miércoles, 11 de septiembre de 2013

ESTOY




La verdad es que estoy como estoy, pero estoy.

Hoy abro el blog para suplicar una oración que me levante, que me ayude a caminar... Este año aguardaba el verano, con la natación y los nietos, como si fuera la panacea a mis males y claro, no lo ha sido porque  la cura del mal interior nunca se logra desde fuera. La curación de lo de dentro sólo puede venir de dentro y no cuando uno quiera, sino cuando Dios lo tenga a bien. 
 
 He dudado en publicar esto, pero algo me dice que os haga partícipes de mi oración por si en este mundo vasto de la blogosfera algún hermano se encuentra en estos momentos en una   situación semejante a la mía.
 
Señor. sé que con tu arado, con la cruz, con el dolor, estás allanado mi tierra reseca para que tu siembra, la siembra de tantos años, dé al fin un fruto que dure, que permanezca.
 
Dios, te necesito porque me equivoco, cometo errores. Estaba segura de no caer y ante tu última prueba estoy tambaleando. Al cabo de los años siento que he pecado de soberbia creyendo que nada podía ya tumbarme... Y no es que ya no tenga fe en ti, en tu amor, en tu misericordia, es que me dejo llevar de la tristeza y todo lo edificado se me viene abajo.
 
Aumenta mi fe, Señor, Padre mío, porque sé que la cruz, el dolor, son momentos de gracia, de tu Gracia, en los que el hombre se une definitivamente a ti o se aparta para siempre.
 
Señor,  que me ves, me oyes, conoces este revuelo que tengo en el alma que ni yo misma sé lo que es ni cómo es. Jesús, déjame tocarte como Tomás, como la hemorroisa; no es que dude de ti resucitado, es que dudo de mí, de todo lo que soy, hago , pienso..., de que sean buenas las intenciones de mi alma, por eso necesito sentir en mi mano el tacto de tu cuerpo, Jesús, de carne y hueso. Si no te hubieras hecho hombre, como Dios, no hubieras podido padecer por el género humano, por redimirnos, por transformarnos en hijos tuyos, Hijos de Dios.
 
Jesús de la Misericordia, esta plegaria de hoy, que inicié para pedirte que me sacaras de esta crisis, me está llevando, Tú la estás llevando a contemplar tu Humanidad santa. Creo que nunca te lo  he agradecido bastante, perdóname, Señor.
 
Una vez más, Señor:
 "Aquí estoy para hacer tu voluntad," pero auméntame la fe.
 
 
 

9 comentarios:

Rosa dijo...

Querida Militos, estás, ya lo creo que estás. Acabo de entrar al blog, ahora mismo, y he visto tu entrada, y me alegro muchísimo de verte, mi querida Militos. Es una inmensa riqueza contar contigo en la blogosfera y que expreses todo lo que llevas dentro. Te acompaño, con todo mi corazón. Dios está a tu lado, nos ayuda, y la estela que ha dejado nuestro querido Arcendo, su testimonio valiente y constante de fe, germina, nos acompaña, permanece. Eres una verdadera "capitana", ya lo creo que lo eres.

Te quiero mucho, querida Militos, me alegro infinito verte y leerte, es siempre una alegría inmensa para el alma contar con tu presencia, auténtica, vivida, paso a paso.

Gracias por manifestar y compartir con todos nosotros tus alegrías, tus tristezas, todo. Todo nos ayuda a crecer. Gracias siempre por tu testimonio de fe, como hoy y siempre nos dejas.

Un beso grande, grande. Siempre estás dentro, siempre. Muchas gracias.

gosspi dijo...

Estoy entrando en los blogs y parece que nos inspira a algunos hablar de nuestro interior.
Mi querida Mili....El si confia en Ti!!! Y sobre todo cuando cometemos errores....es ahí donde El actúa. Haz el favor de cantar por dentro y no entrar en la tentacion de la tristeza..haz el favor que la Alegria de saberte Amada es nuestro estandarte!!! Me encanta tu franqueza y tu corazón abierto que no hace mas que ser testigo de que hay un Dios que como un Padre amoroso no deja de Mirarnos en su Hijo que duerme contento en una Cruz que la hace Gloriosa para nosotros. Haz el favor de sonreir!!! un beso fuerte y apretao.

Rosa dijo...

Se me olvidó,recuerdas que nada sucede por casualidad ¿verdad?, tantas veces repetido, así es Militos, tranquila, que los tiempos de Dios, son los tiempos de Dios...Él sabe...la sequedad a la que aludes es una gracia...

Un beso grande, grande, capitana.

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Querida Militos; quiza esta oraciòn que bien conoces, pueda ayudarte. Conmigo lo hace cuando pienso que mi dolor es grande.
Un beso.

ORACION

Quiero seguir tus pasos, Jesús mío
por el duro camino del Calvario,
tus huellas marcarán mi itinerario
y me abrazo a mi cruz con desvarío.

Desgarrada y maltrecha en Ti confío
y al contemplarte envuelto en tu sudario,
con estático andar de visionario,
sólo morir crucificada ansío.

¡Quién Osará quejarse de su suerte
viéndote así desfigurado y yerto,
ensangrentado e rostro, el cuerpo inerte¡...

¡Quiero seguirte, sí, con paso cierto
y en tu costado que el amor ha abierto
por siempre descansar tras de mi muerte¡

Eladia M-E.A.

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Mili!
Unidas en oración.
DTB!!

Puro y Eterno Amor dijo...

Preciosa y sentida oracion.
Mil gracias por ella Militos.

Un abrazote,mil bendiciones.

Boss dijo...

Déjate de rollos y venga para arriba!

Mi oración la tienes.

Anónimo dijo...

Querida militos, tu grito de adentro de tu
corazón me llego.

Cuando yo me siento así, rezo esta oración y
me funciona " Cristo en mi yo en el ,
la sangre de Cristo me libre de ti".

Ánimo no te dejes vencer.

Un abrazo muy grande, Martha V.

Angelo dijo...

Hace casi cinco años que te conozco y lo que veo, es que cada día estás más cerca del Señor, que cada año has cogido un cacho más grande de cruz, así poco a poco, te acercas y comprendes...
Un beso y mi oración diaria

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...