miércoles, 3 de diciembre de 2008

LA U.O.E. A VISTA DE CÓNYUGE---FINAL



He de reconocer que fueron unos bonitos comienzos, en los que yo también disfrutaba viéndoles crecer, cuando los veía claro, Con su jefe al frente entregado de por vida a una misión de la que todavía hoy no es capaz de desprenderse (SOY CAPAZ). Por ello preside honoríficamente una Asociación de Veteranos de la U.O.E., llamada 5 estol, http://uoe5estol.es/ con una sección de jóvenes, chicos y chicas desde los catorce años, con posible vocación militar, a los que se les forma y dirige en todos los aspectos, incluso el religioso si son voluntarios para el mismo.
No tardaría en comenzar para ellos la acción. En Abril de 1967 realizan ejercicios conjuntos con los comandos franceses, embarcados en el portaviones Clemenceau, saltando en paracaidas desde los aviones, en una operación denominada Atlantide 67.
Y sin estar aun reconocida oficialmente la Unidad, algo que no sucedería hasta el 1 de Enero de 1970, el 7 de marzo del año 1969 fueron llamados a participar en la repatriación de los ciudadanos españoles que se encontraban en Guinea Ecuatorial, cuando Macías, que se había formado militarmente en la Academia General Militar de Zaragoza, se sublevó declarándose independiente.
La Unidad de Operaciones Especiales participaba en otras maniobras conjuntas con el Grupo Fusileros de Marina Francés conocido como Groufumaco en las Islas Canarias. Su misión consistía en descender en paracaídas de noche en la playa, para balizar o marcar donde desembarcaría la Infantería de Marina de los buques Aragón y Castilla. Aquella noche la lluvía caía de manera inusual en la zona. Asegurando los lugareños que era ese el único día al año de agua abundante en Fuerteventura. Riesgo añadido a la nocturnidad y descenso.

Finalizadas las maniobras y, mientras se encontraban en una recepción, se recibe la orden ministerial de que la Unidad embarque en el Canarias con destino a Guinea, como avanzadilla al Batallón de Desembarco que se encontraba en el Aragón y Castilla. El crucero Canarias partiría como buque corsario sin bandera para no ser reconocido, hacia las costas africanas. Esta operación no concluiría hasta el mes de mayo de dicho año.

las familias ignorábamos su destino y sólo un mes y medio más tarde recibíamos un telegrama oficial comunicando que nuestros maridos se encontraban en perfecto estado en una misión importante. Telegrama que conservo algo deteriorado.

Otra imagen de la playa de San Fernando, con la primera, sexta y séptima de mis hijas, Begoña, Raquel y Esther

El regreso de Guinea, tres meses después de su marcha fue apoteósico. En el buque Aragón se repatrió a la Guardia Civil y un grupo de religiosas de Fernando Po. El resto regresaría en los otros dos barcos. Cuando acudimos al puerto de Cádiz, para recibirlos mis ojos no podían dar crédito a lo que descendía del barco, no sólo por aquel capitán barbudo y bigotudo al que no reconocía como mi marido, al que la barba y el bigote no le durarían ni venticuatro horas, (no por nada, simplemente por cuestión de gustos) sino por el parque zoológico instalado en el Aragón que desde tierra vislumbrábamos todos los presentes: cacatuas, loros, monos y demás especies tropicales agenciadas por los Boinas Verdes. En el reparto, a mis entusiasmados hijos les tocó una chimpacé monísima, nunca mejor dicho, bautizada como Mirinda, un cráneo de gorila y lo único práctico del paquete, un ventilador de aspas que refrescaría los calurosos días de viento de Levante que solía azotar los veranos de La Isla, nombre por el que también se conoce a San Fernando.

En la foto el cabo primero Jimeno Blanco con Mirinda, quien se hizo cargo de ella cuando, harta de que alterase el orden que en solitario había logrado imponer en todos los elementos, humanos y materiales de mi hogar, la regalé como mascota a la UOE, con gran dolor y llanto de mis hijos. Fue uniformada de Boina verde para alguno de los desfiles por la ciudad. La pobre Mirinda terminó afectada de la cabeza, nada de extrañar después de algunos meses de convivencia con los intrépidos guerrilleros españoles. Y terminó sus días en el zoológico de Jerez.

Cuando no se había cumplido el mes de su estancia a mi lado y al de sus hijos, los Boinas verdes que continuaban sin ser reconocidos, son llamados a una nueva operación, la recesión de Sidi Ifni. Como es lógico del desarrollo militar de estas operaciones no cuento nada porque no es cosa mía. La operación se bautizó con el nombre de Tabaiba y la entrega al Sultán marroquí de aquel territorio por fortuna sólo duró veinte días del mes de junio.

La actividad fue constante. Como ya anticipé en la primera parte de este serial, marido y mujer nos reconocíamos unos diez días al mes. Para no extenderme más sólo quiero añadir que mi visión como sufrida mujer del fundador de la Unidad de Operaciones Especiales de Infantería de Marina, es la de que él supo dar un paso adelante cuando sintió esa imperiosa llamada, sin cálculo alguno de lo que tendría que entregar a cambio. Y yo un paso hacia atrás para no estorbar. Nunca me arrepentí de ello porque en el matrimonio si quieres ser feliz, primero tienes que hacer feliz al otro. Tengo la certeza de que mi marido nunca hubiera sido feliz si yo me interpongo. Además se trataba de la Milicia, se trataba de España.

Siempre ocuparon el primer lugar en su pensamiento sus hombres, oficiales, suboficiales y soldados. Volcándose, frente a todos. para lograr lo mejor para cada uno de ellos, tanto en el terreno militar como en el personal. Se desvivía en una vigilancia constante con el fin de evitar accidentes o malos tratos. Lo consiguió y testigos hay por esos mundos, donde a veces nos los encontramos, de lo que digo. Sólo una vez tuvieron un accidente desgraciado con el lanzamiento de una granada que le explotó en la mano al cabo segunda Castro Molina, con la pérdida de dos dedos de la mano derecha y de refilón destrozó el pantalón de su jefe, con el consiguiente sobresalto para mí. Castro fue ascendido a Sargento Honorífico del Cuerpo de Mutilados por la Patria, hoy extinguido.

Como sucede con la mayoría de las cosas altruistas de la vida, poco reconocimiento de méritos, por parte de los superiores salvo honrosas excepciones, se han recibido. El cariño y la devoción con que le recuerdan y nombran todos los que pasaron por sus manos es la mejor de las recompensas. Alguien me dijo una vez que los informes de los militares deberían ser formulados por sus inferiores y no por sus superiores. Y tenía razón.

Puede que alguno, de los que me lea, piense que en la elaboración de este post ha tenido que ayudarme el propio fundador; error que no quiero nadie cometa ya que estos recuerdos vividos a presión, con fechas incluídas, soy yo la que, desde que supe que podría competir con cualquier mujer del mundo que se interpusiera entre nosotros, pero nunca lo lograria con la U.O.E, los ha ido archivando con sumo cuidado y cariño para transmitirlos a mis descendientes, sin pensar por lo más remoto que un día serían publicados en este invento tan singular y entrañable de un blog.

El 4 de septiembre de 1968, el, ya General Galinsoga, le impone la Cruz al Mérito Naval de Primera Clase.



Estas son mis diez Medallas que ya ni cabían en la foto.

El 5 de agosto de 1960 me casé con un Infante de Marina.


Nunca pensé que viviría el resto de mis días con un Boina Verde.






29 comentarios:

Julio dijo...

Joder Militos,mi querida "guerri-
llera", me has hecho llorar... Un beso muy fuerte...cielo

Hispanicus dijo...

Esas fotos me traen recuerdos familiares, te sorprendería ver la similitud con fotos de mi familia, incluidas las de guerrilleros.

Para mi, ser guerrillero español es estar hecho de otra pasta, fuertes, disciplinados, fieles, patriotas, sufridos, humildes, HOMBRES en toda la extensión de la palabra. Yo solo conozco a los boinas verdes de las COES, pero me consta que lo que he dicho es verdad, son dignos de admiración y modelo a seguir, tanto ellos como sus sufridas mujeres que han tenido que soportar soledad, problemas, distancia (en km), y han tirado "p´lanta" como bravas que son. Enhorabuena a vosotros dos y desde aquí, enhorabuena a mis padres también, con vuestro permiso.

ARCENDO dijo...

Todo se resume en esta frase:
"Tengo la certeza de que mi marido nunca hubiera sido feliz si yo me interpongo".
Tu sacrificio valíó la pena, tu también formas parte (fundamental)de la historia de nuestra Armada, sin tí, posiblemente este cuerpo de élite, no hubiera existido, al menos en su configuración actual.
Así que todos los parabienes para tí...que además tuviste la gallardia de ganar esas diez brillantes "medallas", tan bonitas.
Hablando de bonitas... (con permiso de Julio)..en la foto de tu boda estás
E-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r, de GUAPA.
Besos.

Caballero ZP dijo...

Pues es una pena que se termine, me gustaba ver todas esas imágenes y ver con que precisión y claridad nos narrabas lo sucedido.
Impresionante historia Militos.
Saludos

Militos dijo...

Muchas gracias caballerozp, ya sabes que lo bueno y breve, dos veces bueno. No conviene abusar de vuestra amabilidad.
Un abrazo

Militos dijo...

Julio: llora, llora...que más he lloraso yo por tus hazañas guerrilleras. y eso no lo cuento. Besitos

Militos dijo...

Hiapanicus: me uno contigo a la enhorabuena a tus padres, de todo corazón. Ya sé que tu de este tema conoces más que yo.
Un abrazo

Militos dijo...

Arcendo: ¡Por fin alguien que se fija en mi!, gracias, ya me quedo más contenta.
Gracias también por lo que dices de mis Medallas, no las cambio por nada. Dios las quso para mi y a El tengo que devolvérselas.
También quiso que fueras mi amigo y me entendieras mejor que nadie. Gracias siempre.
Un beso

Fran dijo...

Detrás de un gran hombre, una gran mujer. Sois un ejemplo de matrimonio en todos los sentidos. Me ha encantado todo lo que nos cuentas.¡ Realmente es capaz Julio!
Estáis guapísimos en la boda. Y la foto de la tabla gimnástica también es genial. Tus fotos de familia me recuerdan las de mi casa.

Terly dijo...

Jo, Militos, enganchas más que el chicle en el pelo. Tu vida junto a Julio ha sido de lo más interesante. Como dice Arcendo, ¡qué guapa en la foto de la boda! no me extraña que tuvieses tanta seguridad en que ninguna mujer se interpondría entre julio y tú, pero ojo con Julio que también está de buen ver y por ello tampoco me extraña su seguridad de interponer entre tú y él a la UOE.
Querida Militos, sigue escribiendo y deleitándonos.
Un beso.

Militos dijo...

Terly: esta historia ya se acabó. Algun día si me deja la interesada escribiré la suya, pero dudo mucho que me de su permiso.
Gracias por tus piropos ¡A LOS DOS!Pero tú no te puedes quejar después de la foto que me enviaste, que calladito te lo tenías.
Un beso

Militos dijo...

Claro Fran las fotos familiares son parecidas en todas las familias.
Me alegro que te haya gustado mi relato que no es más que lo vivido. Muchas mujeres de Boinas Verdes podían contar lo mismo, sólo que a mí me gusta escribir
Besitos

maria jesus dijo...

Me ha encantado.Tus hijos,preciosos, y tu marido y tu, una pareja espectacular; ya que te costaba el mismo trabajo, lo elegiste guapo, ¿no?. Me identifico mucho con lo que cuentas, me relaja leerte y me conmueve. No se si me entiendes

maria jesus dijo...

Las monjas que repatriaron los boinas verdes de Guinea debieron de ser las monjas de mi colegio, las religiosas misioneras de la Inmaculada Concepción, entre ellas una profesora mía, que despues han vuelto a Fernando Poo, cuando se normalizó la cosa

Militos dijo...

Te entiendo María Jesús, claro que te entiendo. Tú si que eres preciosa. Y me siento muy identificada contigo, aunque te doble la edad. A ver si vuelve Luisa y nos tomamos el café las tres juntas. Me apetece mucho.
Muchas gracias y besitos

Militos dijo...

Oye pues seguro, María jesús. ¿Te las imaginas en el barco rodeadas de tantos animales?, no me refiero a los Boinas... aunque bueno.
Me callo que se me van a enfadar.
Besitos

Fran dijo...

Militos , si hacéis esa reunión me tenéis que avisar que ¡no quiero quedarme otra vez en tierra!

Militos dijo...

Descuida Fran, contaremos contigo. Lo que hace falta es que Luisa venga. besitos

Aprendiz dijo...

Que suerte tienes Militos, cuantas cosas que contar y todas con final féliz. Como han dicho por ahí sois un ejemplo de familia. Seguro que has pasado momentos duros, pero todo se olvida y solo quedan buenos recuerdos.

Besos

Militos dijo...

Aprendiz: cuando tengas mis años también tendrás una bonita historia detras tuya.
besitos

Guerrera de la LUZ dijo...

Jope Militos... si cuando yo te digo que eres una guerrera aunténtica...

Qué impresionantemente bella estás en tu boda¡¡¡¡

Y anda que vaya pedazo marido.

Un besazo.

Militos dijo...

gracias guerrera, por hacerme sonreir. Besitos

Anónimo dijo...

Hola! he visto la foto de mi abuelo, espero que no te importe que la descargue, muy bonito tu blog.

Anónimo dijo...

Hola, soy Pupi hija del general Galinsoga y no sabes como me ha emocionado ver la foto de mi padre entregando la medalla a tu marido, creo que no nos conocemos, aunque si he visto muchas veces a tu marido con mi padre en San Fernando y sobre todo en los pabellones del Tercio de Armada.
Solo darte las gracias por esa foto y por todo lo que dices en tu blog es precioso. Besos y gracias otra vez.

Militos dijo...

Querida Pupi, como no puedo contestarte personalmente, lo hago aquí por si vuelves a leerlo.
A mi si que me ha hecho ilusión que hayss llegado a mi blog y encontrado la foto de tu padre. Julio siempre le admiró por su valía y el apoyo que recibió de él, casi el único que creyó en aquellos comienzos.
no creo que nos conociéramos, aunque viví quince años en San Fernando, pero entregada a mis hijos.
De veras que agradezco en el alma tu comentario, ha sido una sorpresa por el tiempo transcurrido desde que escribí estos recuerdos.
Un millón de gracias y un beso con mi cariño.
El anónomo que me dice lo de la foto de su abuelo ¿es hijo tuyo?
gracias a él también

Anónimo dijo...

Hola Militos, gracias por contestarme me ha gustado mucho todo lo que dices, pero veras, mi sobrina Belen fué quien encontro tu blog al poner nuestro apellido y vió la foto de mi padre, ella me lo comento y entré, asi que no fué ningun hijo mio estoy soltera y vivo en Madrid con mi madre y dos hermanos mas ahora estoy en cadiz en casa de mi hermana Gracias otra vez y sigue escribiendo de tus recuerdos y de la Infanteria de Marina, me emociona muchisimo y me trae muchos recuerdos de mi padre.
Muchas gracias miles de besos por todo lo que haces.

Anónimo dijo...

Esta será uma excelente página web, você poderia estar interessado em fazer uma entrevista a respeito do jeito que você criou? Se assim for e-mail me!

Anónimo dijo...

fue muy interesante para leer. Quiero citar el mensaje en mi blog. Se puede? Y otros una cuenta en Twitter?

Anónimo dijo...

Gracias por publicar esto, fue muy útil y le dijo a una gran cantidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...