jueves, 21 de noviembre de 2013

EL VALOR DEL SILENCIO

 


 
Silencio
 
Un hombre se acercó a un monje. Le preguntó:
 
- ¿Qué es lo que aprendes ordinariamente en tu vida de silencio?
 
El monje estaba sacando agua de un pozo y dijo al visitante:
 
- Mira allá abajo, en el fondo del pozo. ¿Qué ves?
 
El hombre miró no vio nada.
 
- No veo nada, dijo.
 
Después de un tiempo en que el monje estuvo absolutamente quieto, el monje dijo de nuevo al visitante:
 
- Mira ahora. ¿Qué ves en el pozo?
El hombre obedeció y respondió:
 
- Ahora me veo a mí mismo: el agua es mi espejo.
 
El monje le dijo:
 
- Ves, cuando sumerjo el cubo, el agua se agita; ahora, en cambio, el agua está tranquila. Esta es la experiencia del silencio: el hombre se ve a sí mismo.
 
Anécdota copiada del blog:
 
//www.losbuenosdiasderecarey.blogspot.com/
 
 
 
 
 
 
 
 
El valor del silencio es inconmensurable cuando trae la paz al alma y se escucha el susurro de Dios, pero cuando se trata de un silencio forzado por las circunstancias es casi desesperante, tal como me ocurre ahora.
 
Que nadie se asuste, simplemente es que estoy en el campo y nos  han colocado unos postes rudimentarios de tosca madera que en teoría era para mejorar las conexiones y cuyo efecto parece ser lo contrario.
 
Es verdad que desde aquí siempre he tenido problemas, pero lo de ahora es la "catrofe", como decía un amigo cartagenero, de tal manera que no puedo entrar en ningún sitio de la red.
 
En estos momentos parece que me dejan escribir, pero ni siquiera sé si podré publicar. Yo seguiré intentando y ya veremos... Menos mal que el sábado vuelvo a Madrid.
 
Mientras tanto, perdonarme porque no puedo ni dejaros comentarios, menos mal que nos entretenemos recogiendo las hojas caídas del otoño que alfombran toda la parcela. 

PD/ Tenía un post de los de pensar, pero lo dejo para otro día más tranquilo.
 
Que seaís felices

5 comentarios:

Puro y Eterno Amor dijo...

Un abrazo inmenso Militos.
Bendiciones.

quedateenminube dijo...

Qué bonita historia, y es así, el silencio nos hace pensar...
Un abrazo!

Rosa dijo...

Precioso, Militos.

Espero que se solucione pronto. Te esperamos.

Mañana, si Dios quiere, me voy de retiro de Adviento, solo mañana sábado. Me vendrá muy bien. Te dejé un correo.

Un beso grande.

Maria del Rayo dijo...

Muchas gracias Mili.
DTB!!

gosspi dijo...

Sin este silencio no hay nada que ver....todo se enturbia y nos perdemos tan facilmente....un beso Mili. Gracias por tu entrada...y no te preocupes, nos hacemos cargo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...