin dijo...

Muy esclarecedora las ideas del Santo Padre sobre el nacimiento de Jesus.Desde luego no tiene que ser motivo ni de risas ni de perplejidad digo yo,un saludo.

ALEJANDRA dijo...

El papa no ha dicho que se quiten del belén, sino que en el Evangelio no consta que estuvieran. Es cosa de los evangelios apócrifos, y una costumbre que instauró San Francisco de Asís en el siglo XIII. Pero como siempre, en vez de analizar el contenido del libro es más fácil hacer demagogia y quedarse en lo accesorio.
“El buey conoce a su amo, y el asno (o la mula) el pesebre de su dueño” (Is 1,3). ¿Qué querían decir con eso? Que tanto los judíos como los paganos – es decir, la humanidad entera – precisaban un salvador.
En este texto de Isaías se inspiró la tradición cristiana para introducir, junto a la cuna de Jesús, un buey y un asno (o una mula), capaces de reconocer al único Señor.
La Navidad no es un cuento para niños, sino la respuesta de Dios al drama de la humanidad que busca la paz verdadera. No obstante, no hay nada malo en que una idea, una convicción, se revista de elementos imaginativos, como es el caso del buey y de la mula.
Quedarse en la anécdota sería superficial. Pero todo apunta a pensar que esa superficialidad no es del todo inocente. Tal vez molesta demasiado que Dios se haya acercado tanto a nosotros.
¡Un abrazo, querida Militos!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...