lunes, 22 de julio de 2013

VIVIR EN FAMILIA




La vida es lo que tiene, nunca te aburre, con su variedad de sucesos y situaciones hace que siempre tengas que estar alerta para vivirla a presión; en ella se mezclan alegrías, penas, sorpresas, gustos y disgustos... Luego está lo de cada día que a veces es más difícil de llevar que los grandes golpes, sobre todo si hace mucho tiempo que pasaste la meridiana de la edad. Hoy no voy a hablar de lo cotidiano, sino de un oasis de alegría vivido en medio del árido desierto de los últimos meses, espero que si alguno me lee sepa disfrutarlo como yo lo disfruté.
 
El día de San Fermín, 7 de julio, mi hermana Carmina, seis años más joven que yo, cumplió  los 70. Es la madre de mi sobrina Elisa, algunos la conocéis por las oraciones que os pedí para su operación en enero, unos días después que la de nuestro inolvidable, siempre presente,  Arcendo, pero mucho más grave que la de él, actualmente sigue con un tratamiento de quimio cada quince días, con los efectos que ya supondréis.
 
Ese día 7, fue deseo de mi sobrina ofrecer a su madre una fiesta sorpresa, como su tesón no tiene parangón alguno, lo consiguió. Para ello nos fue reuniendo a todos, familia paterna, familia materna, compañeros de trabajo de Elisa, amigos de su hermano y de ella, algunas compañeras de las clases de pintura de mi hermana, otros amigos, junto con hijos, nietos y demás..., de las familias. Fuimos convocados 120, pero al final asistimos unos 80.
 
 
El lugar  muy agradable para el calor que nos trajo el santo pamplonica, en la zona de Montecarmelo, despejado, transparente y de fácil aparcamiento, algo digno de valorar en este Madrid automovilístico en exceso. Los adornos, guirnaldas, globos, collares, coronas de colores y flores rojas, corrieron a cargo de una de las cuñadas de mi hermana, así como la tarta, muy original, elaborada de piruletas y golosinas que hicieron la delicia de los niños, también de los mayores.
 
A un grupo de chicos y chicas nos repartieron unas cartulinas amarillas, cada una con una letra grande que al unirnos en círculo se podía leer: "Te queremos, Carmina." Con ella nos cubríamos el rostro para que la cumpleañera no supiera quien estaba detrás
 
Carmina apareció media hora después que nosotros con Elisa,  más tarde nos contó que no dejaba de protestar en el coche diciendo: "No sé para qué venimos, no he podido terminar la comida." La excusa de mi sobrina fue que tomarían el aperitivo  con mi otra hermana para  felicitarla y darla su regalo.
 
He de advertir que para Carmina la cocina es sagrada, un modo de saborear la vida. Cuando nos reunimos los seis hermanos es ella la que prepara todo, no permite intervención alguna. Ni que decir tiene que los alimentos en sus manos destilan lo más sabroso y delicado de su esencia.
 
Mi hermana, viuda desde hace nueve años, tiene muchas cualidades, como su fortaleza, su tirar para adelante en todas las situaciones por duras que se presenten. Otra de las dotes que Dios la dio es la pintura. Algunos de sus cuadros los he traído al blog de las exposiciones que ha realizado.
 ¿Recordáis éste retrato del director de orquesta, Claudio Abbado?


Me lo regaló porque me enamoraba su manera de conducir la música clásica, tanto que Arcendo, siempre Arcendo, algunas veces me dedicaba en sus post musicales  de La Hoja del Arce, videos de Abbado.
 
Me gusta destacar estos dos elementos en mi hermana, Cocina y Pintura porque los asocio a una querida amiga, Rosa, cuyo blog, citado también por Arcendo en sus últimos  post, lleva el nombre de /Cocina y Cultura/  (enlace)y que os recomiendo, si aún no lo conocéis, como un lugar de recreo del alma muy necesario, imprescindible.
 
Continuo con la celebración.
 
Carmina subió las escaleras sin la menor sospecha de lo que le aguardaba y al vernos con las letras dio un pequeño grito y se tapó la cara con las manos, por las que se escurrían sus lágrimas de emoción. ´Fue derecha hacia mí y me dio un abrazo rompedor que se me hizo eterno.
Después todo fue entrañable:



 
Abrazos, saludos, risas y sonrisas, hacía tiempo, mucho tiempo,  que no presenciaba una exhibición de amor como aquella, todos felices de participar en este homenaje a una madre y mujer excepcional.

Este que veis con una corona en la testa, es mi hermano mayor, el mismo que me controlaba la hora de llegar a casa y me hacía llorar cuando me daba clase de Estadística ¿Quién lo diría?



Elisa, guapísima con su vestido coral, delgada, estilosa, sin nada que envidiar a  modelo alguna de alta costura,  mediada la celebración, cuando las chispas del champan brincaban en las copas para brindar por la homenajeada, tomó el micrófono en sus manos y  abrazó a su madre por los hombros para dedicarla  unas palabras emocionadas y tiernas que dieron lugar a una cascada de lágrimas incontenibles, tanto en mujeres como en hombres.



"Quiero decir algo que pensé hace unos días, ahí se quebró su voz por un instante que superó con una de sus preciosas sonrisas, para continuar:
"Que suerte tengo de vivir este camino de la vida contigo, que suerte tengo de tenerte conmigo,  eres una  madre, hermana, amiga, una tía, prima..., tienes tantos títulos y todos los llevas tan bien, eres increíble...

La emoción de mi hermana no se puede describir, no podía musitar palabra, hasta que con voz temblorosa dijo: "Creo que os habéis pasado, no es para tanto, (así me recordó a mi padre cuando alguien intentaba elogiarle) añadió: "Gracias a todos,  me habéis impresionado cada uno de los que estáis aquí."




Llegó la tarta de diseño



¿Qué deseo estaría pidiendo mi hermana?
 
Y los juegos de los niños 
 
 
 
Paula, al fin pudo alcanzar un globo 
 
 
 
 
Poco a poco  nos fuimos despidiendo, todos con la sensación de haber vivido lo más bonito de la vida, algo que daba fe de que el corazón del hombre, de los hombres del siglo XXI, puede ser testigo , aunque a veces no sea consciente, de que el amor de Dios sigue reflejándose en el amor de sus hijos, lo único que necesitan es que se les brinde un motivo para amar, para ser feliz y hacer felices a los demás. Sólo necesitamos saber vivir en familia.
 
********************
 
Cómo  hubiera querido tener a Arcendo en su Hoja, le gustaba tanto que le contase cosas de mi familia.
 

 
 

11 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Mili,a mi también me encanta todo lo que compartes.
Gracias!!
Unidas en oración.
DTB!!

Rosa dijo...

¡Ay, Militos! ¡qué bonito todo lo que dices!, ¡qué maravilla de celebración! Me alegra muchísimo leer esto, no me extraña que os emocionarais.

Me encanta la pintura que nos dejas, y me hace gracias lo que dices de la cocina, que para tu hermana es sagrada. Me recuerda a mi madre, para ella la cocina también tiene que estar siempre en su punto. Una cocinera detallista y amorosa une mucho a la familia, es muy importante.

Estas celebraciones son esenciales, vivir en familia y compartir con los amigos, que son también como de la familia.

Un homenaje precioso, entrañable todo lo que compartes. Seguro que Arcendo se hubiera sentido feliz al leerlo; a lo mejor lo lee, quién sabe, o siente el cariño, no sabemos...lo recuerdo siempre y está muy dentro, es imposible no hacerlo.

Todos los detalles que compartes con tanto cariño y delicadeza, denotan tu gran sensibilidad. ¡Qué bonito todo! Te lo agradezco mucho. Muchas gracias también por tu mención y tu cariño. La inmensa suerte es la mía, por sentir la compañía de personas tan maravillosas en la red. Con vosotros nada es anónimo, es un inmenso regalo que valoro con toda mi alma.

Te felicito por esta familia, es un ejemplo, y te mando todo mi cariño y un beso enorme. Es una entrada maravillosa, y ha sido un inmenso placer leerlo, querida amiga.

Rosa dijo...

Te dejé en el correo una imagen. No me fio, a veces no llega. ¿Te llegó? Es muy bonita.

Militos dijo...

Muchas gracias, queridas amigas, María y Rosa.
Todo el mérito es de Elisa, no sé de donde saca las fuerzas esta chiquilla, a los dos días de la fiesta la volvieron a ingresar, lleva así desde el verano. Rezar por ella.

Muchos besos a las dos.

Boss dijo...

Qué bonito! Ya quisiera yo un homenaje así. Como no haga la primera comunión otra vez...

Me alegro por todos vosotos. Que Dios os bendiga a todos!

quedateenminube dijo...

Me ha encantado todo lo que has compartido con nosotros, qué sorpresa más emotiva, me alegro que lo pasarais fenomenal en familia y me acordaré de tu sobrina.
¿Sigue ingresada?
Un beso muy fuerte!!!

http://quedateenminube.blogspot.com.es/

maria jesus dijo...

Cuanto me alegra Militos que hayas tenido una alegría tan emocionante y especial. Ni que decir que rezo por Elisa diariamente y con tozudez. Que Dios bendiga a tu familias. Un beso muy fuerte

gosspi dijo...

Que gozo me has hecho disfrutar...que alegria las celebraciones familiares...ya te contaré la que acabo de celebrar yo...han sido 7 dias preciosos...un abrazo enorme! la tarta magnifica!!

marta dijo...

Que fiesta en familia tan bella, como os envidio. Ya quisiera yo tener una familia así y que delgadas todas. Yo peso 97 kilos, desde que estoy con depresión he engordado 20 kilos y no me los quito de encima.
Enhorabuena por la familia que tenéis.
DIOS OS BENDIGA.

Fran dijo...

He llegado aquí por ese "quizá también le interese..."
Y me alegro porque es preciosa y un gran ejemplo esta demostración de amor familiar.
Me quedo con la idea de tu sobrina de hacer una fiesta sorpresa para mi madre, así es que te doy las gracias por compartirlo.
¡Tu hermana pinta muy bien!!

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

En estos tiempos, querida Militos, que las noticias que se reciben son siempre, o casi, de lo más desagradables, atentados, golpes de estado, muertes, muertes, muertes... se agradece y mucho este tipo de celebraciones y las narraciones de ellas. Aunque esté muy manido eso de "la familisa unida..." creo que es una verdad grande como un templo, de hecho ya de por sí, la familia es un templo.
Un beso y felicidades a todos, especialmente a Carmina.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...