sábado, 1 de abril de 2017

NADA QUE CONTAR




Aquí desde mi Noray, os envío un saludo campero y manchego. La mañana está algo desapacible, pero hemos tenido tres días de sol espléndidos para pasear por la parcela, contemplando los progresos del campo, mientras voy diciendo a Julio: "Aquí hay que podar, podar y podar...", él hace oídos sordos. Reconozco que en eso somos diametralmente opuestos. 

La verdad es que yo tengo muy grabado en el alma ese pasaje del Evangelio, (Juan 15,1-8) donde Jesús dice: "A todo sarmiento mío que no da fruto, lo arranca y a todo el que da fruto lo poda" y si el Maestro eligió esta metáfora del campo para el comportamiento de las personas sería porque lo vio  hacer en los sembrados, como una buena medida para que todo crezca en las  mejores condiciones.
Peo bueno, esto son cosas mías...

La verdad es que no tengo mucho que contar, ya lo habréis notado cuando comienzo hablando del tiempo, jajaja..., pero quiero aprovechar, siempre es un buen momento, para dar gracias a Dios por estos días de escape del mundanal ruído, por mi vida y la de mi familia, vivida siempre bajo su mirada amorosa de Padre. A veces resulto repetitiva, en mi es una necesidad que resurge en cuanto tengo un instante de tranquilidad y sobre todo en esta quietud del campo donde ya los árboles van cuajándose de hojas. La pena es que hemos llegado tarde para contemplar el almendro florecido, sólo el peral mantiene sus flores blancas.



Bueno este no es el nuestro, es el de Van Gogh,
 pero se parece mucho.

Y cómo no, gracias siempre por los buenos amigos blogueros y Facebookceros (no sé si se escribirá así, pero ya me entendéis) que tengo como reales, tan reales y tan queridos como si nos estuviéramos viendo en persona.

Y ya, metidos en conversación, os contaré que mi nieta Paula, mi debilidad desde que nació hace 6 años, conste que quiero mucho a todos mis nietos, los 21, pero los pequeños,  los que más vienen a vernos, los siete magníficos de 10 a 1 año, son los que están enriqueciendo estos años maduritos, por decir algo, a los que hemos llegado por voluntad divina.

Sigo con Paula, ya que  ha participado por primea vez en el concierto organizado por el colegio y su clase de música.

No podéis escucharla, yo también me lo perdí, pero se adivina que llegará alto,  tal vez una nueva Mozart


La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas e interior



Señor, cuanto me has dado en esta vida...
 ¿Cómo corresponderte?


4 comentarios:

Rosa dijo...

¿Nada que contar? Siempre cuentas mucho ...
Jajaja, también tengo la manía de podar y podar, cuando llegan estas fechas, comienzo a pensarlo ...
Es cierto, los amigos blogueros son muy reales, lo sé muy bien.
Paula es una ricura (me ha hecho mucha gracia lo de 'los siete magníficos'), si ha heredado la sensibilidad de su abuela, seguro que se convertirá en una gran pianista.

Me alegro muchísimo de verte y sentirte tan bien.

Muchos, muchos besiños de sábado.

Maite Lorenzo dijo...

Me faltan 7 días para disfrutar de mi pueblo manchego. Qué cosas tan bonitas dices. Mi marido ya ha podado todo... Ese pasaje también me gusta mucho. Disfruta mucho de tus nietos; linda tu nieta, y tú también. Besos, muchos besos. Y también para Rosa

MDR dijo...

Mili que bueno que sigues en el blog. MUCHOS SALUDOS!!! DTB!!! Soy Maria del Rayo.

Mento dijo...

Sabes Mili? A veces son tan necesarias las repeticiones... Ay.

Me llenas de ternura desde tu Noray.

Dios! Como creció Paula, cuantas cosas bonitas por que dar gracias a Dios.

Yo recién llego después de 72 horas de estar fuera de casa trabajando y me encuentro la poda, la casa y la familia patas arribas... Y también frente a la apatía pienso en ese evangelio, así que no creo que solo sean cosas tuyas, jajajaja...

Besos amiga.
Saludos a Julio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...