lunes, 24 de junio de 2013

HOMENAJE Y LLANTO


Banner, ideado por Ángelo, hace tiempo, para premiar a Arcendo y a sus amigos

Temo que este post, en parte plañidero, no va a gustar a algunos, pero yo tengo que escribirlo porque en este blog siempre he abierto los recovecos de mi alma con sinceridad y en verdad
Digo esto por si alguno prefiere no leerlo. Punto y aparte.
 
 LLANTO
 
Ignoro si aún estoy en condiciones de rendirle homenaje a Arcendo. No creo que ya pueda hacer coraza de este dolor. quiero intentarlo, pero tal vez tenga que dejarlo a medias.
 
Sé que somos muchos, todos sus amigos, los que sufrimos su pérdida y que vosotros, amigos, la estáis sublimando, porque ha sido Voluntad de Dios, porque fue lo mejor para él, porque ha dejado de sufrir para gozar de la Gloria Eterna, de esa Vida verdadera en la que él creía por encima de todo, esa vida en la que un día, si Dios quiere, nos volveremos a encontrar.
 
Todo eso y más..., lo sé, sin embargo, mi corazón tan añejo no puede parar el llanto porque para tu Valquiria de Patones, Arcendo, fuiste mucho más que ese bloguero ejemplar, católico testimonial y coherente, buen hijo de Dios y de la Iglesia a la que amabas por encima de todo, cuyo único objetivo fue hacer el bien con este medio asombroso de tu  "La Hoja del Arce," esa HOJA que, en palabras de tu gran  amigo Ángelo, nunca caerá.
 
Para mí que acababa de iniciar este camino bloguero, hace casi ocho años, fuiste la sorpresa de una amistad, nunca  presencial porque no la necesitábamos y en la que tuve que creer a pesar de extrañarme. Amistad que post a post, comentario a comentario, correo a correo, superando algunos tropiezos, disgustos y enfados, salió adelante para transformarse  en fraternidad irrenunciable.
 
De esta manera, entraste a formar parte de mi vida, de mi numerosa  familia en la que todos te conocen, sin conocerte. Julio, mi marido creo que se abrió paso en el ordenador, al que antes odiaba, por ti, por llegar a comprender lo que yo sentía y participar de ello. Mis hijas han llegado a quererte como yo,  vivido y rezado tu enfermedad paso a paso ¿Recuerdas el video que Raquel te dedicó? Los chicos son más realistas y pasan de las ilusiones de su madre, sin embargo, dos de mis nietos te apreciaban mucho a pesar de tu vocación madridista, ya lo sabes, los dos son del Atleti, incluso te dejaron algún que otro comentario.
Ellas lloran  conmigo y Julio triste, dice que tiene la sensación de algo no acabado con ese gran amigo al que admiraba mucho y apreciaba de verdad. Hoy vuelve a enviarte su "Semper Fidelis y Soy Capaz."
 
¿Puede a alguien extrañar que llore, queriendo lo mejor para ti?
¿Queriendo tu descanso, tu llegar a la orilla blanca? Esa orilla del Tolkien con el que disfrutabas, al que amabas como a tantas cosas bellas, grandes y pequeñas, de esa vida tuya tan apasionada que los demás admirábamos en ti. Esa orilla a la que creí precederte, pero que nuestro Padre no  ha querido.
 
Dicen que en algún momento volveré a sentirte a mi lado, como siempre sin llegar a verte, pero ¿Me llegará tu palabra escrita, como siempre en el momento exacto, preciso?
 
Arcendo, mi Capitán, creí, creí con toda mi FE, con toda mi esperanza en el milagro, ahora recurro a ella, a esa FE que tu fortaleciste con tu HOJA, que hiciste viva para muchos con tus escritos.
Creí que Dios, que nuestra Madre, tu Mamita, Omnipotencia Suplicante, lo iba a conseguir de su Hijo. No ha sido así y lo acepto por la mayor gloria de Dios y bien tuyo.
 
Jesús lloró por Lázaro, sabiendo que le iba a resucitar
Con este post, que nunca creí poder escribir y que lo hago por consejo de una gran amiga, Ana María (enlace), no estoy protestando. En toda mi vida, que nunca fue balsa de aceite, con dolor, alegría, sobresalto..., en toda mi vida, la de los 76 años, con tragedia y superación, la Voluntad de Dios ha sido mi regla, mi gozo, mi consuelo. Hoy también lo es, pero déjame, Arcendo, dejarme vosotros, amigos, llorar, tengo que llorar porque este corazón de carne, ya demasiado añejo, así me lo pide.
 

 
Homenaje
 
Como ya todos habéis resaltado el mejor valor de los muchos que tenía Arcendo, mientras vivió en la tierra: Su fe Católica, Apostólica y Romana, su afán evangelizador por transmitirla. Y considerando también, su gran amor: su familia siempre presente en el primer lugar de su existencia, su sabiduría y entender de cualquier tema divino y humano, Arte, Música, Historia, Literatura, Política, Humor, Dolor y cuanto hay sobre la tierra, yo quiero detenerme mediante este post en algo, para él,  para mí y para muchos muy valioso: La Patria .
 
Su amor a España, esa Patria grande, Patria libre, Patria una que él quería, manifestado en tantas entradas de su blog y manifestado también, en su reconocimiento, sin nostalgia, sin "cualquier tiempo pasado fue mejor," pero con verdad y sinceridad en su personal "Memoria Histórica," verdadera, vivida por sus antepasados más cercanos, padres y familia a los que mencionaba con tanto amor, admiración y agradecimiento. La Patria que amaba nuestro Capitán, era incorrecta para este tiempo de traiciones y mentiras que nos ha tocado vivir, formaba parte de   su ir "contracorriente,"  mencionado en la cabecera de su HOJA.

Podría mencionar cada uno de sus post a España dedicados o sus videos, pero cualquiera puede acercarse a ellos en su blog, mientras siga abierto o a su canal en You Tube. Con unos y otros testimoniaba ese amor incondicional que por España sentía y vivía, pero prefiero, como colofón de esta entrada mucho más larga de lo habitual en mí, dejaros una confidencia que me hizo poco después de su operación.

Me pidió que Julio le proporcionara una ceremonia donde él pudiera volver a jurar la Bandera de España. Nos faltó tiempo para encontrar lo que él deseaba, ya que en la actualidad se están dando muchas facilidades para que los civiles puedan hacerlo en las dependencias militares. Nuestro amigo se asustó porque las que le propusimos eran demasiado próximas y, como el médico le había diagnosticado que para el verano mejoraría, quedamos en que besaría nuestra querida Bandera, después del verano.

Y había dos opciones: en  septiembre, en la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid, (deseaba, según sus palabras) que fuera en su ciudad para invitar a amigos y familiares. La otra opción era el día del Pilar, fiesta de la Hispanidad, en el mismo lugar.
Esa era nuestra cita: en la ceremonia, Arcendo, su familia, la mía   y yo, al fin nos conoceríamos personalmente...

Arcendo, querido Capitán, ahora has besado tu Bandera en el Cuartel de los Luceros, como los héroes y Mártires de la España de todos los tiempos.

Ruega, intercede por nuestra Patria, a la que tanto amabas y tanto lo necesita.

Querido hermano en Cristo Jesús, ruega por nosotros, por mí, que tanto te echamos, te echo y echaré de menos mientras viva.
 
Tengo muchos banners de la bandera de España,  enviados por Arcendo, pero este es el que más me gusta.


 

12 comentarios:

Boss dijo...

Muy bonito. Y claro que lo sentirás junto a tí.

ANGELO ST dijo...

Yo también me alegro mucho de que lo hayas escrito.

quedateenminube dijo...

Es normal que aún aceptando la voluntad de Dios, llores la ausencia de tu amigo y recuerdes con nostalgia, sentimiento y dolor vuestra amistad.
Has hecho bien es escribir lo que sientes.
Un abrazo con mucho cariño!

http://quedateenminube.blogspot.com.es/

Maria del Rayo dijo...

Muy bonito lo que escribes Mili.
Yo sigo extrañando a Arcen. Y no me he podido conformar. Esa es la verdad.
Unidas en oración.
Gracias!!

Fran dijo...

Un precioso homenaje que expresa muy bien lo grande de vuestra amistad y de los valores que los dos habéis defendido con valentía.

Rocio dijo...

Precioso homenaje;no se me quita de la cabeza,tengo una gran pena y no lo conocía personalmente.Un abrazo

Rosa dijo...

Muy bonito todo lo que dices, es una preciosidad. Gracias por compartirlo, querida Militos.

Un beso muy grande.

Martha Bernal dijo...

El desahogarse siempre hace bien, esto habla de tu buen corazón, lindo lo que escribiste. Un beso

MARISELA PEREZ dijo...

Querida amiga: ¡qué bien lo has expresado!. Cada momento en que le recuerdo lo asocio con dos amores fundamentales: el amor a España y el amor a Dios. Es bueno recordarlo, aunque ahora mismo se nos encoja el corazón por el dolor. Es cierto, como dice quedateenminnube, que aún conociendo y aceptando la voluntad de Dios, no podamos reprimir las lágrimas. Pero yo soy una persona de naturaleza alegre, entusiasta y no me rindo fácilmente así que mis recuerdos están siempre ligados a esa parte de Arcendo tan linda: su alegría, vitalidad, espiritualidad llena de Dios. Eso es lo que realmente recuerdo, pues, aunque he rezado hasta el último momento, rezaba para que el paso le fuera leve, pues mis conocimientos médicos me decían que había llegado el final. Y aún así siempre he tenido la certeza de que el Padre le espera, que no hay motivos para el llanto. Así, ahora vuelvo a repasar sus vídeos, sobre todo esa música que aprendía a conocer y gustar porque él conocía y gustaba.
Arcendo ha tenido una influencia en mi vida como pocas personas, yo no lo sabía hasta que enfermó y me di cuenta de que iba a perderle. Ahora sólo rezo para que esté bien y junto al Padre.
No llores amiga, que la muerte no es el final...
Sabes que mi hombro está aquí, a un paso de ti.

Nota-el correo de cubanita se me ha cerrado, escríbeme al gmail si quieres.
Un abrazo grandote, donde quepan las alegrías y las tristezas, para ti y para todos los amigos que pasan por acá.
No vemos.

porlafamiliaporlavida dijo...

¡Sabía que podías hacerlo!Tan solo necesitabas un empujón, y ha sido un orgullo para mí habertelo dado, eres mi madre virtual, una mujer fuerte y luchadora, de principios a la que quiero y admiro. Lo de Arcendo cuesta trabajo entenderlo, yo también creí que se obraría el milagro, pero los planes de Dios en esta ocasión no tenían que ver con nuestro deseos. Quizás nos lo dejó el tiempo suficiente para conocerlo, quererlo y aprender de él. Su huella siempre estará en nuestros corazones y en nuestro recuerdo.

Un beso fuerte querida amiga.

cristina dijo...

yo tambien necesito llorarle,porque formaba parte de mi vida...no hace falta conocer a una persona fisicamente,ni haber cruzado una palabra,para deberle tanto y echarle de menos...Militos preciosas palabras,para ti,su familia y demas amigos,mis oraciones...

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Arcendo te llamaba "Agustina de Aragón" y tu valentía al tener la fuerza suficiente para escribir esta entrada, deja claro que no se equivocaba. No es nada facil escribir sobre un ser querido que acabamos de perder, yo recuerdo ue tras la muerte de mi padre,no pude escribir nada sobre él hasta pasados un montón de años.
Besos, Militos y mi admiración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...