miércoles, 20 de enero de 2010

HAITÍ, UNA PROMESA, UNA ESPERANZA

Hospital de campaña de Cáritas donde se atiende a las víctimas

La Santa Misa en Haití, fuera de la Catedral.



Nada de lo que podamos decir va a mitigar la tragedia de Haití, eso lo sabemos con toda certeza. Sin embargo, hay que reconocer que este terremoto de consecuencias incomensurables, ha conseguido sacar a la luz lo mejor del corazón humano, de esos corazones que día tras día nos hacen exclamar lo mal que está nuestro mundo. Es verdad que lo está, pero la manera de volcarse con aquella desgracia, la forma espontánea de participar en ella, individual y colectivamente está siendo admirable. Otra cosa es el caos y el pillaje ante la falta de todo que están padeciendo los haitianos.

Sabemos que reconstruir aquel pais y aquellas vidas va a ser largo y muy costoso, tal vez parezca imposible, pero se va a lograr con el empeño, las aportaciones y oraciones de todos los que nos sentimos hermanos de quienes han sufrido este desgarro. Surgirá mejor, mucho mejor que la situación en que se encontraba anterior al seismo.


Imágenes de la Misa

Dentro del dolor y el luto, nos han llegado noticias reconfortantes. Esas víctimas con vida que se han ido encontrando después de varios días del derrumbe total, son auténticos milagros de este siglo XXI. Hoy, transcurridos siete días, una anciana de setenta y nueve años ha sido rescatada de la muerte bajo los escombros.
Y sobre todo esos niños que parecen tan débiles y que han resistido sepultados, sin comida, sin bebida y sin entender nada de la situación. Bebés de meses, de años y los dos hermanos, de siete y nueve años, agarrados de la mano que se encontraron ayer entre las ruínas. Impactante la emoción y las lagrimas de los bomberos ante estos encuentros.
Esta es la auténtica hermandad, de razas, culturas y civilizaciones.


Hoy hemos sabido también cómo Cáritas lleva, desde 1975, trabajando en aquel terreno. Venticinco personas residian allí, de las cuales algunas han desaparecido. Los voluntarios de Cáritas Internacional están desde el primer día organizados con un hospital de campaña donde se atiende a los heridos, segun los van recogiendo. Y quiero agradecer desde mi blog, a Telemadrid, el habernos brindado las imágenes de esta organización de la Iglesia repartiendo organizadamente víveres, agua y medicinas a todo el que lo necesita, como también su participación directa, desde las primeras horas, en rescatar de los escombros a numerosas víctimas. Así como la recaudación de dinero, cuyas cifras exactas aún no se conocen porque las donaciones siguen llegando, pero que superan toda previsión, con la contribución generosa de Cáritas de todo el mundo.
Es verdad que en los medios se habla poco de este organismo capital de la Iglesia, pero la Iglesia en todas partes trabaja en el silencio, sin publicidad excesiva, como el mismo Jesucristo nos recomendó, "Que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha".

En estos ojos negros se refleja la esperanza suplicante, la que viene de Dios de acogernos a Él, la que pedimos para Haití, con toda la fuerza de nuestra oración unida en un solo corazón






SANTA MARÍA, ESPERANZA NUESTRA,
AYÚDANOS A MITIGAR EL DOLOR DE NUESTROS HERMANOS.

Este video es solo un ejemplo, en italiano.

10 comentarios:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Esto duele, es un dolor q ahoga las fuerzas y solo Dios sabe porq sucede...
Un beso grande y q la resignación y la fortaleza lleguen pronto.

Roberto dijo...

Si a partir de este desesperante dolor que sufre Haití estas semanas,y que vemos por los medios de comunicación, no se organiza el mundo para ayudarle a superar su estado de miseria en forma permanente, habrá triunfado de nuevo el egoísmo sobre la solidaridad más elemental. Pidamos al Señor que mueva los corazones, no sólo de momento, sino permanentemente, para ayudarles a superar su pobreza.

ARCENDO dijo...

Es conmovedor todo lo que está pasando, es conmovedor y dan cuenta de lo cómodos que estamos aquí, de lo poco que hacemos, de lo poco que rezamos, de lo mucho que tenemos, y de lo mucho que nos queda por hacer. Por dentro y por fuera. Estas son imágenes vivas, que nos llaman a la auto movilización, a la conversión total, al amor sin fronteras, ni límites. Porque todo ese dolor será inútil, sino lo transformamos en AMOR, OPERANTE Y COOPERANTE.
BESIÑOS DE AMOR FRATERNAL, agradecidos por tanta buena reflexión.

Caballero ZP dijo...

Tienes razón Militos, lo malo es que solo salga lo bueno de las personas en estas ocasiones.
Saludos

eligelavida dijo...

La Iglesia, siempre presente en primera línea para dar ayuda y consuelo al que lo necesita.

María dijo...

Es terrible lo que ha pasado.

Solidaridad y ayuda para esta gente.

Un beso.

Adrisol dijo...

tal vez, sera un llamado de atención....haití,fué un país olvidado de la mano del hombre..ahora todo el planeta está allí!!
ojalá se siga ayudando,creo que ésto recién empieza..

un abrazo

Terly dijo...

...y con el MAZO dando.
Un beso, Militos.

Luis y Mª Jesús dijo...

En primera línea en Haití y con Haití. Me encontré ayer al cura de San Marcos acercándose a todos los que conocía para pedirles ayuda para cáritas con Haití. todos los esfuerzos son pocos.
Besos

Fair Lady dijo...

Creo que este terremoto ha sido una señal para dar un nuevo comienzo a un país que ya estaba totalmente destruido moral- y financieramente, a parte de las barbaridades que ya existían. Espero, y si existe honradez y bondad, que las ayudas financieras lleguen realmente al 100% para reconstruirlo. Sabemos que un tanto porciento siempre se pierde por el camino, es vergonzoso que se enriquezcan gobiernos y altos mandos a costa de estas desgracias. Sólo espero que Haiti tenga un mejor futuro que pasado.

Un abrazo Militos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...