martes, 30 de octubre de 2012

MIS COSAS









Hoy pensaba estar de regreso en Madrid, pero amaneció el día con  lluvia intensa y sin visos de mejorar por lo que pude comprobar en mi buscador, Por cierto, he de decir que en Internet el tiempo es más exacto que en los pronósticos de Televisión, tampoco es de extrañar porque puedes buscar con mayor concreción. De todas maneras, si Dios quiere, saldremos mañana temprano para poder celebrar con los hijos las dos fiestas de nuestra Madre Iglesia.
 
En un post anterior, ya dije que no suelo ir al Cementerio en estos días de aglomeración, no porque me moleste, ni mucho menos, que los familiares visiten a sus difuntos, limpien sus tumbas, las adornen con flores y recen por ellos, que supongo lo harán, no, simplemente es porque cuando voy lo que busco es paz y silencio, para barullo ya tenemos los centros comerciales.
Paz y silencio para rezar el Rosario por mis difuntos, para recordar lo que fueron en esta vida terrena, hechos y palabras que guardo en mi corazón como la mejor de sus herencias, para agradecerles lo que hicieron por mí, especialmente mi padre ¿ Os he contado que cada vez que me quedaba embarazada era a él al que primero llamaba porque ´sabía que le daba una  gran alegría? Sus palabras siempre eran reconfortantes y animosas. ¿Mi madre? La pobrecita que tuvo seis hijos, dos de ellos en plena Guerra del 36, se preocuba por mí, sobre todo cuando rebasé su propia cifra, jajaja...
 
 
La verdad es que no sé a santo de qué   me vienen estos recuerdos..., debe ser a causa de esta lluvia pertinaz que hermosea el campo y mantiene aún verdes las hojas que ya debían ser otoñales; aquí donde estoy, sólo las Parras han cambiado del todo su color, con ese tono rojizo que tanto las favorece, el Tilo ya ha comenzado a amarillear por sus bajos y el Sauce amenaza con no tardar en alfombrar el suelo de la parcela, mientras el macizo de margaritas blancas y naranjas , plantadas cerca de la Virgen que Paula besaba este verano, se agitan exuberantes entre el viento y el agua.

 
 
Lo cierto es que por las fechas, la lluvia y ese amor renovado cada año hacia los que murieron, estos son los pensamientos de esta tarde, nada que ver con tristezas, si con la añoranza del tiempo que viví con ellos, Los más cercanos, los más recordados porque más tiempo los tuve a mi lado: Mi padre, mi madre, mi abuela que tanto sufrió en el 36 por los 2 hijos caídos en la Guerra, que marcaron  surcos en su rostro  y en sus silencios para siempre, pero no en el cariño que almacenaba para sus nietos, mi madrina y mi tía Carmen, todos  enterrados en la misma sepultura. Mi marido, Julio, también tiene a sus familiares en el mismo  Camposanto, con lo que tenemos muy sencillo visitar y rezar por  todos cuando queramos.




También sé a ciencia cierta que  no están allí, en su sepultura, pero es lo único palpable que nos queda de ellos, su alma, su espíritu ya vive en otra dimensión, en la Gloria, en esa sublime donación de Dios para sus hijos, creados a su imagen y semejanza, a la que más tarde o más temprano espero llegar, aunque haya de pasar por el Purgatorio. donde las almas, a pesar de sus padecimientos por no ver a Dios y sus sufrimientos físicos, necesarios para purgar sus pecados, tienen la seguridad de su salvación, de que un día verán a Dios cara a cara, algo de lo que los que vivimos en la tierra no podemos todavía asegurar con certeza porque sería pecado de presunción, aunque sólo agarrándonos a la Misericordia de Dios podamos tener esa esperanza.
 Por todos los Difuntos rezaré el día 2 de Noviembre, por el que más lo necesite y el que esté más cerca de la puerta para el Cielo,  recordando cuando el Papa beato Juan Pablo II acudió al Cementerio de la Almudena, Madrid, para rezar por ellos. ¡Cómo se lo agradecí!, la muerte de mi madre estaba muy reciente aquel año.
 
Mañana, si Dios quiere, regresaré a Madrid y me reuniré con los hijos y nietos para celebrar el día 1 de noviembre, el día de todos los Santos, de la Iglesia Triunfante en estrecha comunión con la Iglesia Purgante y ésta a la que pertenecemos los que aún estamos en carne mortal, la iglesia Militante. Juntos, como una sola alma y un solo cuerpo, formamos esa bendita Comunión de los Santos, donde unos suplen las carencias de otros, donde el AMOR de Dios nos une de manera inseparable.
 
Y como no puede ser de otra manera, en nuestra mesa no faltarán los riquísimos Buñuelos de Viento y los Huesos de Santo tradicionales, de estos dulces ya dejé el año pasado en este blog unas sabrosas recetas






 



Esta es la manera en que mi familia y yo celebramos estas fiestas, la unica que conozco, la que me enseñaron mis antepasados generación tras generación.


 ¿Es que puede haber otra manera de celebrarlas?

7 comentarios:

gosspi dijo...

Pues las celebras divinamente Mili....yo acabaré una novena a las almas del purgatorio el dia 1...y sé que aunque no vea a mis padres que ya estan en el cielo y a mis seres queridos...celebro que estan en el cielo porque vivian en Gracia de Dios!...y sabes? siento su presencia muy a menudo...estan a nuestro alrededor y interceden por nosotros.....esto hay que celebrarlo...y entraré de convivencia el dia 1 hasta el dia 4...asi que os tendré a todos conmigo como siempre....un beso

Maria del Rayo dijo...

Creo que la oración es lo más importante.
Me encanta como narras todo, haces a que viva cerca de ti.
Gracias!!
DTB!!

LAH dijo...

Me llevas en tus escritos a mis seres mas queridos que partieron Militos, porque tambien fui una privilegiada y lo sigo siendo en cómo me inculcaron la fé y el amor a la Iglesia, esto es un regalo enorme que transmito a mis hijos como mejor puedo, estos dias tengo los recuerdos mas cercanos de la muerte de mi padre que hara un año dentro de nada...y sigo alabando y agradeciendo al Señor por haber tenido esta familia. No suelo ir al cementerio, vivo lejos de donde estan enterrados. Es una fiesta que hay que celebrar asi como tu dices, ni fiestas paganas ni tonterias que nos llenan las calles de esas idioteces paganas. un beso y feliz dia de los Santos con la alegria de que algún dia lo podamos celebrar en la fiesta celestial!

anawin dijo...

Muchas gracias, por su comaprtir, muy lleno de vida.

Anónimo dijo...

Pues yo tampoco creo que vaya a cementerio, me refiero dentro, porque lo que es fuera voy todos los días. Vivo muy cerca a 2 ó 3 minutos, simplemente cruzo una avenida. Anda que no me rezo rosarios por la noche ya tarde paseando a mi perra por los alrededores.
Saludos!

PEPE LASALA dijo...

Gracias Militos por todo lo que nos cuentas, por dejarnos siempre tus pensamientos y por compartirlos. Que Dios te bendiga a ti y a los tuyos amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

ARCENDO dijo...

Gracias querida Mili, por tus constantes oraciones y atenciones que tienes conmigo. Ayer pasé un dia regularcillo, por eso no he posteado nada hoy, lo haré esta noche.
Gracias a DIOS y a Nuestra Mami, hoy estoy un poco más entonado. Efectivamente hoy recordamos a todos los nuestros que ya nos esperan con DIOS, benditos sean todos aquellos que tanto bien nos hicieron en vida. Todo lo que nos cuentas en tus posts, está lleno de amor, y es un ejemplo para todos, por eso cuando a veces te entran las ganas de dejarlo, siempre me afano en disuadirte. Tienes tantos tesoros para compartir... y te quiero tanto por hacerlo...
Bueno que, quien pueda comer buñuelos y huesitos le aproveche, que yo ya lo haré cuando pueda.
En cualquier caso, dejo una vez más mi cariño por este blog y por su dueña.
Besiños siempre agradecidos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...