domingo, 30 de octubre de 2011

CELEBRA COMO DIOS MANDA


Sé que hay otra manera de celebrar estos días de Santos y Difuntos, pero a mi no me interesa. No me importa reconocer que soy una persona tradicional, aunque esta postura esté algo "demodé," yo creo que las tradiciones de un pais son como los cimientos del mismo, si éstos se pierden los edificios se derrumban, cosa parecida sucede con los pueblos y las naciones. No hay que vivir en el pasado, pero sí respetar y cultivar todo lo bueno que el pasado nos legó. Es malo despilfarrar la herencia material de los progenitores, pero igual de malo lo es hacerlo con ese bagaje espiritual o costumbrista que debe pasar de generación en generación, como una seña de identidad que nos hace hijos de la tierra que nos vio nacer. y entre ess señas de identidad destaca la manera especial con que cada pais dedica un recuerdo a los que nos precedieron, recuerdo que los hace siempre presentes entre nosotros, que no los echa en olvido desmientiendo el dicho de "El muerto al hoyo y el vivo al bollo."
SANTOS  Y  DIFUNTOS
En España se celebra el día de Todos los Santos el 1 de noviembre, es siempre festivo y aunque para algunos tenga el simple aliciente de tomarse unas breves vacaciones, puenteando días, lo mandado paro los católicos es, como día de precepto para la Iglesia, acudir a Misa.  Conmemoramos  la santidad de todos aquellos cuya vida ha merecido estar en la presencia de  Dios, aunque no se encuentren en los altares. Al día siguiente es el día de los Difuntos, especialmente dedicado a rezar por ellos. Sin ser día de precepto   las iglesias se ven llenas de fieles que acuden a encomendar a los seres queridos que ya pasaron de este mundo a la verdadera vida. Antiguamente la costumbre era asistir a tres misas contiguas en las que se abreviaban las lecturas. Mis recuerdos me llevan, como tantas veces, al colegio, donde si se celebraba ese trío de misas y siendo como era día de clases, todas asistíamos, seguramente con algo de falta de rectitud de intención, ya que rezábamos por los difuntos, pero también nos alegraba  perder alguna clase.
La tradición en estas fechas, es la visita a los cementerios que  se siguen viendo llenos de familias y flores, transformando el lugar en un hermoso y colorido paisaje, incluso el Ayuntamiento madrileño aumenta el número de autobuses que efectuan el trayecto a loa camposantos. Mi preferencia, sin embargo, es la de acudir a visitar y rezar por los míos en días más tranquilos. para mi el cementerio es un lugar de paz como ningun otro, no es que me deje llevar por la morbosidad, no, es que en él encuentro el sosiego y la calma que el alma necesita con mucha frecuencia.

Me gustan estos dos días de noviembre que nos acercan a los seres queridos que  partieron, aunque sintamos la nostalgia de su ausencia, traerlos al pensamiento y a la oración nos hace mucho bien, al mismo tiempo que a ellos les hacemos llegar lo mejor que tenemos: rezar, ganar indulgencias para acortar el Purgatorio a quien lo necesite y guardar en el corazón la gratitud que les debemos por todo lo que hicieron por nosotros.  

Colofón
Y el colofón es reunirse en familia y disfrutar de esas otras costumbres que endulzan los paladares y la convivencia. Para ello os dejo las recetas de nuestros postres más tradicionales, al menos en Madrid que cada región tiene sus propios dulces para estos días. Ya, ya sé que también se pueden adquirir en las pastelerías, pero siempre hay algunas manos prodigiosas. masculinas o femeninas,  que disfrutan  con este arte singular y apreciado de la repostería y si se puede implicar a los niños mejor que mejor, aunque se pongan y lo pongan todo perdido...


BUÑUELOS DE VIENTO
 ¡¡LA  BOCA  AGUA!!

Los ingredientes
200 gramos de harina, 50 gramos de mantequilla, 5 huevos, ½ litro de leche, 1 vaso pequeño de agua, 1 corteza de limón, azúcar, un poco de canela, aceite y sal.
La preparación
Deposita en un cazo la leche y el agua, añade también la corteza de limón y una pizca de sal. Coloca el cazo en el fuego y cuando entre en hervor, agrega la harina de golpe y con el fuego bajo, remueve bien todo el compuesto.

Aumenta el fuego y prosigue la cocción hasta que veas que la mezcla se separa de las paredes del cazo. Retira el cazo esperando a que la masa se entibie. Añade ahora los huevos previamente batidos, poco a poco y sin parar de remover.
Una vez obtengas una masa homogénea, con la ayuda de una cuchara toma la medida para formar los buñuelos y fríelos en una sartén con abundante aceite bien caliente, hasta que veas que están dorados. Retira los buñuelos y deposítalos sobre un plato con papel de cocina para que se absorba el exceso de aceite.
Ahora tan sólo tienes que espolvorear los buñuelos con una mezcla de azúcar y canela en polvo.
Se pueden rellenar de lo que más nos guste, aunque antiguamente no se rellenaban de nada, por eso recibían el sobrenombre de VIENTO


HUESOS  DE  SANTO

En realidad estos  no tienen una forma definida 'de hueso'. No son más que canutillos de mazapán que se recubren de almíbar, que es lo que le da ese toque de color tan blanco. Antiguamente, el interior se rellenaba solamente de una masa dulce de yema, aunque con el paso de los años se fueron diversificando los rellenos y ahora los podemos encontrar de todos los sabores: desde gustos tradicionales como chocolate, trufa o coco, hasta otros más atrevidos como el plátano o la frambuesa.

Se trata de un postre muy concentrado: reúne en una porción muy pequeña un sabor dulce muy denso, por lo que enseguida 'llenan'. En Castilla no se ha perdido su tradición y se consumen por docenas en la fecha clave, a pesar de que su precio es bastante elevado. Esto es porque aún se elaboran artesanalmente en las pastelerías y confiterías donde los podemos comprar.

Receta
Huesos de santoIngredientes: mazapán ( 200 gr de azúcar, 150 gr de almendras molidas, 100 ml de agua y azucar glasé) y relleno de yema (100 gr de azúcar, 4 yemas de huevo y 50 gr de agua).

Elaboración:
Hacer con el agua y el azúcar un almíbar fuerte e ir añadiendo la almendra hasta formar una masa. Se deja enfriar. Por otro lado, para hacer el relleno, hacer otro almíbar con el agua y el azúcar y, cuando esté listo, incorporar poco a poco a las yemas batidas. Introducimos la mezcla en un recipiente y se calienta al baño María, evitando que entre en ebullición porque la pasta se podría cortar. Una vez que haya espesado bien, dejar enfriar.

Cogemos el mazapán y lo amasamos con un rodillo, espolvoreando toda la superficie con azúcar glasé para darle el toque blanco de los huesos. Hacemos tiras cuadradas del tamaño que consideremos más adecuado, pero con las dimensiones suficientes para hacer con ellas los canutillos. Cada tira cuadrada se enrolla en un palo de 1 cm de grosor (puede valer un lápiz o palillos chinos) y pegamos la masa con los dedos. Nos aseguraremos de espolvorear cada canutillo con azúcar glasé para evitar que la masa se pegue al palo. Se saca del palo, se deja enfriar y se rellena con la pasta de yema.


Seguro que muchas y muchos ya conocéis estas recetas, de toda la vida, incluso sois expertos/as en ellas. Sólo hay que sacudir un poco la comodidad y lanzarse a elaborarlas en casa. Yo lo voy a probar este año y si se me da bien os envío  un mail para invitaros a SABOREARLOS.
Si no recibís el aviso es que la cosa no ha sido tan fácil como la pintan.


18 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Mili!
Que bonita entrada, gracias.
Tuve el privilegio de nacer en un lugar donde se festeja en grande a todos los santos, espero tener tiempo y hacer una entrada de ello, y hay una feria de pueblo que se llama del alfeñique, son figuras de azúcar glas, sobre todo borrguitos, calaveritas, platillos mexicanos, bueno es toda una fiesta, además de la que se celebra en los templos.
Y el 2 es día de orar por los fieles difuntos, es toda una tradición ancestral muy hermosa, yo creo que conoces mucho de esto.
Que tengas una bella y santa semana.
Saludos en Jesús y María.

ARCENDO dijo...

Jopeeee, leer estas cosas y ver estas fotos a estas horas de la nocheeeee, ¡es pecao!
No tienes perdón, estoy como las embarazadas con antojo de buñuelo de café, y ahora adonde acudo yo?

BESIÑOS ENFURRUÑADOS Y HAMBRIENTOS. (Bueno más que hambrientos, golosones)

ARCENDO dijo...

A pesar de todo ya le dí al +1, como dice ANGELO en su blog, que hay que hacer con los post que nos gustan...
Más besiños.

Fran dijo...

Militos, qué bonito es seguir las tradiciones y cuanto me gusta lo que escribes porque precisamente en esta celebración que vamos a pasar en familia tenía pensado hacer buñuelos. Desde hace tiempo me hacía ilusión porque mi abuela era especialista y quería rescatar su receta.
Ya te contaré como han salido.

JULAMO dijo...

Mmmmmm, se me ha hecho la boca agua.
Aquí en Barcelona, como en otras zonas de España, es costumbre la castañada. Consiste en castañas y boniatos asados, aompañados con panellets (buenísimos dulces hechos a base de almendra molida).
Se come la noche del 31 y antiguamente los niños escondían castañas que las almas de los difuntos las cambiaban por panellets mientras dormían.
¡Ah!, me he olvidado del vino dulce, que también se le invita esa noche.
Un bs.

Militos dijo...

Julamo: ¡Maravilloso! Pues a mi más que agua, la bocahambrienta, qué bueno debe estar regado con vino dulce. preciosa tradición y lo de los niños encantador.
Un beso

Militos dijo...

maría: No dudes en escribir sobre lo tradicional vuestro, por favor me gustará muchísimo leerlo.
Un beso

Militos dijo...

Fran: Por favor cuéntame qué tal te salió la receta de tu abuela y pásamela si es mejor que ésta.
ya me estoy relamiendo de gusto.

Un beso grande y sabes que me acuerdo mucho de ti

Militos dijo...

Arcendo: espero que a estas horas hayas podido satisfacer tu antojo. Ya sabía que eras un golosón, pero no hasta el extremo de tu enfado, jaja...

BESIÑOS y feliz empacho

Angelo dijo...

Querida Militos: Abro tu blog y hoy me topo con tu lema sin leer el post y leo en alto lo que muchas veces : "Cuando resistir es vencer"
pues lo siento querida amiga, pero no puedo, con esas fotos que compartes, ¿cómo voy a resistirme? es mi gran debilidad....
Esta tarde le doy la lata a Rosi, hasta que vea esas bandejas en mi mesa.
Un post estupendo. Un beso fuerte

NIP dijo...

MMMMmmm...Militos! Claro que hay que celebrarlo por todo lo alto ¡Vivan las tradiciones! Con la repostería todavía no me atrevo en la cocina.Un abrazo.

Militos dijo...

Ángelo: No resistas que las manos de Rosi deben ser prodigiosas para elaborar este capricho del viento.
¡Qué te aprovechen!
Besos a los dos

Militos dijo...

Nip: Seguro que en cuanto te decidas, lo bordas, a lo mejor hasta eres capaz de construir un puente de buñuelos o huesos de santo que parecen más consistentes.
Un beso

Mento dijo...

Yo digo como Arcen, esto tenia que ser pecao. Madre que buena pinta tienen, pero si hasta me da el olorcillo. Ahyyyyyyyyyyyyyy...

Militos dijo...

Querida Mento: No os equivoquéis, no es pecao y no engordan ¿No veís que son de Viento?
No vaya a ser que tengan razón con lo de ese dicho que no me gusta un pijo:
"Todo lo bueno es pecado o engorda"

Un beso, guapísima

martha bernal dijo...

Por Dios a todos nos antojaste, le pasaré las recetas a mi nieta pués yo no doy una en eso. Hermosa entrada. Besos Martha.

Bruce dijo...

Qué buena pinta oye!

ARCENDO dijo...

Hoy... no lo he podido evitar.. Me he ido a la Pasteleria y por culpa tuya, jajaja, me he comprado para el postre unos cuantos buñuelitos y algunos huesos...., si es que....
Y con lo caros que están..., nada habrá que aprender a hacerlos.
BESIÑOS DE SANTO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...