domingo, 27 de mayo de 2018

UN DÍA COMO HOY


Mi recordatorio
 
Hace mucho tiempo que no hago acto de presencia por este blog y lo lamento; pido disculpas, pero creedme, la vida y la edad  va relentizándo todo , yo no voy a ser una excepción. Sin embargo, hoy es un día muy especial para mi ya que hace más de 70 años que recibí mi Primera Comunión, dándose la circunstancia de coincidir con la festividad, día de la Santísima Trinidad , 27 de Mayo, variando únicamente el año, ya que fue en 1945.
 
Recuerdo aquel día con todo detalle, fui muy consciente de recibír a Jesús por primera vez, pero también supe que en días y años sucesivos lo iría haciendo cada vez con más frecuencia. Y digo esto porque cualquiera puede observar que, desde hace algunos años, la mayoría de los niños que realizan su Primera Comunión viene a ser la última... En varias ceremonias que he participado este mes de mayo he podido observar como los sacerdotes insisten en todo lo contrario, en la obligación de los padres de preocuparse por sus hijos para que asistan los ´domingos y días de precepto a la Santa Misa, sólo así su Primera Comunión no será simplemente una actividad social que esos niños realizan por no ser menos que los demás y por toda la parafernalia de celebración y regalos.
 
No me cabe duda que las catequistas que los preparan para este acto sagrado lo harán bien a fondo, pero son los padres quienes deben comprometerse, mientras los críos no puedan ir solos, en conducirlos al Altar cada domingo y fiesta de guardar. Es una responsabilidad enorme, de la que muchos van declinando y produce tristeza comprobarlo.
 
En nuestros tiempos teníamos que aprendernos, antes de comulgar por primera vez, el Catecismo Ripalda, pregunta por pregunta y el Obispo en persona acudía al colegio a examinarte del mismo para considerarte apto a la Comunión. Supongo que en estos tiempos parece exagerado, pero a mi generación nos vino muy bien.
 
Desde este blog, mi enhorabuena a todos los niños que ha recibido su Primera Comunión. Rezo por ellos y por sus padres para que sean conscientes de la responsabilidad que contraen con Dios y con sus hijos.
 
Antes decía que recuerdo perfectamente  los detalles de aquel día,  los buenos y los malos.    por eso voy a contar uno de ellos del que aún hoy estoy arrepentida.
Primero os pido que os situéis en aquella época, 1945, con las estrecheces propias de la posguerra..., en especial para unos padres con seis hijos, la mayoría de ellos en edad escolar, cuando no existía eso de los colegios concertados.
 
En el patio del colegio
 
El caso es que aparte de las fotografías que nos hacían en el colegio, había la costumbre de llevarte a un fotógrafo titulado que te sacaba un retrato en condiciones. Yo no quería ir y menos subirme a un tranvía vestida de Comunión, cuando algunas de mis compañeras lo hacían en taxi, el coche particular sólo estaba al alcance de unos pocos privilegiados. Como mis padres insistían en el tranvía, monté una rabieta tremenda que no me sirvió de nada y tuve que pasar por él fotógrafo y ese medio de locomoción tan habitual.
 
La foto salió fatal por mi culpa y mis lloros.
Poco más tarde me arrepentí de todo y me avergoncé de mi actitud pasando por el confesor.
 
 Queridos amigos, hasta otro día, si Dios quiere
 y que conste que os recuerdo a todos con el mismo cariño o más
de los primeros tiempos de este blog

3 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Estás requeteguapa.
Felicidades en tu aniversario de primera comunión. También recuerdo mi día.
Muchos besossss y hasta cuando tú quieras

Rosa dijo...

Querida Militos, una reflexión muy necesaria y acertada.
De acuerdo con todo lo que dices. Ojalá se tome conciencia de lo que significa la Primera Comunión, que no se reduzca a un acto social.
Me ha gustado mucho la anécdota, en la del fotógrafo saldrías fatal, pero en esta estás muy guapa.
Ha cambiado mucho todo, sí, y cada vez más acelerado.
Es importante también que los niños acudan a postcomunión y prepararse para la Confirmación.

Gracias por todo lo que compartes, lo bueno es que vienes, vuelve cuando puedas, ya sabes que te esperamos.
Siempre eres recordada, querida Militos. Querida amiga.
Guardo la foto y el recordatorio, con tu permiso. Es muy bonito el recordatorio.
Feliz Aniversario.

Muchos besiños, muchos, muchos.
Una preciosidad de entrada.


ÁNGEL ST dijo...

Kkego tarde, pero no quiero dejar de plasmar mi gratitud por los frutos de esa primera comunión y de todas las que vinieron después. Que bonito recordar ese día como fecha importante en nuestras vidas. A veces se nos escapan cosas sencillas que tienen el mayor de los valores. ¡¡¡ La primera vez que Cristo vino a nuestro ser !!! Gracias por el precioso post querida Militos. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...