martes, 2 de junio de 2015

MARTES CON ARCENDO,LUCHA CON FE


PARTE DE LUCHAS IV: ¡FE!

 
.
Parece que a veces es bueno que ocurran ciertas cosas para que nos podamos fijar en otras que siempre están a la vista. ¿En cuántas ocasiones habremos pasado cerca de aquel balcón que siempre tiene flores sin haber reparado en lo bonito que es?, ¿Cuántas lecturas habremos dado a aquel libro, sin habernos parado a saborear ese párrafo?. ¿Cuántos susurros, indicaciones, advertencias, consejos, -muchas veces repetidos-, de nuestros padres, hermanos o amigos, no habremos oído cientos de veces, para olvidarlos nada más cerrar la puerta?

Vivimos mal, demasiado rápido y siempre buscando la auto-satisfacción momentánea. Y muchas veces, no valoramos -aprovechamos- las grandezas propias o las que están a nuestro alrededor..., por vivir tan atolondradamente deprisa.
Por eso, es bueno que sucedan ciertas cosas incómodas, que nos pongan freno y nos hagan pensar en nuestras miserias, y en la cantidad de elementos que están continuamente a nuestro alrededor para ayudarnos a superar nuestras debilidades humanas.

Tiene que haber encrucijadas en el camino, ese es el don de la libertad. Nuestra prerrogativa es elegir. Utilizaremos bien ese regalo, si escogemos bien; porque en este caso..., creceremos, avanzaremos al ideal para el que estamos pensados, desde el principio de los tiempos.
Un trance como el que yo me encuentro, también es un cruce de dos caminos. El de la desesperación, y el de la esperanza.

Habría quien pudiera confundir, diluyendo ambas sendas. Algo así como lo del Ying y el yang, que una parte contiene a la otra y viceversa, y todo forma parte de un todo. Lo Blanco y lo negro, lo masculino y lo femenino, el día y la noche, lo bueno y lo malo, todo junto en un totum revolutum algo difícil de aceptar razonablemente. Cada cosa en su sitio.
Me temo que cristianamente... la cosa es -y debe ser-, mucho más radical. En el camino de la esperanza puede haber tragos amargos, pero NUNCA desesperación. Nuestra esperanza se basa en la fuerza y el poder de AQUEL que TODO lo puede.

Esa es nuestra fe, que no es ni un conjunto de normas sin sentido, ni un conjunto de palabras entrelazadas en una oración. Nuestra fe, es JESUCRISTO, que vivió ayer, que vivirá mañana y QUE VIVE HOY para todos nosotros y con nosotros y que nos acompaña en cada momento de nuestro camino.
Cristo vive, y cuando hablamos con ÉL a través de la oración, no son imaginaciones, estamos charlando con un amigo, que nos quiere, que no nos defrauda y que además es capaz de dar todo y de hacer por nosotros... todo. Esa es nuestra fe.

Ahora, que como sabéis no hago más que leer el Evangelio, me doy cuenta, de la cantidad de párrafos en los que JESÚS insiste en ese propósito.
Esto es algo patente sobretodo en los capítulos de las curaciones. Como dije al principio...: Cuantas veces no los habré leído antes.... y ahora es cuando me doy cuenta de lo que leo.
Todas las sanaciones que Jesús realiza, son ¡gracias a la fe!
¡Cuántas veces le oiremos repetir a Jesús..."Vete, tu fe te ha salvado", a lo largo de su vida.

Pero yo... a veces flaqueo, soy débil. Hago míos aquellos reproches que Jesús hacía a sus discípulos, cuando les llamaba "hombres de poca fe"; me duelen porque a veces me sombrea a mí esa misma actitud..., sabiendo que nada debe preocuparme si El está a mi lado....
Por eso..., queridos amigos -hermanos-, para suplir lo que a mí me falta..., agradezco todas esas ayudas que me prodigáis, porque Jesús limpia, perdona y sana gracias a la fe, la fe de los que se lo piden para sí mismos, y también a la fé... de otros que piden para sus prójimos. Como es el caso de aquel conmovedor centurión: "En verdad os digo.., no he hallado una fe tan grande en Israel."

Dentro de muy poquito, por sabia inspiración del Papa Benedicto XVI, se va a iniciar EL AÑO DE LA FE. ¡Que providente es que el ESPÍRITU SANTO inspire a la IGLESIA la necesidad de ahondar en el conocimiento y en la obtención de la fe!.. Ya que el Evangelio nos dice de forma contundente que “sin fe es imposible agradar a Dios” (He. 11:6).
Nosotros desde esta HOJA, apoyamos lo que puede ser el espaldarazo de esa nueva evangelización que puso en marcha el Beato Juan Pablo, apoyados en LA FE.

Cuando vamos recorriendo el camino y vemos todas las dificultades que tenemos que afrontar nos sentimos vulnerables y por eso... gritamos "Señor... ¡AUMENTANOS LA FE!" Lucas 17,5-10.
Sí... ¡Aumentanos la fe!, no para creer lo imposible, sino para hacer lo imposible que nos toca, para llevar a cabo una vida marcada SOLO por los valores del reino.
"Si tuviereis fe como un grano de mostaza diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible" (Mat 17,14-21).




 



Pocos días faltan para que se cumpla el segundo aniversario de tu muerte quiero llamarla así, no desfigurarla con cualquiera de los muchos epítetos con que se la adorna, para ti liberación para nosotros ausencia. 
 
Aquí seguimos, algunos flojeando, como yo, pero échanos un ojo desde lo alto, querido Capitán, para que demos lo que podamos... Creo que alguna influencia tendrás con nuestra Madre María, la Mami, como la llamabas, a la que tanto amaste y a la que te aferraste con todas tus fuerzas hasta el último suspiro.

3 comentarios:

Rosa dijo...

Y aunque hayan pasado casi dos años, sigo emocionándome como el primer día que entré al blog. Tengo fe, gracias a Dios sigo teniendo fe, y una parte esencial de mi vida la aprendí contigo, Hoja, y con mi querida compañera Militos, un regalo que me dejaste maravilloso.

Y sigo emocionándome, querida amiga, cómo no, después de sentir lo que habéis significado para mí.
Estáis siempre conmigo y es tan hondo que es maravilloso sentirlo así.

Eres capitana y siempre lo serás.

Te quiero. Besiños, besiños, besiños, y estoy como una Magdalena, emocionada como siempre que leo ...
Que bueno es el Señor, qué buena nuestra Madre, cuánto nos conocen, conectan almas y es tan hondo que me parece maravilloso, es maravilloso ...

BESIÑOS, querida Militos.

Raquel YG-I dijo...

Mamá, yo también me he emocionado y llorado recordando...parece mentira que vayan a cumplirse dos años ya. Gracias por tus palabras mamá y gracias a Rosa también.

Maria del Rayo dijo...

Gracias Mili, por recordarnos al queridísimo Arcen. un gran ejemplo de perseverancia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...