sábado, 19 de septiembre de 2015

EL REPOSO DEL GUERRILLERO






 
Si, en este rincón de la Mancha, que hemos bautizado como Noray,  es donde descansan, a ratos, los 81 años que cumple hoy el Coronel.
Y digo a ratos porque no es normal pillarle sentado, sólo cuando va a anochecer consigo  compartir con él alguna  que otra puesta de Sol .
 
Descansa sin relajarse, ya que cada día pasa revista a su regimiento de árboles, plantados por sus propias manos. A veces se me figura que los confunde con sus soldados de antaño, aquellos de la famosa Boina Verde de su Unidad de Operaciones Especiales, U.O.E. de Infantería de Marina a la que tanto dimos en los buenos tiempos, así, en plural "dimos."
 
 
 
 
 
Sí, pasa revista a los árboles y a los recuerdos. Hoy cumple 81, no me importa decirlo porque bien orgulloso está él de ello (seguro que lo menciona en Facebook). De los cuales  ha dedicado más de 60, de manera exhaustiva, a la milicia y a España, yo soy testigo. Su vida nunca estuvo dividida en compartimentos estancos, siempre fue, sigue siendo, una unidad donde todo queda integrado: Dios, España, Milicia, Familia...
 
 
Hoy no quiero hablar de nuestra vida familiar, sino del alto precio que ha tenido que pagar por esa entrega, la mayoría de las veces no reconocida por sus superiores, alguien me dijo en una ocasión que los informes de los militares debían ser rendidos por sus subordinados y no por los altos mandos y tenía razón porque yo he visto como se desvivía por sus soldados y cuantas veces se enfrentó a sus superiores en defensa y bien de ellos, especialmente en aquellos años duros en los que tuvo la ocurrencia de fundar la "Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina", después de los largos meses  del Curso de Guerrilleros en Jaca, con la consiguiente separación familiar. 
 
También he vivido cómo estos le querían y aún le quieren. En nuestra ya larga vida juntos en todos los lugares donde hemos estado siempre nos encontramos con algún Infante que le recuerda y le saluda con mucho cariño y respeto. Recuerdo hace años que en una playa de Cádiz a la que volvimos con unos amigos, se acercó a saludarle un hombre, para más señas  negro, que estaba con su novia para decirle que había dejado la Marina, pero que si él volvía a la Unidad, de nuevo pediría el reingreso.
 
 
Hace tres años, precisamente fueron suboficiales y algunos compañeros,  muchos no estuvieron a sus órdenes, pero el sello y su impronta han quedado bien ensamblados para los que vinieron más tarde, los que le ofrecieron un entrañable homenaje que a mi particularmente me llegó al corazón y en el que se demostraba su verdadero afecto y admiración.

Desde este blog quiero agradecerles una vez más a todos aquellos que intervinieron y de modo especial a los que lo organizaron: Muchas gracias Pepe Cuesta, Montecristo, a sus mujeres y a otros muchos más... Ese día todos nosotros, la familia, lo llevamos en el alma grabado a fuego.
 
 
 
Lo confieso, con este marido mío no se puede viajar porque vaya donde vaya, esté donde esté, siempre aparece alguien conocido de su Infantería de Marina o del colegio de Huérfanos de la Armada, más conocido por el C.H.A., donde, estando destinado al mando de la Policía Naval, fue también Profesor de Educación Física  varios años.
 
Hoy, 19 de septiembre, quiero dedicarle esta entrada como felicitación de cumpleaños y al recordar tantos detalles de nuestro pasado, me doy cuenta del alto precio que ha tenido que pagar por esa vida tan intensa, en su espíritu y en su cuerpo, lleno éste de cicatrices que unidas a las medallas y emblemas de su uniforme le han conferido esa personalidad tan especial, no  menguada por el tiempo.
 
Cicatrices reales de tantas operaciones que ha sufrido, no se ha privado de nada desde aquella fecha ya lejana del brazo roto en una mala caída de judo y que mal operada , tuvieron que volver a romperlo por  varios sitios para dejarlo bien, hasta el esguince que no se curó a su tiempo de un salto en paracaídas (¿Por qué, preguntaba yo, te empeñas siempre en caer de pie?).
 Ya en su retiro, un excelente cirujano, amigo de la familia, se atrevió a introducirle siete tornillos en la pierna para contrarrestar el dolor y la posible cojera; Tanto metal lleva dentro que siempre pita en todos los controles, pero no se le nota para nada en su caminar. En fin muchas más operaciones le adornan, como la  de un ojo y alguna más, aunque la más fuerte y arriesgada ha sido la última, la de su corazón, de la que creímos no salía. Gracias a Dios, a la familia y a cuantos blogueros rezaron conmigo por su curación, una vez más se recuperó y con ganancia, tanta que ahí le tenemos arengando siempre a los jóvenes y menos jóvenes, en el Campamento de verano de Veteranos de la UOE 5Estol, participando con ellos en todo lo que puede.


 
 
Un misterio para mi es su pronta recuperación de todo, es agotador y cuesta mucho seguir su paso por la vida, pero qué le vamos a hacer, este día toca felicitarle por unos años que nadie, hasta que llegamos a Facebook que lo dice a los cuatro vientos, pensaba que podía cumplir.
 
 
 
 
 
Con los nietos y los hijos ya lo celebramos en el campo, ahora quiero hacerlo con todos los que le conocéis.
 
Julio, muchas felicidades de tu mujer, la que siempre supo, desde que nos unimos en matrimonio y bastante antes, que  no me casaba sólo contigo, sino que quedaba unida de por vida con la Infantería de Marina. 
 
 
 
 
 
 
 

6 comentarios:

Rosa dijo...

Qué maravilla de homenaje, puedes sentirte muy orgullosa de tu marido, le define muy bien todo lo que dices. La cara es el espejo del alma.

Querida Militos, muchas felicidades para los dos. Al lado de un gran hombre siempre está una gran mujer. Y encima ¡guapísimos!!!
Me ha encantado el vídeo, tuvo que ser un día muy especial y emotivo.

Muchas felicidades para todos, querida familia, y muchos besiños del alma para ti, mi querida amiga.

Rosa dijo...

Salió el mismo comentario por triplicado, jajaja, los eliminé, con tu permiso.

¡Feliz día!

Raquel YG-I dijo...

Mamà, me he emocionado como una tonta. Es impresionante còmo le has descrito tan bien pero claro, si alguien lo conoce de ese modo, eres tù. Graciassss mamà!!!

Esther dijo...

Q gran verdad Militos!!!!
Para mí ha sido mi mejor jefe pero por goleada.
Un ser humano excepcional q se desvivía por nosotros... Tengo tan buenos recuerdos q jamás le olvidaré.
Un beso Militos y q le podamos felicitar muchos años.

Martin Almirón dijo...

Grande Militos! Le deso un feliz día de cumpleaños a mi Coronel.Felicidades!

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Para mi Coronel, un taconazo, un a sus órdenes y un ¡VIVA ESPAÑA!
Para ti, querida amiga, todo mi afecto y un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...