miércoles, 1 de abril de 2009

HURTOS FAMÉLICOS


Después de la poesía, cuesta un poco volver a lo rutinario, sobre todo si la rutina está teñida de grises y negros, cuando no de sangre.

Me ha llamado la atención la pequeña columna de un diario que pasa inadvertida, pero que tiene su enjundia si se analiza despacio.

Se refiere el artículo a una variedad que se viene observando últimamente en la manera de asaltar y robar en las viviendas. Manera que afecta sobre todo a las pequeñas ciudades, pues en las grandes siguen en aumento los atracos a mansalva.

Segun parece los asaltantes de viviendas actuales, entran en las casas acuciados por el hambre propio y el de sus familias. Pasan de largo ante la platería, joyas, televisores, ordenadores y demás artículos que puedan encontrar. Van directos a las despensas y frigoríficos para atiborrase de alimentos de todo tipo, frescos o en conserva. A esta clase de robos ya se les ha dado hasta nombre propio "Hurtos Famélicos".

He de confesar que la noticia me ha producido una pena tremenda, no me importa decir que cuando la leía hasta se me saltaban las lágrimas. Décadas han pasado desde que estos hurtos se daban en España, yo diría que tendríamos que remontarnos a la posguerra y aquella economía sumergida del estraperlo. Y sin embargo, hay que reconocerlo, es este un claro índice de la grave situación que atraviesa nuestra patria. Robar por hambre para mí es un clarísimo eximente. En toda España se están localizando estas actividades delictivas aunque la tasa de delicuencia es variable segun la zona. La previsión del aumento de la misma es grave, ya que se teme sea considerable a partir de que los beneficiados del cobro por desempleo cesen de recibirlo en unos meses.

Por todo ello debemos estar preparados para prevenir estos asaltos a nuestras casas de manera masiva, si bien aconsejaría dejarlas bien provistas de víveres por la más elemental caridad. Dar de comer al hambriento es una de las grandes Obras de Misericordia que no podemos despreciar y que dados los tiempos que corren es acuciante practicar.

Sabemos que el gobierno es incapaz de resolver esta elemental necesidad del ser humano y quizás estos famélicos ladrones, a los que ni me atrevo a aplicar tal denominación, no saben o no tienen la oportunidad de llegar a los comedores de Cáritas y demás. Tal vez algunos de nosotros podamos convertir nuestras viviendas, de manera indirecta y ocasional, en pequeños comedores de caridad.
¿Será demasiado arriesgado?

Y después de todo si no nos dejan sin ordenador es de agradecer.

5 comentarios:

ARCENDO dijo...

Claro que hace mucho que no veiamos estas cosas en España, desde los tiempos de la Republica roja..., como se dice vulgarmente esto con fRANCO no pasaba.
Y lo que nos quedará por ver, entre la crisis y la legión de emigrantes sin papeles y sin trabajo... para temblar.
BESOS.
oFF TOPIC. Que las obras te sean leves..., eso también es sufrir en silencio.
MAS BESOS.

ARCENDO dijo...

Menos mal que me dijiste lo de la obra... ya estaba un poco preocupado, no es normal tanta ausencia tuya, perdona por la apreciación...debe ser la costumbre. BESOS.

aspirinasyotrastonterias dijo...

Quizá tenemos lo que nos merecemos...
Un saludo y enhorabuena por el blog.

elblogdelosmudos dijo...

Para el gobierno actual está claro que es mucho más prioritario seguir asesinando niños que resolver la situación que va camino de dantesca.
Te felicito por tu blog.
Saludos

Luis y Mª Jesús dijo...

A las Clarisas (de clausura) las han robado dos veces en el último mes. En total no ha llegado a 30 euros, pero los destrozos de puertas y ventanas han sido considerables. ¿Que esperarian encontrar?.
Por favor, Militos, dime que no estás enfadada conmigo.
Un beso
María Jesús

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...