viernes, 11 de septiembre de 2015

QUERIDA PLAZA DE ESPAÑA



 
No es que me haya decidido a abrir el baúl de los recuerdos, pero no he podido evitar sacar a la luz esta fotografía, movida por la polémica entablada en torno al Edificio España situado en la Plaza de España de Madrid.
En ella aparecen dos de mis tías, Agustina (Tina) y Carmen (Chuchi), una amiga de ellas, Pili, y la que suscribe que por aquel entonces andaría por los 13  años, algo que he deducido porque la construcción de dicho edificio comenzó en el año 1948  finalizando en 1953 y como se puede ver en la fotografía aún no se había terminado.
 
La polémica surge porque recientemente ha sido adquirido por un magnate chino, Wang Jianlin que quiere demolerlo, algo impensable por tratarse de un edificio emblemático en la capital, ya que fue el primer rascacielos de España, seguido por la Torre de Madrid que superó su altura. Consta de 25 plantas y 117 metros de altura, 65.000 metros cuadrados de extensión y un servicio de 29 ascensores, algo asombroso para aquella época cuando la posguerra aún se hacía sentir en algunos hogares. En la actualidad es el octavo edificio más alto de Madrid.

De estilo Neobarroco fue construido por el ingeniero Jose María Otamendi y el arquitecto Julian Otamendi. Su silueta escalonada en cuatro alturas se encuentra al final de la Gran Vía y desde el año 2005 ha sido objeto de venta a distintas compañías, pero cerrado a su uso en 2014 fue vendido a Wangh Jianlin que cuenta con la mayor fortuna de China, siendo propietario de varios hoteles e incluso del 20% del Club de futbol Atlético de Madrid. La intención de su actual propietario es derribarlo por completo, pero
el Ayuntamiento madrileño siempre se ha opuesto a su derribo, por su valor histórico y arquitectónico de la ciudad.


En este litigio se encuentra con el actual propietario al que propone la conservación de la fachada, aunque parece ser no existir , de momento, acuerdo alguno.

Personalmente, me dolería mucho su desaparición  porlo que supuso no sólo en mi adolescencia, sino en mi época universitaria, ya que con frecuencia al acabar las clases, o en algún descanso solíamos bajar desde el Pabellón Central de la Universidad, en la calle de San Bernardo, donde cursábamos la carrera de Económicas, hasta los jardines de la Plaza para despejarnos y confraternizar.


 Momentos de juventud que nunca se olvidan. Si al final  el magnate chino consigue derribar el edificio, entre sus cascotes  quedará esa parte de mi vida que guardo con tanto cariño y que con estas noticias volvió a despertar hoy en mi presente.





Fotografía tomada por uno de mis compañeros, en la Plaza de España, el día de nuestro Paso de Ecuador.

3 comentarios:

ANGELO ST dijo...

Pues yo también lo lamentaría, porque además de ser un edificio emblemático que enseguida puedes identificar con Madrid al ver las fotografias de la ciudad, también tiraría por tierra miles de recuerdos de muchas personas. Cuando se derrumban edificios se derrumban también muchas historias y sentimientos. Un abrazo y feliz domingo

Rosa dijo...

Qué pena, es así, estos edificios están ligados a muchos recuerdos y sentimientos.
Son muy bonitas las fotos. Las guardo.

Ojalá lo respeten.

Besiños de domingo.

Josefa dijo...

Que tristeza y añoranza dá ver como a través de los años cambia
el entorno donde vivimos tiempos buenos y malos. Son recuerdos de nuestra juventud y a pesar de todo siempre añoramos aquellos años.
Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...