domingo, 14 de febrero de 2010

REFLEXIÓN



Hay muchas cosas que no está de moda hablar de ellas, como, por ejemplo, hablar de pecado, no gusta hablar, no gusta escuchar y todavía menos un lunes de febrero y de Carnaval. Pero no sé por qué causa hoy me dió a mi por ello. y cuando a mi me da por algo no me puedo callar, así que pido perdón al que este post le incomode. de todas formas lo tiene fácil, no se lee y "santas pascuas"

Algunos argullen que bastante se nos habló del tema en épocas pasadas, en cierto modo es verdad, pero la ley del péndulo se ha aplicado de manera demasiado drástica. No podemos discernir: si es que el pecado ya no existe porque no se menciona o viceversa, no se menciona porque ya no existe.

Estos dos enfoques son absolutamente érroneos, el pecado, el "fondu pecati" quedó marcado en cada uno de nosotros desde Adán y Eva. El Bautismo nos borra aquel Pecado Original de nuestros primeros padres y, en caso de que se reciba de adulto, también hace que desaparezcan los demás pecados cometidos, pero la inclinación a pecar persiste en nosotros y no sólo en esos pecados sociales que parece son los únicos que ahora se reconocen, sino en cuantas tentaciones se nos presentan de continuo, caigamos o no en ellas.


Hoy quiero sólo detenerme en una clase de pecado que la mayoría de las veces pasa inadvertido, no se le da importancia y, sin embargo, es la causa de los males más abundantes en esta sociedad del XXI. me refiero al Pecado de Omisión, que se comete cada vez que pasamos de largo ante una necesidad del prójimo o con un falso y escaso cumplimiento de nuestros deberes materiales o espirituales.

¿QUÉ ES EL PECADO DE OMISIÓN?
Es el bien que podemos hacer y no hacemos, lo que tenemos que decir y no decimos, lo que debemos dar y no damos... Cuando vemos el mal y no lo corregimos por no meternos en líos, por no complicarnos la vida, estamos cometiendo un pecado tal vez mayor que el del propio pecador que puede no sea consciente del mismo.
Los pecados de omisión se nos cuelan con la mayor facilidad, tanto en cosas materiales como espirituales, con el agravante de que lo rezamos, puede que diariamente, en el "Confiteor," en castellano "Yo Pecador": "(...) a vosotros hermanos que pequé gravemente de pensamiento, palabra, obra y omisión..."

¿CUANDO PECAMOS DE OMISIÓN?
_Pecamos de omisión cuando no paramos, en nuestra carrera vital, para consolar al que sabemos está sumido en la tristeza.
_Pecamos de omisión cuando nos acostumbramos a decir: "Eso no va conmigo"
_Pecamos de omisión cuando no queremos compartir nuestros bienes porque los hemos ganado con el sudor de nuestra frente.
_Pecamos de omisión en el trabajo cuando no me quiero quedar un minuto más porque no está en el contrato. Cuando en el hogar no queremos arrimar el hombro porque eso es cosa del ama o amo de casa o de la criada.
_Pecamos de omisión cuando no queremos apaciguar a los que están riñendo o peleando por miedo a que los golpes se deriven hacia nosotros.
_Pecamos de omisión cuando no nos molestamos en dar una palabra de aliento o consuelo al que vemos sufrir y lo reservamos únicamente para los funerales
_Pecamos de omisión cuando somos avaros de nuestro tiempo y nos parece perderlo cuando alguien necesita que le escuchemos.
_Pecamos de omisión cuando dar limosna nos parece una contribución al aumento de mendigos.
_Pecamos de omisión cuando no queremos tratar a personas que están mal vistas por los demás, por respetos humanos.
_Pecamos de omisión cuando somos parcos en sonrisas o canciones que alegren la vida a los demás.
_Pecamos de omisión cuando nunca encontramos tiempo para visitar a los que están enfermos o pasándolo mal por algun motivo.
_Pecamos de omisión cuando no denunciamos las injusticias o no apoyamos a los que las denuncian.
_Pecamos de omisión cuando callamos o somos indiferentes a los atropellos y errores de los políticos, aunque impliquen crímenes como el Aborto u ofensas y menosprecio a nuestra Religión.
_Pecamos de omisión cuando no rezamos por los que más lo necesiten espiritual o materialmente, sean o no conocidos.

Existen muchos más pecados de omisión que los aquí mencionados, los hay a la medida de cada uno, por eso es uno mismo el que mejor sabe donde peca por omisión. Pero el más importante de todos, es ese pecado de omisión que cometemos cuando no hablamos de Dios a quien lo necesita más que el comer, a esa persona que, si no lo hago yo. nadie más le hablará del amor de Dios y de lo que está mal o bien.

Se trata de no conformarse con la rutina diaria. hay que darse hasta el extremo, imitar al Maestro que pasó haciendo el bien y consumió su misión entregando su vida por aquellos a los que dijo: "...A vosotros os he llamado amigos." y
" NADIE TIENE MAYOR AMOR QUE EL QUE DA LA VIDA POR SUS AMIGOS" (Juan 15, 9-7)
Y en esta amistad, pecaríamos de omisión si no supiéramos aplicarla a todo el género humano.

REFLEXIÓN PARA LA CUARESMA

3 comentarios:

Angelo dijo...

Militos. Esta entrada era supernecesaria. Muchos desconocen este pecado y no se explica mucho. Me alegra que lo hayas hecho. Me viene muy bien para ilustrar a otros sobre ello. Mis hijos los primeros. Un beso y gracias de nuevo por tu mensaje en mi blog

Caballero ZP dijo...

Qué difícil es contestar, sobre todo en una sociedad que peca más que habla.
Pásate por mi blog que vas a ver el video que hice ayer en los Goya, donde te darás cuenta de lo que nos ocultó TVE.
Saludos

Terly dijo...

Gracias, Militos por este recordatorio.
Fíjate, te aseguro que sabía que pecaba mucho y en muchas ocasiones, pero nunca pensé que tanto.
Gracias de nuevo.
Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...