viernes, 13 de marzo de 2009







¡Hola a todos!
Ya, ya…que no acabo de animarme a escribir en mi propio blog pero, ¡la ocasión lo merece!
Quería sumarme a la dedicatoria a la “maternidad” y, desde mi experiencia vivida, desde el seno familiar hasta el día de hoy, abogar por ella, engrandecerla, si se puede aún más y manifestaros que, en mi caso, es la razón de mi presencia en este mundo y crecer día a día.
Si no hubiese recibido el amor que obtuve en mi infancia y que se engrandece, cada día que pasa, más, no podría afirmar que soy una madre plenamente orgullosa y satisfecha, que mi único hijo lo aprecia y valora y que, a sus 12 años, mantiene una estrecha relación de confianza y amor mutuos que pido a Dios, perdure durante toda mi vida.
Y, ¿cómo he llegado a tan plena satisfacción? Pues, meramente, con dedicación plena, siempre y cuando las circunstancias me lo han permitido, amor a raudales, largas horas de conversación y entendimiento con Alejandro, por un lado, y con mi madre, por otro, que ha sido mi mentora y educadora en la materia y a la que le dedico estas palabras por haber dado tan tremendos frutos
.

8 comentarios:

Militos dijo...

Pero niña ¡qué sorpresa! Eres un caso, muchas gracias por tus palabritas de amor. Ya sabes lo que sóis vosotros para mí y lo que son ahora vuestros hijos. Esto crece sin parar, no sólo en número, sino también en amor, no tiene límite. Ahora todos pendientes del nuevo ser que viene a este mundo dentro de nuestra familia y más siendo de Esther. ¿Verdad? Esperemos que salga como tu portentoso hijo y no lo digo sólo por las notas, sino por todo lo que lleva dentro.
Besitos hija
Gracias por escribir aquí.

ARCENDO dijo...

Pues si, Raquel...¡VIVA LA MADRE QUE TE TRAJO!, Gracias por ser un hija tan buena. Saludos y besos a madre e hija.

Jose A. Jimenez dijo...

Felicidades por el amor que demuestran los hijos hacia ti,creo que nada puede ser tan bello y comparable que las palabras que hoy te dedican,seguro que te sentiras plenamente complacida.
Y felicidades a esa hija,por saber apreciar lo que una madre hace por sus hijos.
Que Dios os bendiga

Saludos

Desire dijo...

Es esa estrecha relación con nuestros hijos es lo que les da confianza y valor en la vida y a nosotras nos llena de paz y amor..
Muy bello tu hijo.

Terly dijo...

Bonita fotografía. El agua parece sacada de un cuadro de Soroya, pero no es ésta lo que más me gusta de ella sino el cariño con que abrazas a tu hijo, muestra de un gran amor materno-filial. Por otra parte, cosa que en absoluto me extraña pues... ya sabes aquello de tal palo tal astilla, en este caso habrá que cambiar el palo por madera, esa buena madera que ha dado tu árbol familiar.
Un beso, Raquel.

Luis y Mª Jesús dijo...

Felicidades Militos por todos tus hijos y nietos y por ser mentora para todos, no solo para ellos. Gracias por esforzarte en seguir con el blog.
Ya nos contarás cuando nazca esa nueva princesita.

Millones de besos
María Jesús

Luisa dijo...

Enhorabuena Raquel.Agradecer los amores maternos nunca está de más.
Un beso a las dos.

Caballero ZP dijo...

Tienes mucha razón en tus palabras, el éxito de las grandes familias se forja así, con mucho cariño, confianza y comprensión. Sin duda tu familia es grande y todos tenéis vuestra parte de “culpa”.
Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...