viernes, 21 de junio de 2013

¿POR QUÉ NO SE CURÓ ARCENDO?

 
 
 

 
El Papa: Oración no es magia y no rezamos a un "Dios cósmico" sino a un Padre cercano
 
 
De la "Gaceta del Arce" que sigue vigente, aunque Arcendo ya no esté con nosotros, os traigo este mensaje que  explica, por lo menos a mí, porque nuestras oraciones no curaron a nuestro querido CAPITÁN.
 
 
LA ORACIÓN NO ES MAGIA
 
VATICANO, 20 Jun. 13 / 04:18 pm (ACI/EWTN Noticias).-

 La oración no es magia y los cristianos no le rezan a un "Dios cósmico" sino a un Dios cercano, a un Dios que es Padre y no solo padre de uno, sino padre de todos. Lo afirmó esta mañana el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta.
En su homilía de esta mañana el Papa explicó: "¿a quién rezo? ¿A Dios Omnipotente? Demasiado lejano. Ah, esto yo no lo siento. Ni siquiera Jesús lo sentía. ¿A quién rezo? ¿Al Dios cósmico? Un poco habitual, en estos días, ¿no?... rezar al Dios cósmico, ¿no? Esta modalidad politeísta que llega con esta cultura ‘light’… ¡Tú debes rezar al Padre! Padre es una palabra fuerte".
"Tú debes rezar al que te ha generado, al que te ha dado la vida. No a todos: a todos es demasiado anónimo. A ti. A mí. Y también al que te acompaña en tu camino: al que conoce toda tu vida. Todo: aquel que es bueno, aquel que no es tan bueno. Conoce todo. Si nosotros no comenzamos la oración con esta palabra, no dicha por los labios, sino dicha de corazón, no podemos rezar ‘en" cristiano’".

Mi oración constante por quien tanto he querido era esta:
"Señor, si quieres puedes curarle." 

Se ve que no ha querido y  el Papa Francisco, en su homilía de la Santa Misa, del jueves 20 de junio, me lo ha explicado.

No estoy resignada, pero sé que:

 "Para el que ama a Dios, todo es para bien"

8 comentarios:

releante dijo...

No hay mucho más que decir, Dios lo ha permitido y todo lo que permite Dios tiene un sentido más allá del propio sentido humano. Mucha fuerza y un abrazo

Rosa dijo...

Todo es para bien, es verdad.

Te dejé un correo.

Un beso, querida Militos.

gosspi dijo...

Mili...el Señor lo ha curado!!!! La sanacion definitiva es la muerte ..que para nosotros es Puerta del Cielo!!! y el abrazo magnanimo de Dios con su criatura..del Padre con su Hijo.....Mas sanacion quieres???? no hablemos como los paganos!!!

Sacramento Rosales dijo...

Ánimo Mili en el fondo estamos contentas porque pese a la perdida sabemos cuanto se ha ganado.
Un abrazo sanador cariño para ese dolor que necesita su tiempo de crisol.

Militos dijo...

´Gosspi, creo que no me entiendes, no estoy pidiendo cuentas, parto de una aceptación total, precisamente lo que trato de dar a entender es que Dios no quiso curar el cuerpo de Arcendo porque la oración no es una magia que se utiliza para lo que queramos, sino que Dios hace con ella lo que más conviene a cada uno.

Humanamente no me resigno, como no me resigné con los seres queridos que ya se me han ido, pero acepto y quiero todo lo que nuestro PADRE quiere porque sé que es para bien. aunque eso no me quite la pena porque Arcendo para mí no ha sido simplemente un bloguero muy bueno muy sabio y muy católico, hemos compartido muchas cosas personales durante casi ocho años.
Si no entiendes que llore y le eche de menos no merece la pena que te lo explique.

Perdona si no te gusta lo que digo.
Un beso con cariño.



Martin Almirón Ariza dijo...

¿Que puedo decir? nada! llegó su hora y por mucho que hagamos, le ha tocado irse.No tengo palabras.
Un abrazo a todos uds. y seguiré orando.

PEPE LASALA dijo...

Me hice muchas preguntas cuando murió mi padre, de esto hace 16 años, y aún digo a veces... Dios mío, qué pronto te lo llevaste, pero pienso que Dios nos llama en cada momento por algo; pienso también que lo verdaderamente importante está con Él y no aquí en la Tierra, pero somos humanos y somos débiles, y es normal que lloremos y que nos duela cuando se va un ser querido. Nos agarramos a la vida terrenal como a un clavo ardiendo, y lo hacemos porque no conocemos otra cosa. Pero Él sabe que la verdadera vida está allí, y que es allí realmente donde vamos a estar bien. No sé, así lo entiendo yo. Seguro que cuando conozcamos la vida eterna no queremos volver a ésta. Espero haberme explicado bien, no sé... no es fácil. Un beso muy grande Militos, y mucho ánimo.

ALEJANDRA dijo...

Militos, una confidencia: mi padre era la niña de mis ojos y yo la suya. Se fue en cinco meses por un cáncer de colon horrible, al diagnóstico estaba invadido el peritoneo: desahuciado. Creo haberle mentido a Arcendo sobre ello, "se murió de otra cosa", sí, de insuficiencia renal, pero con metástasis en hígado y pulmones, sacándole de la barriga casi cada semana, 8 litros de líquido ascítico...
A los pocos días de irse, estando yo delante del Sagrario, le hablaba: papá, qué pena que teniento tú y yo la química que teníamos, no pudiéramos despedirnos "a las claras"- había un pacto de silencio nunca hecho, por el que no hablábamos de su enfermedad, dolía demasiado- Y me contestó: " yo nunca me podía despedir de ti, porque siempre voy a estar contigo, porque yo estoy con el Señor y el Señor está contigo".
Arcendo se ha ido, como decía también mi padre, cuando estaba maduro. El Señor no es un "recolector caprichoso ni traicionero", es un padre bueno que recoge a sus hijos cuando están mejor preparados para ir con Él. Arcendo ha hecho un largo camino, y la meta era, es, el Padre, el cielo. Es teriblemente dura la separación, y cada día que pasa el hueco es más grande. Pero si miramos desde su "pellejo"...¿ dónde mejor?.
Un abrazo grande, Militos, no sabes cómo te comprendo.Llora, llora tu dolor, créeme, Arcendo está más cerca que nunca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...