martes, 8 de octubre de 2013

LOS MARTES CON ARCENDO

 
 
 
Para este maravilloso mes del Rosario he encontrado  esta entrada  de Arcendo que más que un post es un tratado sobre el Rosario.  Lo primero que escribió sobre este Arma Poderosa, fue en  octubre del año 2009. Por entonces era frecuente que escribiera más de un post cada día, por lo que había que estar pendiente si no querías perderte alguno. 


viernes 9 de octubre de 2009



, MIS HOJAS SE VUELVEN ROSAS
.
"Que el pensamiento de María , sea la estrella que guíe tus pasos a través del desierto de la vida presente y te muestre un día a Jesús". Padre Pio de Pietrelcina.
.

Todos somos un poco responsables de la situación del mundo, En un mundo tan disperso y complicado como el nuestro, es difícil encontrar la paz. Me refiero a esa paz interior que, bien ejercitada, posibilita también, sosiegos y armonías externas.
Una de las advocaciones marianas, más queridas por la Iglesia, es precisamente, la de María como Reina de la Paz; y es ella, la que insistentemente nos marca el rumbo, nos enseña el camino, un camino plagado de rosas. El mismo, exactamente, que la Iglesia nos propone cada mes de Octubre, mes del Rosario.
.
Habría muchas cosas que decir sobre el Rosario, pero a parte de simbolismos, el de las rosas, o el de los nombres que constituyen la armadura del rosario, yo destacaría ante todo su sencillez, porque, como decía Juan Pablo II, es ahí donde los frutos del Rosario crecen con mayor eficacia, “en su sencillez y profundidad –decía el Papa–, el Rosario sigue siendo una oración de gran significado, destinada a producir frutos de santidad.”
.
El rosario es algo tan sencillo, tan simple, como el respirar. Respirar es sumamente importante para mí, es vital, respiro todo el tiempo. Rezar el rosario es como respirar, es muy sencillo, sin embargo también da la vida, la vida del alma. Pero así mismo, en cada aspiración e inspiración, en cada cuenta meditada, se nos acerca la posibilidad de abrirnos a los Misterios insondables de Dios, en la vida de su Hijo, de forma tan profunda, que solo los Sacramentos pueden superar.
.
Cada AveMaría lleva consigo todas las características de una homilía perfecta y breve. Y el Rosario en su conjunto está marcado por el tema del camino (el nuestro y el de la humanidad); un camino, el único, capaz de sanar las heridas de nuestro tiempo.
Cada AveMaría, también, evoca el viaje individual que cada uno de nosotros debe hacer del nacimiento a la muerte. Está marcado por el ritmo biológico de toda vida humana. Cita los tres momentos de la vida de los cuales podemos estar absolutamente seguros: hemos nacido, vivimos ahora y moriremos un día. Empieza en el principio de toda vida humana, la concepción en el seno materno. Nos sitúa también, en el momento en que pedimos a maría sus oraciones. Y por fin, encara la muerte, nuestra propia muerte. Es una oración increíblemente física. Está marcada por el inevitable drama corporal de todo cuerpo humano que ha nacido y debe morir.
Un camino que, hemos de recorrer bajo el ejemplo y el amparo de María. Con total apertura al mensaje del Ángel.
.
Ante el anuncio, Ella responde siempre: "He aquí a la servidora del Señor. Que se haga en mí según lo has dicho", con total aceptación a la voluntad de Dios, con total humillación a su Majestad divina, pero sus palabras de asentimiento no la transforman en una esclava de Dios sin voluntad propia, es una respuesta firme pero profunda y sabedora que esa plena disponibilidad va a hacer que su persona se transforme, que Dios corresponderá a esa relación, llenándola de gracia. "El Señor está contigo" esa es la respuesta de Dios, ¡quien puede pedir más!
.
Cuando rezamos el Rosario pues, celebramos que el Señor está verdaderamente con nosotros, que estamos en su presencia. Repetimos las palabras del ángel: "El Señor está contigo". Es una plegaria de la presencia misma de Dios.
Sin embargo, a menudo, a pesar de esa gran riqueza teológica del Rosario, hay quien dice que es muy repetitivo. Se podría argumentar ante esto que el Rosario es bastante parecido a estas tradiciones de piedad oriental (los mantras) y que la constante repetición de estas palabras puede hacer en nuestro corazón una lenta pero profunda transformación; pero la cosa es mucho más sencilla, tan simple como el Rosario; cuando amamos, sabemos bien que no basta nunca con decir una sola vez "te amo", Queremos decirlo más y más, esperando también que el otro desee oírlo más y más.


Se trata de buscar la hondura a través de la simplicidad, de hacernos como niños, pedir a la Madre con insistencia que el Padre no sea demasiado duro con nuestras faltas..Chesterton escribía: "los niños desbordan vitalidad por que son feroces y libres de espíritu es por lo que quieren que las cosas se repitan y no cambien nunca. Siempre piden ¿una vez más!; y la persona mayor recomienza ya a punto de hartarse porque las personas mayores no son lo bastante fuertes para exultar en la monotonía. Puede ser que Dios diga todas las mañanas al sol "¡vamos, una vez más!"; y todas las noches a la luna: "¡Vamos, otra vez!". No es necesariamente por una absoluta necesidad la que haga a todas las margaritas parecidas; pudiera ser cree a cada margarita separadamente, pero no las deje nunca de hacer así. Pudiera ser que Dios tenga un eterno apetito de niño; porque si hemos pecado y hemos crecido, nuestro Padre es más joven que nosotros. La repetición en la naturaleza puede ser no una simple recurrencia, sino, como en el teatro un bis donde el cielo recordaría al pájaro que ha puesto otra vez un huevo”. ¡Oh, una vez más nuestra repetición del Rosario!
.
Por eso, intentemos rezar el Rosario con sencillez, como niños delante de Dios. Saboreemos las palabras del ángel dirigidas a cada uno de nosotros: "El Señor está contigo". Repitamos continuamente las mismas palabras con la exhuberancia vital de los niños de Dios, que se alegran siempre con los regalos y también compartamos ese regalo, que es el rezo del Santo Rosario con todos los que nos rodean.
.
El Beato Longo, apóstol del Rosario, decía: «Quien propaga el Rosario, se salva»; otro motivo más, para agarrarse a el, con fuerza y difundir sus incontables beneficios.
.

* * *
.
Pdta. Esta noche me acabo de enterar de la entrada en el cielo de un alma preciosa.
Solo tenía unas horas de vida, sus padres sabían de las complicaciones que podían tener en su nacimiento pero aún así, decidieron no abortar y seguir adelante con el embarazo.
La pequeña ha pasado por la tierra de puntillas, pero ha tenido la inmensa suerte de haber sido bautizada, por eso ya está disfrutando de la presencia que otros, tantos anhelamos.
La historia es larga, y Ángel de “Siete en familia” promovió una cadena de oración por la niña y por sus padres (
ver enlace), ahora que ya ha pasado todo, yo también, hoy, os pido en este post, dedicado a la Virgen, que encomendéis a María, a esa familia preciosa que tienen la suerte de tener ya a su pequeña Georgina, gozando en el cielo.
Ofreced hoy, a Nuestra Madre, la mejor rosa del día y acordaos de estos queridos hermanos nuestros. Gracias, de antemano.




PUBLICADO POR ARCENDO A LAS 00'18

3 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

WWWWOOOOOOOWWWWW
SUPER HERMOSOS.
Ya esperaba con ansia este post.
Gracias Mili.
DTB!!

Rosa dijo...

¡Madre mía!, ¡qué bonito!, yo también lo esperaba.

¡Qué bonito, Militos!

Gracias, no sé cuántas...muchísimas...

Muchos besos.

Angelo dijo...

Que buena idea ha sido colocar los martes de Arcendo. ¡Qué bien me ha hecho leer este post! Si es que lo tenemos con nosotros...
Gracias. Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...