jueves, 12 de abril de 2012

TIEMPO DE RECOGER



Hoy es normal escuchar con frecuencia la frase lapidaria de: "Soy creyente, pero no practicante," frase que, si es verdadera para quien la formula, he de confesar  supera  mis entendederas. En este sentido respeto todas las opciones de la persona, en principio no dudo de la sinceridad de nadie, pero he de decir que no lo entiendo.

Creer o no creer en algo no puede ser un pensamiento o una idea que se aparca en un rincón del intelecto para que no tenga mayor transcendencia en nuestra vida.  En cualquier ámbito de nuestra existencia todo aquello en lo que se cree ha de tener una finalidad propia, así pues, si creo en el Trabajo voy a trabajar, mientras la crisis me lo permita. La gran tragedia del paro tiene más connotaciones que la económica, que la de no poder sustentar a la familia ni tener una vivienda, eso es lo primario, pero además, para el parado está la tragedia personal de no poder cumplir con esa aspiración de toda persona normal que cree en el trabajo como derecho y obligación individual. 

Podríamos recorrer todas las aficiones y facetas que integran nuestra vida para llegar a la misma conclusión: Aquello en lo que creo exige de mi una respuesta. Si creo en el amor no significa:
¡Que bonito es el amor!
Esa creencia me lleva a ejercerla a diario, a cada momento, en la familia,  en la amistad, en la caridad con el prójimo..., de la misma manera que aquel que sólo cree en la diversión hará todo lo posible por divertirse cuanto pueda. Si crees en la Lectura, en el Deporte, en el Arte, en la Música... ¿No harás maravillas para dedicar parte de tu tiempo a practicar alguna de esas creencias? ¿Por qué entonces hacer esa salvedad con el tema religioso? Ser creyente Católico o Protestante o Judio..., exige de mi una respuesta, creer por creer no tiene sentido si no es para vivirlo, más cómodo sí es, por supuesto, pero carece utilidad.

PARA  CREYENTES  PRACTICANTES

De todas maneras me he desviado de la idea que me llevaba a escribir hoy,   era otra mucho más concreta, la de referirme a ese posible vacío que nos puede quedar a algunos cristianos cuando vivimos intensamente las grandes festividades de nuestra Religión, los ciclos litúrgicos que tanto nos ayudan a caminar por la vida, tales como  Adviento,  Navidad,  Cuaresma, Semana Santa... Todo ese fervor y dedicación que ponemos o intentamos poner en vivir esos momentos álgidos de  nuestra FE, es difícil mantenerlo una vez pasadas las celebraciones. Sin embargo, el "borrón y cuenta nueva" no va contigo ni conmigo porque cada conmemoración de la vida de Jesucristo no es un mero sentimiento o nos lleva a mejorar nuestra propia vida o  estamos equivocando el camino. Esa vida ordinaria, corriente, de cada día, es el elemento colocado por Dios en las manos de cada uno para que con él trabajemos en nuestra santidad.

Es cierto que nos puede quedar como una nostalgia de lo vivido en Semana Santa o en cualquiera de las otras fechas señaladas, como una horfandad de sentimientos elevados, esto ya no nos puede pillar de sorpresa, la vida cristiana no está  basada en los sentimientos, sino en la lucha por mejorar, por santificarnos y santificar a los demás.

Por eso me ha parecido muy adecuado para esta época de Tiempo Ordinario que comenzará después de la Pascua, seguir un programa concreto que cada persona puede hacer a su medida, en el que deben fijarse:
_ Los ratos de Oración y Trato con Dios.
_Tiempos de Lectura Espiritual y Evangelio, saber aplicarlo a la vida diaria.
_  La Misa y Comunión,
_La fecha de la Confesión.
Respecto a estos Sacramentos conviene recordar a los amigos y conocidos que anden un poco abandonados por dejadez o comodidad, que si no lo hacen con frecuencia al menos es obligatorio, bajo Pecado Mortal, confesar y comulgar una vez al año.
_Acudir a Dios y a la Virgen, especialmente con el Rosario, en todas las necesidades y preocupaciones, pero también en esos momentos de alegría y de dar gracias que existen en la vida de todo cristiano.
_Tener marcadas cada día algunas mortificaciones que no mortifiquen a los demás (S. Josemaría), por el contrario que les haga la vida más agradable.
_No saltarse el Examén de Conciencia cada noche.
_Poner metas concretas para la convivencia con todos, los de casa y los de fuera. Saber en qué puntos fallamos.
 
Bueno, os ruego me perdonéis, pues no soy nadie para dar consejos.  Sé a ciencia cierta que cada uno, cada cristiano que se precie de ser creyente y practicante, tiene ya un plan de vida concreto y eficaz para vivir con el mismo entusiasmo y fidelidad las épocas grandes y festivas como el día a día de nuestra santificación.


8 comentarios:

Rocio dijo...

Militos ,soy seguidora de tu blog desde hace años,uff,me parece que has pusto muchas cosa para el plan de vida diario,si yo hiciera todo eso,me tendría que acostar una hora antes para hacer el examen de conciencia,y levantarme otra hora antes para hacer lo que dices,y además la csa,la compra, la comida,atender a la familia uff,que va,ademas,hay que descansar tomarte un café o una cervaza y tirarte de vez en cuando en el sofá y no pensar en nada,me apunto a la misa diaria y poco mas.un fuerte abrazo Rocío

Militos dijo...

jajaja..., querida Rocío, el Plan de Vida tiene que ser como un guante que se adapte a la mano de cada uno(S. Josemaría)sin que apriete demasiado ni quede muy holgado.
Cada persona sabe lo que Dios le pide y si no lo sabe que consulte con el confesor, yo sólo he esbozado un ejemplo.
Me encanta tu comentario y te agradezco la visita.
Un beso con cariño

Br dijo...

Quién se dice creyente, pero no practicante no tiene ni idea de lo que está diciendo. Un creyente no puede dejar de practicar y practicar. Todo es practicar, desde sonreir, desde dar la mano, ... hasta ayudar al que lo necesita.
Normalmente decir no practicante equivale a no ira misa. Qué rollo! verdad, ese rito tan antiguo y aburrido, cosa de curas y beatas... piensan.

Pues qué pena!. No saben lo que se pierden.
En la misa de ayer, y en la de hoy, sentía (he vuelto a coger la carrerilla otra vez desde el jueves Santo de misa diaria, ya que desde hacía unos meses iba 2 ó 3 veces a la semana, cuando anteriormente me he pegado más de 3 años yendo a diario) un gozo tal que me vino a la mente que si estuviera en el corredor de la muerte en USA, da igual inocente como culpable, y me preguntaran cuál era mi última voluntad, mi respuesta sería clara:

1º-QUIERO UN SACERDOTE DE LA IGLESIA CATÓLICA PARA CONFESARME.

2º-AISTIR A MI ÚLTIMA MISA.

Después me pueden hacer lo que quieran, a ser posible sin dolor claro!.Y una vez muerto que hagan lo que les dé la gana con mi cuerpo, que eso no mi importa nada.

Y pensaba que era la persona más privilegiada del mundo (junto con todos los que hacen lo mismo en todo lugar) de asistir a lo más grande que existe en este mundo: estar con Dios, la Virgen, todos los santos y ángeles del Cielo, aquí en la Tierra durante la misa.

Quién dice que cree pero que no es practicante, en realidad, lo que tiene es creencias, pero no tiene apenas fe. Nadie que tenga algo más que casi nada de fe, puede dejar Dios en un segundo plano en su vida. Para una persona de fe, lo que ocupa el primer lugar en su vida es DIOS, y luego todo lo demás.

Sin fe, directamente es que no me interesa ni vivir. No cambio mi fe por nada, lo siento pero no es negociable.

El plan está bien, pero procuro hacerlo más completo que ese, cómo dices se tiene que adaptar a cada uno.

Vale Mili?

ARCENDO dijo...

Que bien lo explicas todo, cuanto enseñas, y cuanto estoy de acuerdo contigo.
Son esos periodos tan fuertes, los que después nos dejan sin aliento.
Sin embargo, como bien dices... el retomar, con perseverancia el camino de la devoción cotidiana, es el mejor modo de aprovechar los impulsos de aquellos días fuertes, que ahora parecen dormidos, ante tantos esfuerzos.
Bien apuntado y sugerido, BIEN ACONSEJADO, no hay pues, que pedir perdón por nada, antes bien, somos los que aprendemos de tí, los que te tenemos que dar las gracias, y yo, `por mi parte, un besiño de lo más gordo.

OFF TOPIC. ¿Como va la parroquia rojiblanca después de la debacle del 4-1? jajaja, que malo soy...
HALA MADRID.

gosspi dijo...

Hola Militos..estoy de acuerdo contigo en Todo!!!!
Pero Hoy estoy un poco abatida, si. Cuando me llegan los desamores y entro en pedirle la vida a quien no me la puede Dar....fijate que lo sé....entro en el desanimo....la "pesca" de Hoy ha sido entrar a leeros...y cada uno me habeis dado pautas para ponerlas en practica....cuanta humildad necesito Militos...para entrar en la Bendicion....no quiero la tristeza y ahí me tienes resistiendome a estar triste....asi que aunque me cueste sudores sonreiré.....eso si puedo hacerlo pero sin ninguna gana....reza por mi vale?.

Militos dijo...

Gosspi: Cuenta con mi oración, todo pasará.
Un beso fuerte

Maria del Rayo dijo...

Gracias Mili, es un bello programa, no olvidarlo nunca.

No te vayas a molestar por lo que te voy a decir, he visto el sidebar de tu blog, me he fijado que tienes repetido el "gadget" de etiquetas.
No me gusta hacer peticiones...pero esta vez te pido por favor que si enlazas al tuyo uno de los blogs en los que participo, el mío personal no, creo que no esta para lo grande que es el tuyo. El mío lo siento muy humilde pero el de "Quiero Suicidarme" si, durante todo el tiempo estamos recibiendo peticiones de ayuda, es mucha la necesidad, y su tu ayudas a difundir te lo agradeceré enormente con oración.

Este es el URL de enlace y seguimiento, por si te animas.
http://feeds.feedburner.com/blogspot/IoXhe

Gracias Dios te bendice.

Urdanautorum dijo...

No sé por qué pides perdón; al contrario, es de agradecer tus consejos.
Un bs.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...