martes, 7 de enero de 2014

LOS MARTES CON ARCENDO

.

 
Hoy, queridos blogueros, con la muerte de mi sobrina  Elisa, en la madrugada de la Epifanía, sólo puedo traeros este impresionante y sentido post de Arcendo

 

martes, 30 de noviembre de 2010

DEDEL DOLOR Y LA ENFERMEDADL DDEL DOLOR Y LA ENFERMEDAD OLOR Y LA ENFERMEDAD DOLOR Y LA ENFERMEDAD

 
Bendito sea el dolor. Amado sea el dolor. Santificado sea el dolor... ¡Glorificado sea el dolor!” Camino punto 208. San Josemaría Escrivá.
.Ya lo hemos dicho muchas veces, la gracia no coloca al creyente fuera del alcance de la enfermedad y del dolor; todos como humanos, estamos expuestos; por eso…., si llega la prueba, ¡que acabará llegando!, es inevitable, lo único que se puede hacer es intentar dar la talla.
.Con el dolor y la enfermedad pasa algo curioso…, lo mismo puede ser o parecer, una maldición…., y también puede ser o lo podemos transformar en una bendición…, entonces, la pregunta es... ¿Como podremos "usar" la enfermedad y el dolor en nuestro beneficio?
Cuando..., gracias a la enfermedad olvidamos nuestros orgullos y altiveces, cuando reconocemos nuestra fragilidad y las necesidades que tenemos, y sobretodo cuando sabemos humillarnos para pedir, lo que nos falta. La enfermedad prueba, de qué tipo de pasta somos, o como está hecha nuestra fé.
Por eso…, creo que no debemos quejarnos sino dar gracias a Dios cuando vengan mal dadas. Porque ¡Cuántas veces la maravillosa providencia de Dios se ha valido de la enfermedad para salvar almas!
.
Se podría decir que la enfermedad es buena consejera: suaviza los corazones humanos, les recuerda su muerte y muchas veces, hace que los hombres piensen seriamente en Dios. Por tanto… si la enfermedad puede lograr todas esas cosas (y, ¿quién puede negarlo?), yo tengo que concluir que los beneficios de la enfermedad y el dolor son mucho mejor que los daños. En realidad, la enfermedad vista así…, ¡hasta trae paz al alma!
.
Y todo eso es verdad y está muy bien…, pero lo que más difícil es de llevar es cuando ese dolor y esa enfermedad no son propias…, si no que las ves en los demás y en especial en alguien a quien quieres con toda el alma…
Es entonces, de verdad, cuando necesitamos un fuerte consuelo en ese tiempo de necesidad, y para ello, buscamos desesperadamente, incluso más que con el dolor propio, la unión con Cristo. Lo bonito y lo excelente del caso, es que muchas veces, como ahora, se siente esa mano amorosa de Dios en las palabras de aliento y en las oraciones de los amigos; de todos mis amigos-hermanos, a los que doy las gracias por su "sintiente" cercanía.
Dicen que el dolor curte…., y ahora, por mi experiencia también sé que el dolor, UNE; por eso…, yo digo ahora... ¡Bendito sea este dolor, que tanto me acerca a DIOS, a través de todos vosotros!
.

7 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Gracias!!
Solo puedo decir que hermosas palabras!!

Rosa dijo...

¡Gracias!

Un beso.

ANGELO ST dijo...

Encomiendo a tu sobrina a quien hemos tenido presente. Madre mia, quien iba a decir que ese post de Arcendo, iba a hacerse realidad tan cercana.
Gracias por haberlo puesto. Es muy consolador. Un abrazo

jose luis samper dijo...

Os acompaño en el dolor y la oración. Buena y real escolta tuvo hasta la presencia del Padre.

Sacramento Rosales dijo...

Y tanto que une ...

Rosa dijo...

Un beso, querida Militos.

Fran dijo...

Cuanto siento la pérdida de tu sobrina y ese dolor que tendréis, porque, como dice Arcendo en su post, es difícil de llevar el sufrimiento de los que quieres.


Hoy me siento cerca de ti, pediré por todos vosotros, para encomendar a tu sobrina y para que Dios os traiga la paz.

Un beso enorme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...