sábado, 1 de noviembre de 2008

PLENITUD




Hay un punto del libro de Camino, el 285 para ser más exacta, que a mí siempre me ha gustado de manera especial. Tanto que fue el que elegí para recordatorio de la muerte de mi padre. No me gustaban los clásicos de antes con esos ribetes negros alrededor que, si bien es cierto, son acordes con lamuerte de un ser querido, me parecía que infundían mucha tristeza e incluso algunas personas mostraban su repelús a aceptarlos cuando se repartían. Encontré unos que me no me parecieron tan lúgubres. En el reverso únicamente grabé la fecha de nacimiento y la de defunción, junto con el apelativo por el que todo el mundo le conocía Goyo. Terminando con el punto de Camino que he citado:
LA CONVERSIÓN ES OBRA DE
UN INSTANTE.
lA SANTIFICACIÓN
ES OBRA DE TODA LA VIDA
(285, Camino)


Es conveniente que hoy hablemos de esa dedicación que, después de la fiesta de Todos los Santos, hace la Iglesia a los fieles Difuntos, pero no me gustaría que nadie viese esta conmemoración con pena y disgusto. Es inevitable que si la muerte del ser querido está reciente, estos días sean particularmente penosos para sus familiares. Pero alguien dijo que los que han muerto, nunca mueren del todo mientras los vivos los recuerdan, los tienen en su pensamiento. Son días para rezar por ellos, ofrecer misas que es la mejor manera de rezar.
Esta vez no quiero alargarme mucho, sólo decir algo sobre la forma de rezar.
La oración es como el recinto más sagrado de nuestra alma, donde no dejamos entrar a nadie. El lugar de encuentro con Dios. Los únicos invitados son aquellas personas que nosotros traemos a la oración, para hacerlas presentes ante Dios. No sólo le hablamos de nosotros mismos o de El, sino de todas los seres a los que amamos. Y entre ellos, están esas personas tan queridas que nos han dejado. La muerte no ha roto la unión que tuvimos con ellas en vida. Por eso las involucramos en la oración, no sólo para pedir por ellas, sino que, revitalizando la Comunión de los Santos, sabemos que existe una Iglesia purgante donde se encuentran las almas todavía no purificadas para alcanzar la Gloria. Pero que cuentan con ese don maravilloso que conlleva, al mismo tiempo que rezamos por ellas, el hecho de que ellas pueden interceder por nosotros y por las cosas que nosotros les encomendemos. No hay que tener reparo alguno en esto, ni pensar: "¡pues bastante tienen ellas!". Ellas ya tiene asegurada la salvación de sus almas y la Gloria, antes o después. Y os aseguro que son tremendamente eficaces a la hora de interceder por nosotros.
Los difuntos siguen vivos para Dios, por eso también deben seguir vivos para nosotros.

Primero pediremos por los pecados que pudieron cometer en vida porque eso de que "to er mundo e gueno",estaba bien como película de Sumers, pero la realidad es otra. Todos los difuntos necesitan nuestras oraciones. Quizás hasta puede que alguno te causara heridas mientras estuvo en la tierra. Lo primero es perdonar tú lo que pudieron hacerte en su vida. Ellos a tí, si el ofensor fuiste tú, ya te han perdonado porque están viviendo en plenitud aunque se encuentren en el Purgatorio. La plenitud es saber que están salvados.
Ellos ya lo saben, en cambio ¿tú y yo?














16 comentarios:

Martha Colmenares dijo...

Hola Militos, muy bella la entrada, como siempre para la reflexión. He enlazado el post de las Mujeres de la historia donde está el video de Arcendo.
Un abrazo, Martha

Militos dijo...

Gracias Martha, voy a ver tu enlace. Un abrazo fuerte

Desire dijo...

Hola MIlitos esta entrada me ha devuelto algo de paz y esperanza ante las desiciones de Dios para llevarse a nuestros seres queridos.

Aprendiz dijo...

Muy bonita la entrada, la verdad nunca se me ha ocurrido encomendarme a las ánimas del purgatorio.
Besos

Militos dijo...

desire: Ellos están en paz y nuestro mejor regalo es intentar encontrarla también, a pesar del hueco que nunca se llena, en ese cariño y recuerdo que les mantiene vivos dentro de nosotros. Un beso


Aprendiz: pues ahora que lo has descubierto, aprovéchalo. De verdad que son eficaces, yo lo he experimentado muchas veces.
No es espiritismo ni mucho menos. ¿Te digo mi fórmula?

Padrenuestro por el alma de fulanito y sus intenciones y por las que yo le he encomendado. Y ¡adelante!. Besitos

Caballero ZP dijo...

Muy sabias palabras Militos, está bien eso de perdonar.
Saludos

Militos dijo...

Caballerozp: espero que hoy no te habré despistado con la entrada del post. ¿No?
Un abrazo

Julio dijo...

¡Almas del Purgatorio!...Si las viéramos suplicantes,pidiéndonos una oración,para poder entrar en el cielo a abrazar a nuestro Dios.
Si pudiéramos ver entrar a las que
metemos en el cielo,con nuestras oraciones...Benditas Almas del
Purgatorio...Estamos con vosotras,
porque os queremos.

Álvaro Ortega dijo...

Yo he rezado por todos los santos y por los familiares difuntos que tengo, y la verdad es que me ha venido muy bien tu artículo para la reflexión y es totalmente brillante como aquí se ha manifestado ;-)

Un Abrazo.

Militos dijo...

Alvaro ortega: gracias. Me alegro que te haya gustado. ¿Tú estás en la encuesta de los blogs, no? Y además creo que vamos casi iguales.
Mañana pasaré a visitarte.
Saludos

ARCENDO dijo...

Benditas almas del purgatorio, a ellas ya se les acabó su tiempo...¡cuanto bien las podemos hacer, accelerando con nuestra vida y nuestras oraciones, su encuentro con el Padre! y ¡Cuanto bien, nos hará a nosotros saber que tendremos tantos aliados allá arriba!, gracias por este precioso necesario y útilisimo post.
Estoy elaborando tu petición, disculpa por haber estado todo el fin de semana en off.
Besos.

Paqui dijo...

Militos, gracias por tu apoyo y solidaridad hacia mi familia.
Saludos

porlafamiliaporlavida dijo...

Hola Militos precioso post. Y el punto 285 de Camino, tiene toda la razón, San Josemaría era un hombre que para mí tenía dos grandes virtudes su sencillez y su gran inteligencia, que le hacía ser capaz de transmitir para que cualquiera pudiera entenderle perfectamente.

UN saludo.

Seneka dijo...

Réquiem aeternam dona eis, Dómine.
R/. Et lux perpétua lúceat eis.

Requiescant in pace.
R/. Amen.

Militos dijo...

Seneka: gracias, precisamente tu plegaria es lo que le ha faltado a mi post. Así me lo has completado.
Un saludo

Militos dijo...

Paqui. sabes que cuentas con muchos blogs que te apoyamos. Tú sigue contando como van las cosas.
Besos

Ana: es que el único adorno de la santidad es la sencillez y la humildad.
Un abrazo

Arcendo: como habrás visto es parecido a lo que dice Valverde, pero sin cantar, que yo lo hago muy mal.
Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...