martes, 28 de febrero de 2017

MARTES CON ARCENDO, SU ÚLTIMA CUARESMA




DOMINGO, 17 DE FEBRERO de 2013

CUARESMARIA



Como fue precisamente el miércoles, el día en el que me suministraron la quimio parece como si hubiera tenido apartada la idea de la Cuaresma que se iniciaba precisamente en esa jornada. No es así. Precisamente la subida del Calvario que me toca hacer, intentando acompañar a mi Jesús sin desfallecer demasiado, me recuerda el tiempo de gracia, en el que nos encontramos.
 
Tiempo de DOBLE GRACIA diría yo:
Por un lado están estos cuarenta días que la Iglesia nos regala como oportunidad de oro, para prepararnos interiormente, para vivir intensamente el misterio de Nuestra salvación a través del sacrificio.
Y por otro, será necesario recordar, que gracias a DIOS y a nuestro querido Benedicto XVI, aún estamos en este AÑO DE LA FE, que tantos beneficios espirituales está prodigando en todos nosotros.
Así que efectivamente, nos encontramos en un momento idóneo que debemos aprovechar conveniente y activamente.

Son muchas las cosas que podemos poner en marcha en esta cuaresma para seguir renovándonos por dentro. La situación nacional y mundial, requieren de una reconversión a todos los niveles, que debe empezar por el individuo, por nosotros mismos, por cada uno de nosotros, en los pequeños actos diarios de solidaridad, caridad, bondad, altruismo sincero y amor verdadero.
La única solución a todos los problemas del mundo pasa por una vuelta a DIOS. Por eso pienso que precisamente en esta época en la que todo el mundo, Rey, políticos, finanzas, incluso el Vaticano, parece revuelto, necesitamos más que nunca el auxilio del Espíritu Santo:
"Ven Espíritu Santo, renueva la faz de la tierra, y llena los corazones de tus fieles con el fuego de tu AMOR".

No hay otro cometido durante estos cuarenta días que pedir al Espíritu Santo su protección, sin ÉL nada podemos hacer, nada, nada, nada.
Sin embargo, DIOS que nos quiere mucho, que nunca nos deja, que siempre quiere tendernos puentes, que siempre se muestra propicio, nos ha regalado una MADRE, que es la que nos acompaña en todos estos momentos tan especialmente duros.
Antes hablábamos de las prácticas piadosas en tiempo de Cuaresma, de todas ellas me quedo hoy, con el VIA CRUCIS. Y dentro de esta preciosa y valiosísima devoción, permitid que me pare en uno de las últimas estaciones, sin despreciar a las demás, una de las que más me consuelan:
"Decimotercera Estación: Jesús es descendido de la cruz y puesto en brazos de María, su madre"
Me conmueve una vez más, la enorme importancia de la MADRE en toda la historia de la salvación.., ejemplo que nos señala que hoy debemos acudir, sin descanso a María.
Imagino que después de dormirse en los crueles brazos de aquella terrible cruz, nada fue más dulce que descansar como niño en brazos de su Madre, ¡quiso volver a su regazo! para que todos sepan que nunca dejó de amar ese Refugio.

¡Que gran suerte tenemos! Nos dejó a su Madre como herencia. Ella es la que nos podrá enseñar a no perder la infancia y hacernos capaces de seguirle hasta el final en el camino de la Cruz. De los Apóstoles, sólo San Juan aguantó, quizás por ser el más jovencito, guardó como un reflejo infantil y en el momento del desconcierto corrió a la Madre.
Hagamos pues, esta Cuaresma igual que el joven Juan, no nos soltemos de esa mano maternal, Ella es la corredentora por ser ESPOSA del ESPÍRITU, Ella es la ÚNICA que nos puede llevar a ese camino de RENOVACIÓN personal y colectiva, que tanta falta nos hace. Ella es la que nos puede inspirar a estar activos y atentos en cada una de nuestras acciones de nuestra vida, (también desde nuestro dolor y sufrimiento personal), para alcanzar la Resurrección -segura y gozosa- que se avecina, tras esta Cuaresma.

5 comentarios:

Rosa dijo...

Qué hondura.
Amén.

Besiños de martes, querida Capitana.

Maite Lorenzo dijo...

¡¡¡¡¡¡¡MUCHÍSIMAS GRACIASSSSSS!!!!!
Sólo que has acertado de pleno con esta entrada.
Ha fallecido la made de una amiga que ha sufrido mucho, y esta
lectura me ha renovado.
Gracias de corazón.
UN beso bien fuerte para ti, y para Rosa.

Militos dijo...

Maite, me alegra mucho que este post te ayude, como dice Rosa es de una gran hondura.
El también estaba sufriendo en el cuerpo cuando escribía sus últimos post.
Siento mucho lo de tu amiga, descanse en paz su madre.

Un beso enorme

Militos dijo...



Buenos días, Rosa, qué prontito, hondura toda, hoy hice la oración con este post.

Besiños, querida amiga

Rosa dijo...

Besiños.

Muchos, muchos ...
Me alegro de veros a las dos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...