sábado, 20 de julio de 2013

ROSARIO BLOGUERO

 
 
 
En verano parece que todo se relentiza, pero hay cosas que no se deben olvidar, tal vez hay que poner más interés y esfuerzo por sacarlas adelante como nuestra vida de piedad, aunque cueste lucha, sobre todo a las madres de familia cuyas vacaciones se ven alegremente  recargadas por una dedicación más exaustiva a los suyos.
 
Para los asuntos de Dios no puede haber vacaciones, por eso me permito recordar que, tanto en verano como en invierno, el Rosario Bloguero  para nosotros es un dulce compromiso que debemos sacar adelante por muy dedicados a los demás que nos encontremos. Puede que en verano nuestros compañeros blogueros necesiten mucho más este apoyo de la oración por excelencia a nuestra Madre, Omnipotencia suplicante.
 
Perdonarme, sé que estáis en ello, pero como, Ángelo  el inspirado iniciador de esta devoción entre nosotros, está de vacaciones familiares y  Arcendo, continuador que nos lo recordaba constantemente, ya se encuentra disfrutando de la presencia real de la Madre, me ha parecido bien hacer de despertador por si el atareado y caluroso verano nos torna olvidadizos.
 
 
Nuestros clásicos siempre cantaron a María
 
¿Quién eres tú, mujer, que, aunque rendida
al parecer, al parecer postrada,
no estás sino en los cielos ensalzada,
no estas sino en la tierra preferida?
 
Pero ¿Qué mucho, si del  sol vestida,
que mucho, si de las estrellas coronada,
vienes de tantas luces ilustrada,
vienes de tantos rayos guarnecida?
 
Cielo y tierra parece, que, a primores,
se compitieron con igual desvelo,
mezcladas sus estrellas y sus flores;
 
 
para que en ti tuviesen tierra y cielo,
con no sé qué lejanos resplandores
de flor del Sol plantada en el Carmelo
 
Calderón de la barca
 

   

4 comentarios:

Boss dijo...

Gracias Mili por recordarlo tú.

Un fuerte abrazo!

Militos dijo...

Gracias a ti, querido Boss, por estar aquí.
Un beso

Maria del Rayo dijo...

Gracias Mili!!

Rosa dijo...

¿Qué puedo decirte, Militos? Es imposible olvidarlo. Gracias por tu labor y por seguir recordándolo, es muy necesario.
El poema me encanta.

Ayer, en la montaña, os tuve muy cerca, como siempre.

Un beso grande, grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...