martes, 29 de noviembre de 2011

DOS ADIOS-ES







Anoche regresamos de Huelva, ha sido una vorágine, pero valió la pena.

 He llorado, he besado y he rezado mucho. Velamos a Virginia en su propia casa, no quisieron arrancarla de ella hasta el momento final. y puedo asegurar que no había visto en persona fallecida alguna, a estas alturas de mi vida ya he visto muchas, con la paz y la serenidad en su rostro como en ella, como tampoco tanto amor como vi desbordado en el dolor de sus hijos y nietos. Dicen que las personas mueren de la misma forma que han vivido, pues así fue la vida de Virginia en el silencio, una vida entregada por entero a su familia, con sencillez, sin exigencias, dándolo todo por amor y con ese amor a Dios de la gente sencilla, sin complicaciones y con su nombre en los labios a todas horas. He aprendido mucho a su lado, después de muerta porque en vida no tuve mucho tiempo.

La conocimos hace un año, después del puente de Todos los Santos y, aunque hablábamos mucho por teléfono, como buena andaluza le encantaba la charla, no pudimos volver a Huelva hasta ahora para despedirla a su nueva y definitiva Morada.

Así era ella el pasado año:



Al salir de nuestra visita a la Madre de Dios y Madre nuestra, la Virgen del Rocio.

DESCANSE EN PAZ
Y BRILLE PARA ELLA LA LUZ ETERNA.

Queridos amigos, este blog va a entrar en recesión un tiempo. Tengo que recomponerme por dentro y por fuera.

Muchas gracias a todos y cada uno de los que os acercáis a de Dentro, de verdad y de todo corazón. os deseo un provechoso y feliz Adviento.

¡HASTA QUE DIOS QUIERA!

9 comentarios:

MOMENTOS dijo...

Espero que la ausencia no sea por motivos forzados y que regreses pronto y con más ganas de contarnos cosas. Un beso y por si acaso. Felices fiestas de Navidad.
Pilar.

Maria del Rayo dijo...

Unidas en oración Mili.
Saludos en Jesús y María.

Angelo dijo...

Mi respeto y mi esperanza en tu retorno. Una vez más mi oración por todo lo que llevas en tu interior.Un fuerte abrazo

Gran Visigoda dijo...

Mi oración y mi deseo de que la ausencia no sea prolongada.
Un abrazo.

Julio dijo...

Y yo, te agradezco la compañía y tu rebosante amor y entrega a todos,en la muerte de mi hermana Virginia. Muchas gracias querida Militos.

Teresa dijo...

Mucho ánimo en estos momentos, Militos. Hace mes y medio perdí a un familiar muy querido y al leer tu entrada he visto reflejado en mí mucho de lo que tú escribes. También ella era buena y sencilla...y su partida fue como su vida: en paz y sosiego. Su huella será imborrable... y eso es su regalo para nosotros. Sólo te puedo desear lo que yo siento en estos momentos, paz y serenidad para calmar tu corazón. Un abrazo con mucho cariño y hasta la vuelta.

ARCENDO dijo...

Leí tu correo, me gustó mucho y te lo agradezco en el alma. Descansa y vuelve cuando puedas, rezo por tus intenciones. BESIÑOS.

Marian dijo...

Unidas en oración.
Te comprendo perfectamente.
Un abrazo.
Dios te bendiga.

Bruce dijo...

No es más que un hasta luego.
En mis oraciones.
Ánimo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...