martes, 25 de marzo de 2014

MARTES CON ARCENDO, AMOR

Hoy no digo nada, hoy sólo quiero meditar en este post de enamorado
 
que nos dejó el Capitán como preparación a la Semana Santa.


Viernes, 30 de marzo de 2012

VIERNES... DE AMORES

.


¡Que bien pone DIOS las cosas!, que bien casa los tiempos con las circunstancias. Todas esas cosas que algunos llaman casualidades, no son sino... recovecos que DIOS utiliza para hacerse el encontradizo con nosotros.
Aquel que todo lo da, y lo regala gratuitamente, nos espera, siempre, en cada esquina de nuestra vida, con la mano abierta, mendigando un poquito de nuestra atención...

Yo ayer, no pude evitar que muchas de esas caras crispadas, llenas de rabia y odio que vimos ayer en los cientos de algaradas de nuestras ciudades, me recordaran aquellos momentos del terrible Vía crucis que vivió Nuestro Señor y que ahora nosotros estamos a punto de revivir en la Semana Santa. Allí volveremos a sufrir viendo a DIOS, humillado, golpeado, insultado, asesinado..., antes de ser resucitado...
¡Que bien plasmó la escena, El Bosco con esos rostros tan animalizados por el odio, tan demoníacos...!
.



 .
El Evangelio de hoy, nos muestra a un Jesús... dominador de tiempos y momentos. Nada pasa si DIOS no quiere, y nada pasa hasta el momento exacto que DIOS quiere que acontezca: Tal como nos relata San Juan:
"Ellos intentaron nuevamente detenerlo, pero él se les escapó de las manos" ¡no era todavía su hora!
Curiosamente, ese episodio de la vida de Jesús tiene lugar antes de que ese mismo grupo.... tratara de apedrearle.
Sin embargo, lo más sorprendente, -por coincidente-, es que esta lectura llega a mí, hoy,  justo cuando ayer mismo veía a unos piqueteros desgraciados (y digo esto último, no como insulto sino en el sentido más estricto del término), tirando piedras a la preciosa estatua que hay en la entrada de la cripta de la Almudena madrileña.

Dios, ese DIOS que nos espera..., nos sigue esperando aunque le tiremos piedras..., pero nadie, nadie debe olvidar, que esta criatura encumbrada misteriosamente por su amor, nada, nada puede contra el dueño de todo. DIOS siempre se escapa de la voluntad del hombre..., y si alguna vez se deja coger solo es POR AMOR. Por ese amor tan inexplicable que nos tiene...

Estamos justo en la víspera que todo el AMOR va a pasar a nuestro lado. ¡Que necesitados estamos de AMOR!
Posiblemente -amor-, es la palabra más sobada de nuestro vocabulario... se habla de amor personal, de amor a los animales, amor a las artes, al estudio, al dinero, de hacer el amor y de deshacerlo..., ¡pero que poco se habla del amor que se entrega y del sacrificio que supone hacerlo!
Y es ese amor lo que hace del AMOR, más que la palabra, el hecho más bello del lenguaje humano. ¿Que seríamos nosotros sin amor?

No hace falta que vayamos muy lejos. Si apartamos a ese AMOR sacrificado de nuestras paredes, de nuestras carteras, de nuestras aulas, de nuestros trabajos, de nuestras aulas, de nuestros amores humanos..., el caos está servido y no es difícil que resurjan de nuevo, aquellos crispantes rostros bosconianos; que casi pudimos entrever ayer en muchas de esas manifestaciones... de odio.
Sin AMOR, el mundo es un infierno donde la ley del más fuerte es la mejor, un mundo sin perdón, sin compasión, una jungla donde solo vivirán un número incalculable de animales humanos, luchando por devorarse los unos a los otros.

La semana SANTA es la contraposición de ese mundo oscuro. La semana SANTA es la que nos anuncia que EL AMOR ES LA META MÁS GRANDE que puede aspirar el hombre.
Yo sé lo que he vivido, y esa experiencia me dice que ha habido momentos en mi vida,  en lo que no tenía casi de nada, en los que estaba desposeído de muchas cosas, pero jamás hubiera podido aguantar sin el AMOR que ahora sé que me ha sostenido SIEMPRE.
Como dice San Pablo, sin AMOR nada somos, y teniendo AMOR lo tenemos todo.
Nada se puede comparar con el AMOR, nada le puede hacer la competencia. El amor es el NERVIO DE LA VIDA.

Un año más, estamos a punto de celebrar la semana más grande de todas, y hoy la quiero iniciar yo, con esa idea.. fijándome ante todo y sobre todo, solo EN TRES PALABRAS de la enseñanza de San Juan: "DIOS ES AMOR".

"Queridos: Amémonos unos a otros, ya que el amor es de DIOS, y todo el que ama ha nacido de DIOS y conoce a DIOS. Quien no ama, no ha conocido a DIOS, porque... DIOS ES AMOR" (Jn. 4,7-8)

En compañía de María, Nuestra querida Madre, queridos lectores, espero que tengamos estas tres palabras en cuenta, esta semana santa que os deseo a todos muy feliz, y también.. toda nuestra vida. Feliz finde y feliz y provechosa... SEMANA DEL AMOR.
.

2 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Gracias Mili!!
Arcen nos dejo muchas enseñanzas.

Rosa dijo...

Gracias. Es precioso.

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...