jueves, 25 de junio de 2009

AÑO SACERDOTAL


En esta época de acoso y derribo contra la Iglesia Católica, son muchas las voces que se levantan contra los sacerdotes. Yo no voy a negar aquellos sucesos o dejaciones que han llamado la atención dentro del clero, aunque siempre mantendré que su número es una minúscula porción del resto de sacerdotes santos con que cuenta nuestra Iglesia. Esa porción es precisamente la que el mundo se empeña en resaltar, por supuesto que el ser una minoría rídicula no le quita gravedad a los errores y culpas cometidas. Por esta causa y algo más que el Santo Padre ha vislumbrado ha decidido que, al finalizar el Año Paulino, se dé comienzo el AÑO SACERDOTAL.

La intención de Benedicto XVI es la de lograr una renovación en la iglesia que esté basada en la santificación de los sacerdotes, de manera especial a través de la oración.
Este es un gran acontecimiento para el mundo católico y los laicos debemos implicarnos con afecto e interes en el mismo, apoyándolo con nuestra oración, amor y sacrificio para que se logren los frutos que el vicario de Cristo espera de esta convocatoria. Concretamente , el Santo padre dará inicio a este Año Sacerdotal el día que se conmemora el 150 aniversario de la muerte de aquel gran santo conocido como "El santo cura de Ars".


Juán María Vianney, fue un ejemplo de espiritualidad y entrega total a los fieles que tuvo a su cuidado. Una persona que se esforzó en sus estudios en el seminario y que nunca obtuvo grandes éxitos, pero una vez destinado en su parroquia de Ars destacó por su caridad, pobreza y por su palabra sencilla que atraía a las almas más alejadas. Aquella humilde parroquia no tardaría en convertirse en centro de peregrinación para personas sabias e ignorantes que acudían a él para pedirle consejo. Fue canonizado por Pio XI en 1925 y nombrado patrono de párrocos y pastores de almas. Destacó por su pasión por el confesionario, al que dedicabas horas y horas de su vida.

Este Año Sacerdotal dará comienzo el 19 de julio de 2009, coincidiendo con la celebración de los 150 años de su fallecimiento, hasta el 19 de Julio de 2010. Y en él se podrán ganar grandes indulgencias.

Esta llamada del Papa a los sacerdotes para que aumente su unión con Dios mediante la oración, también es válida para el resto de los católicos porque no se puede amar a quien no se conoce y la oración es el medio imprescindible para ese conocimiento de Dios y de nosotros mismos que nos lleva directamente al amor a Dios.
Cuentan que Benedicto XVI en todas las audiencias en las que recibe a sacerdotes les regala un Rosario y unas simples palabras:
"También los sacerdotes deben acordarse de rezar!

Palabras que son un recordatorio para todos de dónde está lo verdaderamente importante, en medio de las múltiples actividades que tanto los sacerdotes como nosotros nos vemos obligados a realizar, en este mundo acelerado que nos ha tocado vivir.
Nuestro deber, como buenos hijos de la Iglesia, es el de apoyar al Papa y a los sacerdotes siempre, pero de manera especial en este año dedicado a la santificación de los mismos, por expreso deseo e inspiración papal

2 comentarios:

Terly dijo...

Como al último comentario que me has hecho en la poesía de mi padre lo contesté un poco tarde, después de publicar la oración, te lo dejo también aquí para que puedas leerlo.

"Militos:
Si después de haber sacado adelante a once chicos (y digo once porque también cuento a Julio)
no consideras que tu mástil está en lo más alto de ese mar embravecido, que venga Dios y lo vea. Eres como el Juan Sebastián el Cano con todas sus velas desplegadas y sin temer a los "pantocazos"
Un beso"

Militos dijo...

Gracias, querido amigo Terly, tus comentarios siempre dan más fijeza a mi mástil.
El mar embravecido me apasiona.
Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...