jueves, 7 de febrero de 2008

GOYO


El sueño de mi padre que vio realizado en tres de sus descendientes.




En el duodécimo aniversario de la muerte de mi padre y, aunque mi otro blog de recuerdos está totalmente impregnado de su memoria, quiero traerle a De Dentro para, después de honrarle con la misa ofrecida por él, sentir también aquí su presencia.

Nunca he podido describir a mi padre, siendo como fue la persona que más influyó en mi vida. Hoy tampoco voy a hacerlo. Sus alumnos acudían a Goyo no sólo para aprobar la asignatura hueso de Económicas, sino para cualquier tipo de necesidad o dificultad que se presentaba. Que por cierto eran muchas, teniendo en cuenta que los universitarios venían a Madrid de casi todas partes de España. Las licenciaturas, en aquel tiempo, no proliferaban por lo que entonces se denominaban regiones. En concreto, la de Económicas madrileña fue la única durante varios años. Aquí vivían lejos de sus familias y la mayoría, salvo excepciones. con escasez de medios económicos. También era frecuente que se enredasen en problemas y líos de todo tipo que era necesario solventar. Tuvimos que compartirle con tántos, que no me quedó más remedio que hacerme alumna suya, aun siendo de letras, para gozar de sus mismos privilegios.

Su mejor herencia fue el amor a Dios y a España. A Él doy gracias porque también mis hijos pudieron rozar de cerca su sabiduría y entereza.

Y como no puedo seguir, copio lo que su ausencia trajo a mi mente cuando se fue de nuestro lado, tras esa penosa enfermedad que aceptó, como había aceptado todos los avatares de su vida: "Por la Voluntad de Dios".


De mar y de montaña
forjaron nuestro árbol.
A su sombra, ¡qué fácil!
recalar, repostar...
y en la brega seguir.
Duro y triste despertar
de pronto, a la mañana.
Verte en árbol convertida
y...ese anhelo inabordable
de seguir siendo la rama.

A lo mejor, entre líneas, se puede descubrir lo que de verdad fue mi padre para mí.


PD/: "MAÑANA HABLAREMOS DEL GOBIERNO", frase de Tip y Coll

10 comentarios:

ARCENDO dijo...

Él,(tu padre), que con la educación que te dió y la bondad que te transmitió, se ganó el cielo; desde allá te está mirando, apoyando y rogando por tí. Por eso no dudes de su presencia amorosa, como bien dice nuestro Credo, existe un mundo visible y otro INVISIBLE, tan real como este.
Pidele, sientele, algún día todos estaremos juntos.
Preicioso comentario, me emocionaste. Enhorabuena amiga del alma.

Militos dijo...

Gracias Arcendo, De verdad que esa es mi esperanza. No sería justo perder algo tan grande y no volver a encontrarlo. Creo en la justicia y en la misericordia de Dios.

Caballero ZP dijo...

Seguro que habrá visto tus bonitas palabras de recuerdo este donde este, muy bonita tu entrada.
Saludos

ESTHER dijo...

Fui uno de los afortunados que difrutó de su sabiduría y entereza. También yo busqué refugio en su sombra. Pero ahora, madre, tú eres nuestro árbol y estoy segura de que él se siente orgulloso al comprobar como has continuado su gran obra.
Un beso enorme

Militos dijo...

Esther: Gracias por tus palabras. Mi felicidad es ver como todos le queriás y le valorabáis igual que yo. Bueno no creo que llegue a ser árbol pero al menos una madera que os sirva siempre de apoyo.
Besitos

Militos dijo...

CaballeroZp: Gracias, también es bonito lo que me comentas aquí. Saludos

Chesk dijo...

No sabes lo que transmites con una entrada como ésta, militos. Los nuestros se van y nos volvemos locos intentando conservar sus recuerdos, sus voces y hasta sus gestos.

Preciosa entrada, me ha conmovido mucho.

Un abrazo enorme.

Militos dijo...

Chesk: Qué gusto encontrarte por aquí. Y qué razón tienes al decir que nos volvemos locos. A mí es que me gustaría tener presente todo lo suyo. Y eso que han pasado doce años.
Un abrazo fuerte

kelitos69 dijo...

Con estas humildes palabras quiero sumarme a tan emotivo homenaje hacia tu persona, Goyo. También yo recibí tu sabiduría y conocimiento pero, en especial, protección y amor, en etapas difíciles de mi vida que, nunca podré agradecerte demasiado ni olvidar. Por eso, sigues estando presente en mis sueños y te dirijes a mí de modo que tu existencia en este mundo pareciese perdurar y con orgullo intento plasmar en mi hijo todo lo que me aportaste para que él, aunque sólo le separó una corta distancia para conocerte, sepa y conozca lo que hiciste por todos en vida. Goyo, tu fuerza, tu alma, tu sabiduría y amor, seguirán siempre entre nosotros!!!

Militos dijo...

Raquel: por fin has entrado. ¡Qué alegría!. Ya me has hecho llorar.
Sabes que os estoy poniendo como colaboradores de este blog por si queréis escribir alguna entrada.
Besitos para tí y Alex.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...