lunes, 22 de febrero de 2010

LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO


Con la Iglesia, hoy celebramos LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO, que no es otra cosa que la autoridad que Jesucristo le confirió ante el resto de los Apóstoles, simbolizada en la Silla o Sede del Santo Padre en Roma y de los Obispos en sus diócesis. Autoridad que se ha perpetuado, a través de los tiempos en esa sucesión directa de Papa a Papa hasta nuestros días. De ahí emana todo el respeto, amor y obediencia con que los católicos seguimos y reverenciamos al Vicario de Cristo, sea quien sea.

En este día transcribo unas palabras del Santo Padre Benedicto XVI:


"Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Te daré las llaves del reino de los cielos, y todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo; y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo"

Las tres metáforas a las cuales recurre Jesús son muy claras: Pedro será el fundamento, la roca, sobre la cual se apoyará el edificio de la Iglesia; tendrá las llaves del reino para abrir o cerrar a quien le parezca justo; finalmente, podrá atar o desatar, en el sentido de que podrá establecer o prohibir lo que juzgue necesario para la vida de la Iglesia de Cristo. Encontramos también, después de la resurrección, esta misma preeminencia que Jesús ha querido conferir a Pedro. Pedro será, de entre los apóstoles, el primer testigo de la aparición del Resucitado. Su función, que es subrayada con decisión, señala la continuidad entre la preeminencia que ha tenido en el grupo apostólico y la preeminencia que seguirá teniendo en la comunidad nacida de los acontecimientos de Pascua.


Además, en el curso de la Última Cena, Cristo confiere a Pedro el ministerio de confirmar a sus hermanos. Esta contextualización del primado de Pedro en el momento en que se instituye la Eucaristia, Pascua del Señor, indica, además, el sentido último de este primado: Pedro debe ser, para siempre, el guardián de la comunión con Cristo. Él debe conducir a la comunión con Cristo. Debe preocuparse de que no se rompa la red y que pueda así perdurar la comunión universal. Sólo unidos podemos estar con Cristo, el Señor de todos. La responsabilidad de Pedro es garantizar la comunión con Cristo a través de la caridad de Cristo, conduciendo a la realización de esta caridad en la vida diaria.

BENEDICTO XVI

4 comentarios:

ARCENDO dijo...

Esa es la CATEDRA a la que todos debieramos seguir.. MUY ATENTAMENTE, y de la que tú eres alumna aventajada. BESIÑOS DISCIPULARES.

JOSE LUIS CARVAJAL dijo...

Muy bueno. Recemos por las intenciones del Santo Padre. Gracias por su amor al Papa.

eligelavida dijo...

El Papa es un gran catequista. En cuatro palabras explica la importancia del primado de Pedro. Hoy muchos insisten en que la Iglesia es un organismo colegiado cualquiera y no es así. Es Cristo quien le da esa estructura piramidal donde el Vicario de Cristo está a la cabeza. Un abrazo!

icue dijo...

UNA SOLA iGLESIA, TENEMOS QUE HACER QUE TODOS ESTEMOS UNIDOS A ESA CÁTEDRA DE PEDRO QUE HOY NOS TRAES EN TU ENTRADA, AMARLA Y SERVIRLA, SIN CRITICARNOS, NI ATACARNOS UNOS A OTROS.
SALUDOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...