viernes, 12 de julio de 2013

ANTE EL SAGRARIO



¡Qué bien se está contigo, Señor, junto al Sagrario!
¡Qué bien se está contigo! ¿Por qué no vendré más?
Hace ya muchos años que vengo aquí a diario
Y aquí te encuentro siempre, Amor Solitario,
Solo, pobre, escondido, pensando en mí quizás.
Tú no me dices nada ni yo te digo nada;
Si Tú lo sabes todo, ¿qué voy a decirte?
Sabes todas mis penas, todas mis alegrías,
Sabes que vengo a verte con las manos vacías
Y que no tengo nada que te pueda servir.
Siempre que vengo a verte, siempre te encuentro solo.
¿Será, Señor, que nadie sabe que estás aquí?
No sé, pero sé, en cambio, que aunque nadie viniera,
Aunque nadie te amara ni te lo agradeciera,
Aquí estarías siempre esperándome a mí.

¿Por qué no vendré más? ¡Qué ciego estoy, qué ciego!
Si sé por experiencia que cuando a Ti me llego
Siempre vuelvo cambiado, siempre salgo mejor.
¿Adónde voy, Dios mío, cuando a mi Dios no vengo?
¡Si Tú me esperas siempre! Si a Ti siempre te tengo,
Si jamás me has cerrado las puertas de tu Amor.
¿Por qué no vendré mas si sé que aquí, a tu lado,
Puedo encontrar, Dios mío, lo que tanto he buscado
Mi luz, mi fortaleza, mi paz, mi único bien?
Si jamás he sufrido, si jamás he llorado,
Señor, sin que conmigo llorases Tú también!
¿Por qué no vendré más, Jesús?
¡Si Tú lo estás deseando, si yo lo necesito!
Si sé que no soy nada cuando no vengo aquí.
Si aquí me enseñarás la ciencia de los santos
Como aquí la buscaron y la aprendieron tantos,

Que fueron tus amigos y gozan ya de Ti.
¿Por qué no vendré más, si sé yo
Que Tú eres el modelo único y necesario
Que nada se hace duro mirándote a Ti aquí?
El Sagrario es la celda donde estás encerrado.
¡Qué pobre, qué obediente, qué manso, qué callado,
¡Qué solo, qué escondido... nadie se fija en Ti!
¿Por qué no vendré más ? ¡Oh, Bondad infinita!
Riqueza inestimable que nada necesita,
Y que te has humillado a mendigar mi amor.
Ábreme ya esa puerta, sea ésa ya mi vida,
Olvidado de todos, de todos escondida,
¡Qué bien se está contigo, qué bien se está, Señor!
 
Amén.
 
Padre Carmelita J: Caraud

Esta oración/poema, lo guardaba Don Álvaro del Portillo entre las páginas de su breviario

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén .

Martha V.

gosspi dijo...

Me llega esta oracion como Balsamo a mi corazón Mili....este verano que tengo cerquita de mi al Sagrario estaré tanto tiempo con El...tanto....alli nos veremos tu y yo delante de El para sentirnos Amadisimas. un beso

Rosa dijo...

Jo, Militos, qué maravillosa oración. La guardo. Otra cosa que debo hacer, y que no hago, y no lo hago nunca: el estar junto al Señor, junto al Sagrario. Me he emocionado.

Gracias, querida amiga.

FOTELIAS dijo...

Sin palabras Militos ...bellísima.

Volvemos a la anterior url ...

http://fotelias-fotelias.blogspot.com.es/

...

besiños de esta family.

quedateenminube dijo...

Es una oración preciosa además es tan cierta!!!
Cuando se va al Sagrario, encuentras una paz y un consuelo que es muy difícil de explicar, bien vale la pena hacer una visita porque sales con una fuerza increíble.
Besos!!!

Boss dijo...

No cambio es Sagrario por nada.

Francisco Javier Olivares Chao dijo...

Me ha gustado tanto que lo he pasado a nuestro blog, para que sean unos cuantos más los que recen esta oración y la hagan suya. Además la beatificación de D. Álvaro del Portillo el 27 de septiembre de este año en Madrid, será un acontecimiento para la Iglesia Católica, porque será reafirmar una vez más que el Opus Dei es un camino de santificación, para aquellas almas que reciban la vocación Franja.

http://blogcatolicodejavierolivaresbaiona.blogspot.com.es/2013/07/ante-el-sagrario.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...