viernes, 26 de octubre de 2012

LA CREMACIÓN







A una semana de dos grandes celebraciones de la Iglesia Católica,  el día de Todos los Santos y el día de Difuntos, me parece oportuno
tocar un tema que desde hace tiempo me vengo cuestionando, sobre todo, porque  a mi marido y a mí nos ha afectado muy directamente con un familiar al que guardamos un gran cariño, aunque ya no está entre nosotros, pero cuyo recuerdo sigue muy presente en nuestro corazón.

Se trata de algo que se está generalizando de manera universal, como es el hecho de esparcir las cenizas de los difuntos en la naturaleza, en el mar, la montaña o en  aquellos lugares que fueron queridos por los fallecidos.

La ceremonia en sí de la Cremación se da por terminada cuando la urna con las cenizas se deposita en el columbario del cementerio, donde se puede acudir para rezar por el difunto y recordarle de manera presente siempre que la familia lo desee.
 

 
Cementerio de Nuestra Señora de  la Almudena, Madrid
 
Es tradicción la visita a los cementerios en estas fechas de conmemoración que vamos a celebrar en una semana, colapsando el lugar sacro y los puestos de flores que se instalan en las cercanías. Sin embargo, para mí,  el hacerlo en días corrientes es un bálsamo que me llena de paz y serenidad. Los cementerios, para el que tiene fe en la resurrección de la carne no son lugares tristes, el silencio, las sepulturas y sentir la cercanía de los seres queridos que nos precedieron, aunque sólo sean sus restos mortales  los que allí se encuentran,  solazan el espíritu y calman muchas ansiedades.

Cuando sucedió el fallecimiento de una hermana de mi marido a la que sólo hacía un año que conocíamos, pero por la que sentimos un gran cariño desde el primer momento, tuvimos que salir a toda prisa, precisamente el día 27 de noviembre de 2011, mi santo y cumpleaños, para Huelva con el fin de asistir a su velatorio.
 
Fue incinerada, pero nadie nos dijo cual sería el destino de sus cenizas; finalmente fueron esparcidas en el rio Guadalquivir, Cuando la decisión la toman los familiares directos no puedes objetar nada en contra, pero sí nos causo gran dolor y hasta propusimos traerla a Madrid y depositar sus cenizas en un columbario, en el Cementerio de la Almudena, donde reposan todos nuestros familiares, con lo que nosotros tendríamos sus restos cerca para visitarla con frecuencia y rendirle nuestro amor y oraciones, algo que desde la lejanía al río Guadalquivir seguimos haciendo, aunque la manera de fluir las aguas de los ríos sabe Dios por donde andarán ahora.


¿Qué dice la Iglesia?
 
Por esas fechas anduve desazonada, sentí una gran inquietud e indagué en todos los medios de Internet para conocer en profundidad la postura de la Iglesia en ese acto. Sabía de antemano que la Cremación estaba autorizada, pero sobre este rito de esparcir las cenizas por esos mundos de Dios hoy tan extendido, sólo encontré información algo ambigua. Sin embargo, hace algun tiempo pude leer en Religión en Libertad,  la segunda  edición del Rito de Exequias, donde claramente, la Conferencia Episcopal Italiana da unas pautas para el acto de la Cremación, en la que afirma que dicha ceremonia queda concluída cuando se deposita la urna en el cementerio.
 Aunque las legislaciones de los países permitan esparcir las cenizas en la Naturaleza o conservarlas en los domicilios, este acto no es coherente con la fe cristiana.


"Monseñor Ángelo Lameri miembro de la Oficina  Liturgica Nacional de la Conferencia Episcopal Italiana, declara que la Iglesia aunque no se opone a la cremación de los cuerpos cuando no se hace "in odium fidei", sigue considerando que la sepultura del cuerpo de los difuntos es la forma más adecuada para expresar  la fe en la resurrección de la carne, así como para favorecer el recuerdo y la oración de sufragio por parte de familiares y amigos"

También está permitido, segun informa el Vaticano, que los ritos habituales en la iglesia del cementerio o ante la tumba, se puedan celebrar en el mismo lugar de la cremación, recomendando a la familia y amigos, así como al sacerdote, acompañar el féretro a dicho lugar.
 
 
 
 

Me parece oportuno referirme  a este tema porque se está extendiendo, también entre los cristianos, ese ritual pagano, romántico si se quiere y sensiblero de que las cenizas vuelen por los aires al encuentro con la naturaleza, cuando enterrar a los muertos en lugar santo  es un deber de caridad  cristiana. Hoy la moda se impone en todas partes hasta en lo más sagrado, como esa costumbre de acudir a los tanatorios  o funerales como el que asiste a un acto social. No es extraño ver grandes aforos en torno a los familiares del difunto, donde a parte del pésame oficial, en el que sí ponemos nuestro rostro más compungido, superado ese instante, todo son risas y alegrías por los encuentros de personas que ha tiempo no se veían. 
 
 El tanatorio debe ser un lugar de respeto y cariño hacia el difunto y volver a la costumbre santa de rezar un Rosario ante el cuerpo presente de la persona que quisimos o admiramos en vida; los familiares lo agradecerán y el alma del difunto mucho más.
 Rezar por él, hablar de él, de momentos de su vida que se recuerden, acompañar, consolar y ofrecerse a las necesidades de la familia del fallecido no requiere alborozo ni jolgorio.
A mí me gustaría que nadie vaya a mi velatorio o funeral por quedar bien, dejaré escrito que sólo asistan los que quieran rezar y los que no puedan hacerlo que se limiten  a acompañar en silencio a los míos.
A todos estos se lo agradeceré en cuanto pueda desde la  VIDA


Y por lo que más queráis, que a nadie se le ocurra organizarme un funeral interactivo como dicen que cada vez es más solicitado por los españoles.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece super coherente la postura de la Iglesia.

Un saludo Mili!

Bruce.

gosspi dijo...

Totalmente deacuerdo contigo Mili....está prpagandose tremendamente hasta la incineracion que debe ser en caso especiales..no te digo nada de cuando las esparcen.....el paganismo como el humo se inflirtra y hay persecucion cuando pones las cosas claras eh? Gracias a Dios hemos podido enterrar bien a mis padres cantando despues de la Misa en el cementerio y rezando el credo.....hay que hacer incapié en todo lo que dices porque es poner en la Verdad a quien no lo conoce....estupenda entrada.

PEPE LASALA dijo...

Pues así es Militos, la ceremonia termina en el Columbario. En mi Hermandad tenemos uno, por supuesto con todo en regla y aprobado por el Arzobispado de Sevilla, y todos los hermanos que lo desean, allí comienzan la nueva vida, junto al Cachorro. muy interesante tu entrada amiga. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

AleMamá dijo...

Mi padre fue cremado por petición suya. Pretendía que esparciéramos sus cenizas sobre el mausoleo familiar (que tiene césped) al igual que él debió hacer a petición de su hermana mayor, pero yo me negué en redondo y él aceptó.

Yo estaba en España cuando él murió en Chile, por lo que no asistí a sus funerales ni cremación, pero sí cuando lo fuimos a dejar solemnemente a su morada definitiva. Lo hicimos así justo por lo que dices, porque creemos en la resurrección de los muertos y los restos de su cuerpo mortal fueron parte de si mismo, "transportaron", por decirlo de algún modo, su alma inmortal.

Besos, Militos, y que vivas 1000 años.

Rafael dijo...

¡¿Funeral interactivo?! Entre videojuego y videojuego, supongo.

Militos dijo...

Rafael, es la última moda, si no pueden asistir al funeral o tanatorio lo ven por cámaras y luego se ponen videos del difunto y todos hablan por la web, Me dice Ana Ros que en Cádiz ya hay un sistema pionero parecido a eso.
¡Patético!
Un beso

Militos dijo...

Ale: Es tremendo cuando tu padre te pide algo así, menos mal que lo convenciste.
Para mí es un consuelo enorme haber podido hacer con ellos lo que ellos hicieron con sus padres y el momento de visitarles y rezar junto a sus tumbas te da una gran paz y la esperanza de que resucitaran, como todos lo haremos.
Me gusta mucho verte por aquí, querida chilena.
Un beso

Militos dijo...

<pepe: qué bien hacéis las cosas en la Hermandad y estar cerca del Chamorro una bendición.
Gracias por venir, en cuento tenga un rato voy a visitaros que siempre es un gozo llegar a vuestro blog.
Un beso, Pepe

Militos dijo...

Querida Gosspi, estoy de acuerdo contigo, lo antirreligioso, lo antiespiritual se difunde como el humo, por eso debemos nosotros mantyener nuestras tradiciones.
La paz que da hacer las cosas bien no es comparable con nada.
Un beso, guapa

Militos dijo...

Anónimo, por esa coherencia estamos siempre del lado de la Iglesia.
Muchas gracias.
Un beso

Militos dijo...

RAFAEL Y TODOS:

Quiero añadir que si lo interactivo no sustituyera lo mandado por la Iglesia, daría lo mismo, podría ser un añadido para el que quisiera, lo malo es que segun dicen los informes, ya lo piden los espsñoles como alternativa.
¡Qué tiempos!
Besos a todos

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Mili!
Eso de esparcir las cenizas de las personas no me gusta nada.
Pero de cremarlas sí.
En México les decimos funerarias los tanatorios, las personas "velan" al cuerpo de la persona fallecida en su casa o en la funeraria, al siguiente día se le hace el funeral o Misa de cuerpo presente. Luego los llevan al crematorio, cuando entregan las cenizas las vuelven a llevar a Misa en una urna que tiene variada forma y la urna generalmente se deposita en un nicho que hay en casi todos los templos. Al cementerio se llevan a los cuerpos sin cremar.

Pero aquí va mi pero.
A mi no me gustaría que me llevaran al panteón o cementerio, porque son poco visitados, los que conozco se ven lúgubres a pesar de que están adornados con plantas, además si es un cementerio municipal y no privado hay delincuentes que sacan los cadáveres o profanan las tumbas, también hay personas que hacen rituales de hechicería o satanismo allí. Bueno he sabido de tantas cosas raras que suceden en los cementerios que no se me antoja que me lleven allí, mejor que mis cenizas las pongan en un templo.
Pero en el ritual de exequias en la edición de 2012 se recomienda que las cenizas no se exparsan en ningún lado y se recomienda más bien que al cuerpo se le de sepultura. Dice muchas cosas.
Pero yo pienso que finalmente las personas que se quedan vivas son las que decidirán por ejemplo que hacer con mi cuerpo.
Mili que bueno que traes este tema al blog. Uff!! ya escribí mucho.
Gracias!!
DTB!!

Maria del Rayo dijo...

Tampoco me gusta lo de funeral interactivo.

ARCENDO dijo...

Muy justo -por las fechas-, y muy necesario -por la desinformación que hay-, todo lo que cuentas aqúi. Desgraciadamente cada vez más, los rituales paganos y new age, se van imponiendo a nuestros preciosos ritos y a nuestras más profundas creencias. El problema es el de siempre la no información y lo que es peor el no querer informarse. Post como este... además de educar, evangelizan. Gracias por el, querida Valkiria.

Off topic. Si antes te gustaba mi sidebar, ahora creo que te va a encantar..

BESIÑOS DE BUEN VIAJE Y MEJOR REGRESO.

Militos dijo...

Muchas gracias, Arcendo, no he podido conectar hasta ahora, pero el viaje fue estupendo. Ángel conduce muy bien, pero tus Avemarías nos despejaron el camino, ASÍ DA GUSTO

Ahora voy a ver tu sidebar, seguro que me llevo sorpresas, Jaja...

BESIÑOS CONGELADOS, PERO CÁLIDOS DE SÁBADO MARIANO

ARCENDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ARCENDO dijo...

Abigateee, no te me vayas a constipar. Me alegro que entre las Avemarías y la destreza conductora de Ángel, hayais podido llegar bien. Me alegro mucho, de tener tu presencia. Y me pone muy contento que te guste mi sidebar..., lo de Don Alvaro te sorprenció, eh? jajaja
Besiños de abrigo.

elsillóndepapá dijo...

Yo debo ser muy clásico, pero pienso como la iglesia dice. Los difuntos deben tener un lugar físico donde honrarlos rezarles y pedirles nuestras necesidades. La cremación no me gusta y exparcirlas mucho menos. Un abrazo

Militos dijo...

Pues eso sales ganando, el sillón de papá, con ser clásico, creo que todos los que hemos comentado lo somos. Tener un lugar sagrado para rezar y honrrar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros, es el consuelo que nos queda hasta el encuentro definitivo.
Un beso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...