lunes, 24 de octubre de 2011

CRÓNICA DE TEATRO

CRÓNICA  DE  TEATRO

Es verdad que la vida no es tan bella como nos la imaginábamos, el mundo en general , habiendo dado ya tantas  vueltas sobre su eje, da la sensación que se está descolocando, pero hay que tener paciencia y no perder los nervios, pues en una de esas vueltas también puedes encontrarte con momentos felices, muy felices... Esa suerte tuve hace unos días, fue como si el planeta azul se parase delante de mi y dijera: "No te pierdas esta oportunidad." No la perdí y tomé, junto con mi hija Raquel, la decisión más acertada de los últimos tiempos. Seguro que alguien piensa que soy una exagerada, pero convencer a estos dos mozalbetes, primos entre sí, iniciarse en el teatro no era tarea fácil y he de reconocer que fue mi hija, con sus dotes persuasivas la que lo consiguió.






Nuestro mérito fue doble ya que se trataba de una obra clásica, aunque en una versión adaptada que resultaba muy divertida, con el aliciente añadido para ellos  que los intérpretes eran conocidos por sus intervenciones en algunas series televisivas y que interpretaban muy bien sus papeles, con momentos realmente graciosos en los que imitaban gestos exagerados y movimientos de las antiguas películas mudas. Estos detalles, además de la belleza de la protagonista, Cristina Castaño, actuando en doble papel, de madrasta e hija casadera, hicieron que mis chicos disfrutaran mucho de su incorporación como espectadores al mundo teatral.

El autor: MOLIÉRE
La obra: Tartufo
Teatro: FERNAN GOMEZ
Estos teatros de la Comunidad de Madrid son altamente recomendables, no sólo por su módico precio, que, dados los momentos de crisis, te facilitan la asistencia a este medio cultural tan imprescindible. Es verdad que no suelen actuar en ellos los grandes y famosos actores teatrales, pero es de agradecer la oportunidad ofrecida a los más noveles
Cuando Moliére estrenó esta obra tuvo grandes problemas  y se granjeó la enemistad de los poderosos en la corte, ya que se vieron representados en en la comedia satírica, por lo que pusieron todos los medios para parar las representaciones. Consiguieron prohibirla y la querella duró casi cinco años, después de los cuales este gran autor  consiguió estrenarla en París sin censura alguna.

El Tartufo creado por Moliére es un despreciable personaje que se vale de una religiosidad  empalagosa y falsa para granjearse la amistad y el cariño de un cándido y rico Orgón al que envuelve  y cautiva, precisamente por su aparente devoción, sus simulados rezos y falsa humildad. El resto de la familia y amigos ven desde el primer momento los tejemanejes de Tertufo , tratando por todos los medios de abrir los ojos al incauto que no se deja convencer, hasta el punto de darle la mano de su hija y con ella toda su hacienda. Se salva la situación por una trampa urdida por la propia esposa de Orgón y la obra termina con el justo castigo del malvado Tartufo.

Es de suponer que el autor debió inspirarse en aquellas personas que, en unos tiempos en que la religiosidad estaba más arraigada que en la actualidad, se adherían a las prácticas religiosas para medrar, algo que sin duda hemos superado, a Dios gracias, sobre todo en cuanto a la Religión Católica cuya práctica fiel y verdadera más parece hoy una lacra que una ganancia.

La adaptación de este Tartufo que se debe a  Hernán Gené, intérprete así mismo del protagonista que da nombre a la obra, es deliciosa; un único escenario, con una transparencia a través de la cual se contemplan las reacciones y el paso de algunos personajes. La música del jazz y el vestuario de los años 20  la ambientan maravillosamente. 

Algunas escenas de Tartufo

La hija (Cristina Castaño)y su amado pretendiente (Roberto San Martín)


La dama de compañía (Nathalie Seseña), advirtiendo al  incauto Oregón (Paco Hidalgo)



Tartufo (Hernán Gené) y Oregón



La lograda transparencia



Y finalmente, los iniciados en el teatro, Ángel y Alejandro, retratándose con Roberto San Martín que actua en doble papel, como pretendiente e inspector

Y, parecían tímidos,

con Cristina Castaño



Raquel no pudo contener su adicción a la cámara de video y aquí dejo una pequeña muestra





Estar en la flor de la vida es lo que tiene, lo mismo eres feliz con un bebe de ocho meses que con dos nietos ya creciditos.

9 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

La vida siempre es bella Mili.
Tienes unos preciosos nietos.
Hay que disfrutar.
Saludos en Jesús y María.

Maria del Rayo dijo...

Cambiaste de look el blog.
Me gusta el azul, que es el color de la Virgen María.

Militos dijo...

Muchas gracias, María, siempre es una alegría verte aquí.
A mi también me gusta el azul.
Un beso

martha bernal dijo...

Vuelve uno a vivir con los nietos, por cierto muy guapos. Saludos Martha

ARCENDO dijo...

Nunca es pronto, ni tarde para iniciarse en la virtud del teatro..., Lo malo son los precios..., y algunos montajes de obras clásicas, que son para caerse de espaldas...
De todos modos, me alegra un montón que hayas podido vivir estos momentos con tus queridos nietos, que mucho, tienen que querer y aprender de la mejor de las abuelas.

BESIÑOS

Militos dijo...

Gracias Arcendo, no te esperaba,. Tienes razón en lo de los precios, pero estos teatros de la C. de Madrid son más asequibles y la adaptación estuvo correcta Y entretenida.
BESIÑOS Y FELIZ DÍA

Angelo dijo...

Es una gozada lo que compartes. Me gusta esa relación. Que digo me gusta ¡Me encanta! Un abrazo

Militos dijo...

Gracias Ángelo y a mi me encanta verte en mi blog.
Un beso grande

Raquel YG-I dijo...

Mamá, la verdad, fue un día inolvidable. No solo por la obra en sí y conocer a los actores sino también, por tener la oportunidad de llevar a Ángel y Alejandro al teatro y que lo disfrutasen tanto ellos también, Besitos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...