martes, 24 de octubre de 2017

MARTES CON ARCENDO, LA CALABAZA

27de octubre de 2011

¡¡OTRA VEZ EL MISMO ROLLO!!

.
Esto es cansino...., pero necesario. Ellos son pesados y nosotros hemos de ser consecuentemente contestatarios..., si no queremos que nadie nos tache de incoherentes.
.
Para ellos vuelve ese esperpento conocido con el anglicismo de "jalouín", que no me da la gana escribir en la lengua de Shakespeare.
Para nosotros regresa felizmente la celebración de dos fiestas muy especiales para los que de verdad creemos en el más allá: La fiesta de Todos los Santos y la fiesta de los fieles difuntos. ¡Y esas si que son magníficas fiestas!
.
Sin embargo, dada la mega difusión de esta moda absurda que  amenaza con repetirse dentro de unos dias, será bueno, que nosotros... contestemos con las mejores armas, las de la razón y las de la oración.
Por eso ahora..., además nos toca otra vez, como ya lo hicimos en años anteriores (Ver enlace 1), (Ver enlace 2)... argumentar las razones de nuestro más enérgico rechazo a este gran pitote donde todo se desorbita.
.
Será bueno recordar, en primer lugar, que dicha “fiesta” es absolutamente extraña a nuestras costumbres y tradiciones, y que además lo que intenta es recuperar otras cosas nada recomendables y desde luego... nada católicas.
Hoy en día, la observancia pagana, sigue celebrando esta fiesta alejada de los valores que marca la Santa Madre Iglesia, ya sea por motivos comerciales y lucrativos o por otras causas mucho más oscuras.
A nadie se le escapa que existe una cultura de consumo apoyada en la muerte y en el terror. Para ello, no se resta ningún recurso, angustia, desesperación, morbo… todo lo que sea necesario para vender más. La pregunta sería ¿Son honrados, desde el punto de vista moral, todos esos negocios?.

La historia se remonta muchos años atrás, aproximadamente trescientos años antes del nacimiento de Cristo. Esta celebración pagana tiene su germen en los pueblos celtas. Los celtas fueron una sociedad muy adelantada en su tiempo, pero sus usos y costumbres los designaban sus druidas. Ellos adoraban y servían a Samhain, dios de la muerte.
Cada 31 de octubre, los druidas celebraban la víspera del año nuevo céltico en honor de su dios Samhain. En esta fiesta, los druidas, actuaban de médiums, que se comunicaban con sus antepasados esperando ser guiados en esta vida hacia la inmortalidad.
.
Los druidas creían que en esa noche los espíritus de los muertos regresaban a sus antiguos hogares para visitar a los vivos. Y si los vivos no proveían comida a estos espíritus malignos, toda clase de cosas terribles podrían ocurrirles. Si los espíritus malignos no recibían un festín (treat), ellos harían travesuras malas a los vivos (trick).”Trick-or-treat, ¡truco o trato!, de ahí el origen de tan singular pregunta.
.
Por eso ante la vuelta de esas ancestrales prácticas paganas en pleno siglo XXI, no debemos dejar escapar el sentido que tienen. Porque hoy en día, es de nuevo el festival de Samhain. Y de hecho, ese día es especialmente celebrado por los satanistas, ocultistas, y adoradores del diablo como la víspera del año nuevo de la brujería.
De hecho, según la página web oficial de la Iglesia de Satán, cada satanista debe de vestir ropas de halloween el día de su cumpleaños y para ciertas ceremonias. Cada vez que se visten ropas de halloween se está participando en prácticas ocultas dedicadas a Satanás.
.
Nada hay de simpático, ni de inocente en estas celebraciones, en las que, además, se pretende involucrar masivamente a los niños, seguramente con el propósito de desarrollar en ellos un grado mayor de tolerancia y evitar cualquier cuestionamiento frente a estas prácticas. Este hecho debiera llamarnos a todos a la reflexión, sobre todo considerando terribles tropelías, hechas con sangre de gatos o otros animales, profanaciones de cementerios y otras atrocidades ocurridas siempre durante estos días.
.
Por eso, hoy más que nunca, urge, se hace preciso recuperar las fiestas de todos los Santos, y la de los fieles difuntos, en su sentido más cristiano
Porque estas, son fechas óptimas para reafirmarnos en nuestra fé y estrechar lazos con la comunión de los santos y con aquellos que ya no están con nosotros, rezando por ellos.
Al rezar por los muertos -dice el Santo Padre-, la Iglesia contempla sobre todo el misterio de la Resurrección de Cristo que por su Cruz nos obtiene la salvación y la vida eterna. La Iglesia espera en la salvación eterna de todos sus hijos y de todos los hombres
¿Qué mejor manera de celebrar esta fiesta, que acrecentando nuestra unión con Dios y con todos los nuestros, estén donde estén?.
.
Nosotros somos cristianos, mensajeros de la paz, del amor, de la justicia, portadores de la luz para el mundo, ¿Cómo podríamos identificarnos con esta fiesta en donde todos sus elementos, hoy por hoy, hablan de temor, de miedo, y oscuridad?
Con valor y sentido cristiano, los católicos podemos cambiar las cosas y dar a estas fechas, el significado que tienen en el marco de nuestra fe, y el que el mundo necesita hoy, más que nunca.
.

2 comentarios:

Rosa dijo...

Gracias, querida Militos.
Completísimo.

Besiños de martes.
Espero que estés bien, querida Capitana.

Maite Lorenzo dijo...

Jalloguin!!
Muy bien explicado.
Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...