lunes, 28 de abril de 2014

NACER DE NUEVO

 
 
Fotografía de D. Joan Carreras.
 
 
Señor, estoy pasmada, no sé lo que me ocurre, hemos vivido tantos acontecimientos que no reacciono.
Te doy gracias infinitas, sabes que soy sincera, por los nuevos santos de la iglesia, San Juan XXIII y San Juan Pablo II, aunque la verdad de "nuevos" nada porque ya lo eran, aunque la Iglesia lo reconozca ahora.
 
 
 
Te doy gracias y siento una alegría verdadera, pero mi ánimo está raro, hay un velo de tristeza que lo envuelve todo, quizás me está sucediendo lo que a Nicodemo que no acabo de entender tus palabras. ¿Cómo nacer de nuevo? Estos santos tan queridos sí supieron hacerlo, por eso hoy están en los altares para que intercedan por nosotros y podamos imitar su vida de entrega.
 
Señor, soy tan torpe, siempre lo he sido y tengo miedo de que, a estas alturas de mi vida, no sepa vivir tu Resurrección y me esté quedando sólo con tu Pasión y Muerte en la Cruz, miedo a no saber  dar el paso a tu Pascua de Resurrección.
 
Jesús de la Divina Misericordia, envíame tu Espíritu de Luz, tu Espíritu de Fuego que incendie mi corazón para nacer de nuevo, de Alegría para vivir tu Pascua y alegrar a los demás con lo poco que pueda dar, de Esperanza para creer que esta vida mía, ordinaria y natural, es la que Tú quieres y puedes sobrenaturalizar.
 
En ti confío, Señor.
A ti, Dios mío,  doy gracias  con todo el alma por los Papas Santos y por quien los elevó a los Altares, por el Santo Padre, Francisco.
 
 
Y gracias, Señor por la presencia, recogida, humilde y sonriente 
 
en ese acto de gloria, de Benedicto XVI.
 

4 comentarios:

Rosa dijo...

Qué bello, Militos, lo que dices y qué bella mirada la de nuestro Papa emérito; ahora tenemos pocas ocasiones de verla y es tan hermosa... Gracias por traerla.
La llevo, su mirada es especial...

Un beso, me ha encantado.

ANGELO ST dijo...

Gracias por compartir sentimientos que a veces nos asaltan a todos. Vivimos la comunión de los santos.
Estamos llamados a la luz eterna.
¡Y llegará! Un fuerte abrazo

Fran dijo...

Siempre he sentido mucha alegría en Pascua de Resurrección pero también yo tengo delante un velo de tristeza. Quizá la alegría está ahí unida a la inevitable pena.

Maria del Rayo dijo...

Que hermoso Mili.
Gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...